Saltar al contenido →

Mes: Diciembre 2009

René Guénon contra Blavatsky

Para seguir profundizando sobre los engaños y horrores de Madame Blavatsky, hemos tomado como muestra dos capítulos del genial y bien fundamentado libro de René Guénon titulado “El Teosofismo”. Comprueben ahora cuan eficazmente desenmascara René Guénon a la charlatana rusa.

Mme. BLAVATSKY Y SOLOVIOFF

Luego de su regreso a Europa se instaló Mme. Blavatsky primeramente en Alemania, en Wurtzbourg, donde acontecieron hechos que interesa consignar. Había invitado a Solovioff a fin de que estuviera algún tiempo a su lado, prometiéndole enseñarle todo y hacerle ver tantos fenómenos como quisiera. Pero Solovioff desconfiaba de sus poderes extraordinarios, y cada vez que Mme. Blavatsky pretendía hacer algún “fenómeno” él la sorprendía en flagrante delito de fraude, tanto más fácilmente cuanto que entonces contaba ella con la sola ayuda de Bavadji, quien la había acompañado en su viaje, del Dr. Hartmann y de una mujer llamada miss Flynes. En septiembre del año 1885, estando Bavadji de paso por París, declaró a Mme. Emilie de Morsier, secretaria en ese entonces de la rama parisiense y que pronto renunciaría, que: “Mme. Blavatsky, sabiendo que tan sólo podría ganar al Sr. Solovioff mediante el ocultismo, le prometía de continuo enseñarle nuevos misterios”, y que a veces le hablaba así al mismo Bavadji: “Pero, ¿qué más puedo decirle?, Bavadji, sálveme, halle alguna cosa; ya no sé qué inventar”. Mme. de Morsier escribió estas declaraciones, y poco después las envió con su firma a Solovioff. Este, a su vez, publicaría en el año 1892 todo cuanto había llegado a su conocimiento, de modo que las cartas de Mme. Blavatsky y las confidencias orales que le manifestara aparecieron en artículos que fueron recogidos muy pronto en un volumen y traducidos al inglés por el Dr. Leaf bajo el título de: A Modern Priestess of Isis (Una Moderna Sacerdotisa de Isis); esta traducción vió la luz pública bajo los auspicios de la Sociedad de Investigaciones Psíquicas.

Cierto día Solovioff halló a Bavadji adormecido en estado hipnótico, y escribiendo penosamente algo en lengua rusa, idioma que ignoraba por completo. Se trataba de un supuesto mensaje dictado por un “Mahatma”, pero, por desventura, deslizóse en el mensaje un burdo error: omitiéndose algunas letras, una frase que quería expresar: “Felices los que creen”, se convirtió en: “Felices los que mienten”; al comprobar esto Mme. Blavatsky se sintió poseída de verdadero furor y pretendió que Bavadji había sido juguete de un “elemental”. En otra oportunidad, una involuntaria torpeza de Mme. Blavatsky reveló a Solovioff el secreto de la “Campanilla Astral”: “Cierto día en que se hacía oír su famosa campanilla de plata, un objeto cayó repentinamente cerca de ella, en el parquet. Me apresuré a recogerlo: era una pequeña pieza de plata, delicadamente trabajada y modelada. Inmediatamente Elena Petrowna cambió de expresión facial y me arrebató el objeto de entre las manos. Yo tosí de un modo significativo e hice versar la conversación sobre temas indiferentes”. En otra oportunidad Solovioff encontró en un armario un paquete de sobres chinos, exactamente iguales a aquellos en que llegaban habitualmente las presuntas cartas de los “Maestros”.

Llegó un momento en que Solovioff concluyó por declarar a Mme. Blavatsky que ya era tiempo de concluir con toda aquella comedia, y que desde mucho antes ya estaba él convencido de la falsedad de sus fenómenos. Pero, a fin de obtener sus confidencias, añadió: “Cumplir la misión que Ud. desempeña, hacerse seguir por multitudes, interesar a los sabios, fundar sociedades en tierras lejanas, ¡crear un movimiento como éste! ¿Cómo es que me siento atraído hacia Ud. aun contra mi voluntad? En toda mi vida jamás había encontrado una mujer tan extraordinaria como Ud., y estoy seguro de que jamás encontraré otra que lo sea tanto. Sí, Elena Petrowna, la admiro a Ud. como a una verdadera fuerza”. Mme. Blavatsky cayó en la red de estos halagos, y respondió: “No es por nada que nos hayamos encontrado… Olcott es útil en su puesto, pero en general se parece a un asno (sic). ¡Cuántas veces me ha dejado en el atolladero, cuántas preocupaciones me ha causado con su incurable estupidez! Bastará que Ud. quiera ayudarme y nosotros dos solos asombraremos al mundo, tendremos todas las cosas en nuestras manos”. Fué entonces cuando Solovioff se hizo descifrar los verdaderos autores de las cartas de Koot Hoomi, hasta se hizo enseñar la campanilla mágica que Mme. Blavatsky disimulaba bajo su chal, pero no le permitió examinar el mecanismo a su gusto. Para concluir esta conversación ella le propuso: “Prepare el terreno a fin de que yo pueda trabajar en Rusia; creía que jamás podría regresar allá, pero ahora ya será posible. Algunas personas están haciendo allá todo lo que pueden, pero Ud. puede ahora más que ninguna de ellas. Escriba más y más, alabe a la Sociedad Teosófica, excite el interés y cree las cartas rusas de Koot Hoomi, yo le proporcionaré todos los materiales para ello”. Ciertamente, Solovioff hubiera podido prestarle los servicios que ella pedía, porque siendo hijo de un historiador célebre y siendo él mismo escritor, ocupaba una posición resaltante en la corte de Rusia. Pero, lejos de aceptar, se despidió de ella dos o tres días después y salió para París, prometiéndose no tentar nada en su favor, ya fuera en los ambientes literarios y periodísticos de Rusia, ya ante la Sociedad de Investigaciones Científicas, cuyo informe estaba entonces en prensa.

Al cabo de algún tiempo Mme. Blavatsky dirigió a Solovioff la carta de la que ya hemos citado algunos pasajes y en la que, pensando que el destinatario la comunicaría a varios miembros de la Sociedad, amenazaba con proclamar públicamente la inexistencia de los “Mahatmas”, extendiéndose mucho acerca de su vida privada que no competía a nadie. Varios días después escribía otra carta más suplicando a su compatriota que no la “traicionara”. Por toda respuesta, el día 16 de febrero de 1886 Solovioff enviaba su renuncia a Oakley, secretario de la Sociedad de Adyar, dando como principal motivo, el siguiente: “Mme Blavatsky ha querido aprovechar mi nombre y me ha hecho firmar y publicar el relato de un fenómeno obtenido mediante el fraude en el mes de abril de 1884.” Obrar así era un hábito en Mme. Blavatsky, que pensaba retener a sus engañados mediante sus firmas; había dicho a Solovioff: “¿Creería Ud. que tanto antes como después de fundar la Sociedad, jamás encontré más de dos o tres hombres capaces de observar, de ver y notar lo que sucedía a su alrededor? Simplemente, es asombroso. Por lo menos nueve personas sobre diez carecen por completo de la capacidad de observación y de poder acordarse exactamente de lo que sucedió algunas horas antes. ¡Cuántas veces ha sucedido que, bajo mi dirección y revisión, los procesos verbales referentes a fenómenos, fueron escritos nuevamente! Las personas más inocentes y las más conscientes, incluso los escépticos, hasta los que sospechan realmente de mí, han firmado con todo su nombre como testigos, al pie de los procesos verbales, y sabiendo yo muy bien que lo sucedido no era un modo ninguno lo que se consignaba en tales procesos verbales”.

Aun cuando Solovioff hubiera firmado como tantos otros, no faltaron algunas excepciones. He aquí lo que el Dr. Charles Richet escribía a Solovioff el día 12 de marzo de 1893: “Conocí a Mme. Blavatsky en París, en 1884, por intermedio de Mme. de Barran… Cuando lo vi a Ud., me dijo Ud. lo siguiente: `Reserve su juicio, ella me ha mostrado cosas que me parecen sorprendentes, mi opinión aún no se ha formado decididamente, pero creo que es una mujer extraordinaria, dotada de propiedades excepcionales. Espere y le proporcionaré las más amplias explicaciones’. Yo esperé, y sus explicaciones fueron bastante conformes a lo que había supuesto desde un principio, a saber: que era sin duda una embaucadora, muy inteligente, en verdad, pero cuya buena fe era dudosa. Sobrevinieron entonces las discusiones publicadas por la Sociedad Inglesa de Investigaciones Psíquicas, y ya no es posible duda ninguna. Esta historia me parece muy simple. Era hábil, diestra, hacía prestidigitaciones ingeniosas, y en un primer momento nos desconcertó a todos. Pero desafío a que se presente una línea mía, impresa o manuscrita, que testimonie algo más que una duda inmensa o una reserva prudente. A decir verdad, jamás creí seriamente en su poder, porque, en asuntos de experiencias, la sola verdadera comprobación que yo podría admitir, ella jamás me ha presentado algo demostrativo”. Hubiera sido deseable que el Dr. Richet continuara dando siempre pruebas similares de prudencia y de perspicacia como en dicha época, pero también él, más adelante, habría de firmar procesos verbales de fenómenos mediúmnicos que valían cuanto los de Mme. Blavatsky, y de “materializaciones” comparables bajo cualquier aspecto a las de John King y a los “Mahatmas en muselina” de Babula.

Los informes de Solovioff, que confirmaban el informe de Hodgson, provocaron la renuncia de Mme. de Morsier, de Jules Baissac y de otros miembros, los más expectables de la rama parisiense Isis, que fuera organizada en el año 1884 bajo la presidencia de un ex miembro de la Comuna, Louis Dramard, amigo íntimo de Benoit Malon y colaborador del mismo en la Revue Socialiste, de modo que dicha rama no demoró mucho en verse obligada a disolverse, atribuyendo Dramard dicho resultado a las actividades de los “clericales”. Poco tiempo después se formó otra rama para suplir a la de Isis, por obra de Arthur Arnould, también ex miembro de la Comuna (al igual que Edmond Bailly, editor de las publicaciones teosofistas), rama que recibió el nombre distintivo de Hermes. Entre sus miembros estuvo, ante todo, el Dr. Gérard Encausse (Papus), quien fungía de secretario, y varios ocultistas de su escuela. Mas, en el año 1890, a raíz de un diferendo cuyas causas jamás fueron completamente dilucidadas, Papus y sus seguidores renunciaron o fueron expulsados. Papus pretendió luego que, cuando ya había presentado su dimisión, se enteró de hechos singularmente graves que lo habrían determinado a pedir su expulsión. Como quiera que fuera, ese asunto provocó a su vez la disolución de la Hermes, decidida el 8 de septiembre de 1890, y casi en seguida se efectuó otra reorganización. La nueva rama se llamó Le Lotus, y fué presidida también por Arthur Arnould, “Bajo la alta dirección de Mme. Blavatsky”, pero a su vez debería ser transformada, en 1892, en la “Logia Ananta”. Después de esto los teosofistas acusaron repetidas veces a los ocultistas franceses de “hacer magia negra”; sus adversarios les replicaron reprochándoles su “orgullo” y su “embriaguez mental”. Por lo demás, querellas de esta índole distan mucho de ser infrecuentes entre las diversas escuelas a las que se podría denominar “neoespiritualistas”, y casi siempre tienen una violencia y una aspereza inauditas. Como lo hicimos notar poco antes, todas estas personas que predican la “fraternidad universal” harían bien comenzando por dar pruebas de sentimientos un poco más “fraternales” en las relaciones que mantienen entre ellos mismos.

En lo que hace especialmente a la acusación de “magia negra”, es el elemento que los teosofistas emplean más habitualmente, y lo lanzan casi indistintamente contra todos aquellos a los que consideran enemigos o rivales. Ya vimos cómo se formulaba esa acusación contra los miembros de la “Orden del Rocío y de la Luz”, y ya lo hemos de hallar otra vez en un caso más alejado: en una disputa entre teosofistas. Por lo demás, la misma Mme. Blavatsky fué la primera en dar el ejemplo para actitudes de esa índole, pues en sus obras alude frecuentemente a los “magos negros”, a los que denomina también Dougpas y “Hermanos de la Sombra”, oponiéndolos a los “Adeptos” de la “Gran Logia Blanca”. En realidad, los Dougpas son en el Tibet los Lamas Rojos, es decir: los Lamas del rito primitivo, anterior a la reforma de Tsongkhapa; los Lamas Amarillos, los del rito reformado, son denominados Gelougpas, no habiendo entre ellos antagonismo ninguno. Es dable preguntarse, entonces, por qué Mme. Blavatsky profesaba tal rencor a los Dougpas. Quizás había fracasado en alguna tentativa por entrar en relaciones con ellos, sintiendo desde entonces una profunda decepción y consiguiente animosidad; ésta es, sin que nada podamos afirmar de una manera absoluta, la explicación más verosímil, y también la más conforme al carácter colérico y vindicativo que hasta sus mejores amigos han debido reconocer en la fundadora de la Sociedad Teosófica.

LAS FUENTES DE LAS OBRAS DE Mme. BLAVATSKY

Una vez conocidos suficientemente el carácter y la vida de Mme. Blavatsky, podremos hablar un poco acerca de sus obras. Si no se deben a revelaciones de ningún “Mahatma” auténtico, ¿de dónde proceden los conocimientos bastante variados de que dan prueba? Esos conocimientos habían sido adquiridos por ella, de un modo natural, en el curso de sus numerosos viajes, así como también mediante lecturas, aunque hechas sin método y bastante mal asimiladas. El mismo Sinnett ha dicho de ella que poseía: “…una cultura vasta, aunque un poco salvaje”. Se narra que durante sus primeras peregrinaciones por el Levante en compañía de Metamon, estuvo en algunos monasterios del Monte Athos, y que descubrió en sus bibliotecas, entre otras cosas, la teoría alejandrina del Logos. Durante su estada en Nueva York leyó las obras de Jacob Boehme, que sin duda fueron casi todo lo que llegó a saber referente a teosofía auténtica, y también las de Eliphas Lévi, a las que tan frecuentemente cita; probablemente leyó también la Kabbala Denudata de Knorr de Rosenroth, y varios otros tratados sobre Kábala y Hermetismo. En las cartas que Olcott dirigía durante esa época a Stainton Moses se mencionan algunas obras de carácter bastante variado, por ejemplo, leemos esto: “Remito a Ud., para una interesante compilación de hechos mágicos, a los trabajos de (Gougenot) de Mousseaux, quien, aun siendo un católico ciego y creyente implícito del diabolismo, ha recogido una multitud de hechos preciosos, que el espíritu esclarecido y emancipado de Ud. estimará en su valor. También encontrará beneficioso leer los trabajos sobre las sectas orientales y las órdenes sacerdotales; hay algunas particularidades interesantes en Modern Egyptians de Lane”. En otra carta siguiente a la anterior, además de mencionarse L’Etoile Flamboyante y la Magia Adamica, de las que ya hemos hablado, se trata acerca de un escrito hermético anónimo titulado The Key to the conceiled Things since the beginning of the World (La llave para las Cosas Ocultas desde el Comienzo del Mundo). En otra carta más recomienda Olcott a su corresponsal la lectura de la obra Spiritisme dans le Monde (El Espiritismo en el Mundo) de Jacolliot, y otros libros del mismo autor acerca de la India, libros que, por lo demás, no contienen absolutamente nada serio. Sin duda, todas estas lecturas eran las que el mismo Olcott hacía por ese entonces con Mme, Blavatsky, y de las que decía en esa misma carta escrita en el año 1876: “Espere a que nosotros tengamos tiempo de concluir su libro, y entonces hallará al ocultismo tratado en buen inglés; muchos misterios de Fludd y de Filaletes, de Paracelso y de Agripa, están interpretados de manera que cualquiera que lo desee puede leerlos”.

Así pues, según estas frases, Olcott y otros más colaboraban en la redacción de lsis Develada, del mismo modo que, más adelante, Subba Rao y otros colaborarían en la redacción de la Doctrina Secreta. He ahí una muy simple explicación de las diversidades estilísticas que se notan en estas obras, y que los teosofistas atribuyen a la diversidad de “Maestros” que dictaban los pasajes. A este propósito se ha dicho que a veces Mme. Blavatsky hallaba al despertarse veinte o treinta páginas de una escritura diferente de la suya, páginas que eran la continuación de lo que había escrito en la víspera. No discutiremos este hecho en sí mismo, pues es perfectamente posible que en estado de sonambulismo haya escrito realmente durante la noche lo que hallaba a la mañana; los casos de esta índole son lo suficientemente comunes como para que no haya lugar a maravillarse. Y haremos notar que el sonambulismo natural y la mediumnidad frecuentemente marchan aunados, y hemos explicado precedentemente que los fraudes debidamente comprobados de Mme. Blavatsky no obligaban a negarle toda facultad mediúmnica. Así pues, podemos admitir que desempeñó a veces el papel de “médium escribiente”; mas, como sucede muy frecuentemente en tales circunstancias, lo que ella escribía entonces no era más que el reflejo de sus propios pensamientos y de los de aquellos que la rodeaban.

En lo que respecta a la procedencia de los libros utilizados por Mme. Blavatsky en Nueva York, algunos de los cuales podían ser muy raros y difíciles de hallar, sabemos por Mme. Emma Hardinge Britten, ex miembro de la primera Sociedad Teosófica y miembro también de la H. B. of L., que: “Con el dinero de la Sociedad, Mme. Blavatsky compró y guardó, en su calidad de bibliotecaria, muchos libros raros cuyo contenido apareció en Isis Develada”. Además, vimos anteriormente que heredó la biblioteca del barón de Palmes, la que contenía especialmente manuscritos que fueron utilizados de un modo similar, como lo expuso el doctor Cowes, y que junto con las cartas del Swami Dayanando Saraswati tuvieron el honor de ser transformados ulteriormente en comunicaciones de “Mahatmas”. Finalmente, también pudo hallar fuente en los papeles de Felt y en los libros utilizados por éste para preparar sus conferencias sobre la magia y la “Kábala Egipcia”, elementos que le dejó cuando desapareció; es a Felt a quien parece deberse la primera idea de la teoría de los “elementales”, y que atribuyó gratuitamente a los antiguos egipcios.

En cuanto a las doctrinas propiamente orientales, Mme. Blavatsky tan sólo supo del Brahmanismo e incluso del Budismo lo que cualquiera persona puede saber, y no lo comprendió mucho, como lo prueban las teorías que les aplica y también los contrasentidos que comete a cada instante en el empleo de términos sánscritos. Además, Leadbeater ha reconocido formalmente que: “…ella ignoraba el sánscrito”, y que: “…el árabe parece ser la única lengua oriental que haya conocido” — sin duda la había aprendido durante su permanencia en Egipto —, y a esta ignorancia del sánscrito atribuye la mayoría de las dificultades de la terminología teosófica, dificultades tan notables que determinaron a Mme. Besant a substituir por equivalentes en idioma inglés la mayoría de los términos de origen oriental. Estos eran tomados muy frecuentemente en un sentido que jamás tuvieron en realidad de verdad. Vimos ya un ejemplo a propósito de la palabra “Mahatma”, la que fué substituida por “Adepto”, y hallaremos otro en la expresión “karma” que, a pesar de todo, fué conservada. Algunas veces Mme. Blavatsky forjaba palabras que no pueden existir en sánscrito bajo la forma que ella les da, como “Gohat”; que parece ser una corruptela de “Mahat”; en otras oportunidades, con elementos tomados de lenguas orientales diversas fabricaba sus expresiones, y así se hallan algunas compuestas mitad de sánscrito y mitad de tibetano o mogólico, como “devachan” en lugar del sánscrito “deva-loka”, y también “Dhyan-Chohan” por “Dhyani-Bouddha”. Además, y hablando de un modo general, esos términos orientales, empleados algo errónea y atravesadamente, casi siempre nos sirven más que para disfrazar conceptos puramente occidentales; en lo que hace al fondo de la cuestión, sirven para desempeñar un papel análogo al de los “fenómenos”; es decir, para atraer una clientela que se deja impresionar y captar fácilmente mediante las apariencias, y por ello los teosofistas jamás podrán renunciar completamente a esos recursos tanto locutivos como de hechos. En efecto, hay muchas personas que son seducidas por lo exótico, incluso por el de calidad más mediocre, y que son perfectamente incapaces de verificar el valor de ese exotismo. Un “snobismo” de esta especie no es factor extraño al éxito del teosofismo en ciertos medios.

Diremos una palabra más en lo que concierne especialmente al origen de los textos tibetanos calificados de muy secretos, y que Mme. Blavatsky citó en sus obras, de un modo especial las Estancias de Dzyan, incorporadas a la Doctrina Secreta, y la Voz del Silencio. Estos textos contienen muchos pasajes que han sido manifiestamente “interpolados” o incluso inventados en todas sus partes, y otros que han sido por lo menos “arreglados” para conformarlos a las ideas teosofistas; en cuanto a sus partes auténticas, simplemente fueron tomadas de una traducción de fragmentos del Kandjur y del Tandjur, publicada en el año 1836, en el volumen XX de la obra Asiatic Researchs — Calcuta —, por Alexandre Csoma de Köros. Este señor, de origen húngaro y que se hacía llamar Scander-Beg, era una persona original que había viajado durante mucho tiempo por el Asia Central a fin de descubrir, mediante la comparación de los idiomas, la tribu de la que procediera su nación.

Del amalgama de todos esos elementos heterogéneos que hemos indicado, procedieron las grandes obras de Mme. Blavatsky: Isis Develada y Doctrina Secreta, obras que fueron lo que debían ser consiguientemente a tales condiciones de origen, o sea: compilaciones indigestas y sin orden, verdaderos caos en los que algunos documentos interesantes se encuentran como ahogados en medio de un cúmulo de aserciones sin valor alguno. Sin duda, sería perder tiempo procurar buscar allí dentro lo que puede ser hallado mucho más fácilmente en otros sitios. Además, abundan los errores y las contradicciones, de modo tal que las opiniones más opuestas pueden hallar en esa obra su justificación. Por ejemplo: se dice sucesivamente que hay Dios y luego que no lo hay; que el “Nirvana” es aniquilación y luego que es todo lo contrario; que la metempsicosis es un hecho y después que es una ficción; que el vegetarianismo es indispensable para el “desarrollo psíquico” y más adelante que es simplemente útil, y así por lo demás. Pero todo esto se comprende sin hacer gran esfuerzo, pues, aparte de que las ideas de Mme. Blavatsky variaban en gran medida, escribía también con una rapidez prodigiosa, sin referirse ni verificar jamás las fuentes ni, probablemente, a lo que antes había ya escrito. Sin embargo, esta obra tan defectuosa es la que ha constituído siempre el fondo de la enseñanza teosofista, y a pesar de las correcciones que se le han hecho bajo el pretexto de “interpretación”, goza siempre en la Sociedad de una autoridad incontestada, y si no contiene la doctrina íntegra, completa, por lo menos contiene los principios fundamentales, en tanto cuanto sea posible hablar de doctrina y de principios cuando se está frente a un conjunto tan incoherente.

Cuando hablamos de autoridad incontestada, la aplicamos sobre todo a la obra Doctrina Secreta, pues no parece deberse otro tanto a la obra Isis Develada. Así, por ejemplo, al determinar Leadbeater una especie de “plan de estudios” para el teosofismo, recomienda vivamente la primera de estas dos obras, a la que llama “El libro mejor entre todos”, pero ni siquiera menciona a la segunda. Indicaremos aquí una de las razones principales de esa reserva, que se explica fácilmente: es la comparación de estas dos obras lo que hace resaltar de un modo muy especial las variaciones y contradicciones que señalamos poco antes. Entre otras cosas, escribió Mme. Blavatsky en Isis Develada: “La reencarnación, es decir, la aparición de un mismo individuo, o más bien de su mónada astral, dos veces en un mismo planeta, no es una regla en la naturaleza; es una excepción, como el fenómeno teratológico de un niño con dos cabezas. Es precedida por una violación de las leyes armónicas de la naturaleza y no sucede sino cuando esta última, procurando restablecer su equilibrio quebrado, rechaza violentamente a la vida terrestre a la mónada astral tomada del círculo de necesidad por crimen o por accidente”. Es fácil reconocer en ese pasaje la influencia de la H. B. of L. Efectivamente: la enseñanza de esta Hermandad, aun cuando sea absolutamente “antireencarnacionista” en tesis general, admite sin embargo, bien erróneamente, algunos casos excepcionales, y exactamente tres: el de los niños que nacen muertos o mueren de poca edad, el de los idiotas de nacimiento y, finalmente, el de las encarnaciones “mesiánicas” voluntarias, que se producirían aproximadamente cada seiscientos años (al final de cada uno de los ciclos llamados Naros por los caldeos), pero sin que el mismo espíritu se encarne nunca más de una vez, y sin que haya consecutivamente dos encarnaciones similares en una misma raza. Los dos primeros de estos tres casos son los que Mme. Blavatsky ha podido comparar a “fenómenos teratológicos”. Más adelante, cuando el teosofismo se tornó “reencarnacionista”, estos dos mismos casos continuaron siendo casos de excepción, pero en el sentido de que se admite la posibilidad de una reencarnación inmediata, mientras que para los casos normales se suponía entonces, como ya lo dijimos, un intervalo de mil quinientos años. Por otra parte, Mme. Blavatsky dió en afirmar que: “…los que no han comprendido son los que acusan al autor de Isis Develada de haber hablado contra la reencarnación; cuando se escribió esa obra no había ninguno, entre los espíritus ingleses y norteamericanos, que creyera en la reencarnación, y lo que se dijo sobre este tema fué destinado a los espíritus franceses, cuya teoría es absurda y carece de filosofía… y que creen en una reencarnación inmediata y arbitraria”. Sin embargo, fué a estos espíritus de la escuela de Allan Kardec, a la que perteneció anteriormente, a quienes Mme. Blavatsky pidió la idea de la reencarnación, aun cuando le hiciera algunas modificaciones o introdujera perfeccionamientos, si se quiere, para hacerla más “filosófica”, cuando la retomó después de haberla abandonado temporariamente por estar bajo otras influencias. En cuanto al pasaje de Isis Develada que hemos citado, está muy claro y es de fácil comprensión: no se discute sobre las modalidades de la reencarnación, no se hace cuestión acerca de si es inmediata o si se difiere; es la reencarnación misma que, en la generalidad de los casos, se rechaza pura y simplemente. Una vez más se nota aquí, evidentemente, la mala fe de Mme. Blavatsky, y se comprueba que es ella la primera en sostener que se había comprendido mal su pensamiento cuando se descubrió en sus escritos alguna aserción molesta, o hasta alguna contradicción formal. Sus continuadores habrían de seguir ese ejemplo, empeñosamente, cada vez que fuera de su agrado introducir en la enseñanza teosofista algún cambio más o menos importante.

Comentarios cerrados

El colapso económico que se avecina

José Alberto Villasana Munguía

Contrariamente a lo que nos dicen los gobiernos y las corredurías, entre los analistas económicos se extiende cada vez más la convicción de que lo peor de la crisis está aún por venir. Y esto porque, una vez pasadas las etapas de turbulencia en los mercados de crédito, bursátiles y de derivados, nos aproximamos ahora a la que será más explosiva de todas, la de los mercados de divisas, misma que debilitará toda la estructura económica mundial.

Unas cuantas citas recientes: Lew Rockwell: “Estamos para entrar la más grande depresión de la historia”, basándose en el informe del Bank for International Settlements (BIS), del 7 de octubre de 2009, titulado “Se aproxima una gran crisis”.

William White, Economista en Jefe del BIS, 3 septiembre 2009: “Enfrentaremos pronto una crisis sistémica que nos llevará a una recesión doblemente profunda”.

Jim Willlie CB, el 2 de octubre de 2009: “Nos acercamos a un colapso sistémico”.

La prueba de ello es el record histórico alcanzado por el precio del oro, de más de $1,110 dólares la onza, y la caída histórica del dólar hasta los 75 puntos. Esto se atribuye a lo que publicara el periódico londinense The Independent, en su Reporte Exclusivo del 6 de octubre de 2009: “Se abandona el dólar: países árabes inician reuniones con China, Rusia y Francia para dejar de vender petróleo en dólares”. El reporte señala que la nueva unidad que se plantea es 50% una canasta de monedas, y 50% oro.

Día con día aumentan los análisis y la preocupación mundial a este respecto, y la desconfianza está embargando al mundo entero respecto a la solidez de la economía de los Estados Unidos.

El abuso de la expansión monetaria de dinero ficticio (papel y dígitos de computadora), así como la práctica de fondear crédito a largo plazo con depósitos a corto plazo, ha provocado un déficit en cuenta corriente y una debilidad financiera tal que, a nivel mundial, está en riesgo no sólo la permanencia del dólar como moneda de reserva, sino incluso la viabilidad de la economía de los Estados Unidos y de todo el sistema financiero basado en el dólar. La deuda estadounidense, que representa ya el 600% del PIB de esa nación, es simplemente impagable, y pronto vendrá el el colapso.

El esquema ideal de crédito al consumo mediante deudas que se van acumulando sólo tiene un problema: las deudas algún día se tienen que pagar. Por eso, los Estados Unidos tendrán que provocar una inflación creciente y a cualquier costo, hasta el día límite en que puedan hacerlo. Pagarán con dólares cada vez más devaluados, hasta que el mundo los rechace definitivamente.

De suyo, la huída del dólar es ya un hecho. Al mes de octubre de 2009, el 63% de la composición de las reservas internacionales ya no es de dólares, sino de otras divisas, principalmente Euros y Yenes.

Una salida falsa, es la de sustituir el dólar por los “Derechos Especiales de Giro” (DEG) regulados por el Fondo Monetario Internacional, como se ha propuesto en diversas reuniones del G20. Esas unidades no dejan de ser dinero ficticio, entelequias sin existencia real, y que no representan medio de pago. El problema de una cesta de divisas sigue siendo el valor real para los países que no emiten las divisas de esa canasta, sobre todo para las economías emergentes.

Pero, además, permanece el problema intrínseco de un sistema basado sobre deuda en el que, por definición, las transacciones son incompletas (los DEG son, igualmente, no otra cosa que recibos de deuda).

De suyo, un sistema monetario viable no necesita ninguna “moneda de reserva”. Las únicas divisas que por casi tres mil años han representado un medio final de pago, son la plata y el oro, pues no necesitan un medio de intercambio que los respalde, son en sí mismos el medio de cambio por excelencia.

Una transacción basada en deuda se puede finiquitar o con el pago del principal y los intereses, o con la quiebra. No hay de otra. En un sistema financiero sano el dinero o crédito a prestar representa el exceso de producción sobre consumo. Lo otro es un engaño monumental  – y, por lo mismo, transitorio. Hasta que el mundo no aprenda la lección de que la creación de dinero ficticio no añade riqueza, sino que más bien garantiza la expansión de la penuria, el progreso económico seguirá siendo imposible. Y el riesgo inevitable.

A ello se debe la corrida al oro de los últimos años. El gobierno chino ha recomendado a su población hacerse de reservas familiares de oro. En los Estados Unidos, la demanda por el Gold Eagle es tan alta que la casa de moneda ha tenido que cerrar la venta por no poder satisfacer la demanda. Lo mismo está sucediendo en Europa.

México, que según la OCDE es el país de América Latina más afectado por la crisis “por su estrecha dependencia del dólar”, no tiene la posibilidad de hacer lo mismo que China o Europa: el 50% de la población se sitúa en los deciles de la pobreza.

Pero lo que sí puede hacer el gobierno, siguiendo la tendencia mundial y deslindándose de la divisa verde que tánto nos ha afectado y que está a punto de colapsar, es monetizar la plata. Y esto ya no solo como medida para blindar el ahorro popular, lo cual ha sido exhaustivamente resaltado en diversos informes de la Academia de Finanzas Públicas, del Colegio Nacional de Economistas y del Centro de Estudios para las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, sino también como parte de una política monetaria proactiva que nos proteja de las turbulencias externas que se enfrentaremos en los próximos meses.

Los diputados de la LXI Legislatura tienen el deber de implementar esta medida de forma urgente, antes de que el colapso del dólar y la crisis del mercado de divisas nos sorprendan desprevenidos.

Al inicio, la monetización de la plata ayudará únicamente a nivel familiar, como medio de ahorro popular, pero con el tiempo y al incrementar su emisión, también representará un medio de estabilización para nuestras transacciones internacionales, al ser la plata una moneda de intercambio (y de pago) superior al dólar y a cualquier tipo de dinero ficticio, por lo que la plata amonedada será apetecida por todo el mundo.

Las reservas de dólares acreditadas al Banco de México en los Estados Unidos sirven para dar al tenedor de pesos fiduciarios la confianza de que puede convertir sus pesos a dólares en un momento dado. Pero esa confianza está sujeta a fluctuaciones inesperadas y a la continua devaluación del dólar, que de 2001 a 2009 ha sido del 25% contra la canasta de las principales monedas del mundo.

Por el contrario, la onza de plata con valor de circulación contribuye invariablemente a la estabilidad de toda la masa monetaria, el reducir el incentivo a la fuga de divisas, y al otorgar una confianza que no deriva de las reservas internacionales del Banco de México, sino del material intrínseco que la constituye, la plata.

Adicionalmente, el Banco de México podrá aprovechar las nuevas colocaciones de onzas de plata monetizadas para lograr el mismo efecto que la restricción monetaria, pero sin el efecto negativo de deprimir la economía productiva como sucede el encarecer los intereses.

Esa sí es una política monetaria proactiva e inteligente que nos puede protejer contra la crisis que se avecina. Seguir anclados al dólar y sin aprovechar la plata, un recurso del que somos el segundo productor mundial, sería una incomprensible irresponsabilidad. Y también un suicidio.

avillasa@yahoo.com

Fuente: http://www.plata.com.mx/mplata/articulos/articulosFilt.asp?fiidarticulo=425

12 Comments

Crisis financiera internacional y la necesidad de una nueva guerra

CONTRA UN ENEMIGO “IMAGINARIO”

Faber y Mish prevén una nueva “guerra” de EEUU para distraer la atención

Los inversores Marc Faber y Mike Shedlock (Mish) debaten sobre el futuro de EEUU. Mientras Faber alerta sobre la hiperinflación, Mish lo ve “improbable”. Ambos, sin embargo, coinciden en la posibilidad de una nueva guerra “inventada” para distraer la atención.

Ángel Martín

Uno de esos vivos debates es el concerniente a si la hiperinflación entra dentro del panorama futuro más plausible. En efecto, los analistas, aunque pertenezcan a similares corrientes teóricas, no se ponen de acuerdo en advertir de los efectos de las políticas monetarias extraordinarias aplicadas.

Unos piensan que la impresión de dinero y papeles por parte de las autoridades monetarias generará inevitablemente hiperinflación, mientras que otros ven el panorama deflacionario -debido a la contracción del crédito, caída del consumo, e ineficacia de las políticas de la banca central- como el más previsible.

Esta discusión podría ser personificada por dos populares analistas: Marc Faber y Mike Shedlock (Mish). Faber es un inversor suizo y gestor de fondos, editor del boletín mensual sobre inversión The Gloom Boom & Doom Report, y popular analista entre los medios y canales financieros norteamericanos por sus predicciones catastrofistas. Por ejemplo, fue Faber quien dijo que EEUU se dirigía hacia una hiperinflación como la sufrida por Zimbabue.

Mish es gestor de patrimonios, y escribe y mantiene su prestigioso blog, Global Economic Trend Analysis. En contraposición a Faber, Mish se muestra mucho más cauto al predecir hiperinflación, y ve una clara tendencia deflacionaria, resumida, entre otros factores, en el desplome del crédito (como se muestra en este gráfico).

En un reciente post, Mish se hacía eco y discutía unas palabras del suizo acerca del futuro previsible de Estados Unidos. A continuación, les presentamos un resumen de la discusión entre Mish y Faber, donde se tocan temas que van mucho más allá del debate entre hiperinflación o deflación.

La última de las sombrías predicciones de Faber contiene una gran quiebra financiera que antecede a una guerra, liderada por los gobiernos para tratar de desviar la atención de la gente. En una conferencia realizada en Singapur, Faber realizó declaraciones como las siguientes: “La crisis no ha resuelto nada. Por el contrario, hay menos transparencia hoy que antes. El balance del Gobierno se está expandiendo, y los abusos que han llevado a esta crisis han continuado”.

La continuación de estos abusos le lleva a pensar que, “finalmente, habrá un gran colapso y luego toda la expansión crediticia llegará a su final […] Antes de que eso suceda, los gobiernos continuarán imprimiendo dinero, lo que con el tiempo conducirá a tasas de inflación muy altas, y la economía no responderá al estímulo”. Pero añade lo más terrorífico: “La familia media se verá dañada por ello, y luego, con el fin de distraer la atención de la gente, los gobiernos irán a la guerra […] Simplemente, se inventarán un enemigo”.

En este sentido, señala que hay formas de protegerse financieramente contra este escenario: “Durante periodos bélicos, las materias primas se disparan de precio […] Si quiere protegerse contra la guerra, no tiene que poseer derivados en UBS o AIG, sino que tiene que poseer [las materias primas] físicamente, como tierra agrícola o commodities agrícolas. Eso es algo a considerar para usted como una seguridad y protección personal. Tiene que poseer algunas commodities”, afirmó.

Tras exponer estas ideas de Faber, Mish pasa a comentarlas una por una:

Faber: Habrá otra guerra y será contra un enemigo imaginario.

Mish: Estoy plenamente de acuerdo en que la siguiente guerra será contra un enemigo imaginario. Casi todas las guerras son contra un enemigo imaginario y/o de escaso interés vital para los Estados Unidos. La Primera Guerra Mundial, Corea, Vietnam, y la Segunda Guerra del Golfo eran todas innecesarias. La Segunda Guerra Mundial fue un resultado directo de la Primera.

La Guerra Contra el Terrorismo es absurda. El terror es un método. Hacer una guerra sobre un método contra un enemigo que no tiene un país real está condenada al fracaso y a desperdiciar y malgastar mucho dinero. En cuanto a quién sería el siguiente, dadas las amenazas indirectas lanzadas contra Pakistán, ése sería un lugar a tener en cuenta. Irán sería otro.

Faber: El índice S&P 500 y el Dow Jones bajarán en relación con el oro.

Mish: Coincido con esto. La cuestión es en qué grado.

Faber: Finalmente habrá un gran colapso y luego toda la expansión crediticia llegará a su final. Antes de que eso suceda, los gobiernos continuarán imprimiendo dinero lo que con el tiempo conducirá a tasas de inflación muy altas, y la economía no responderá al estímulo.

Mish: La economía tampoco está respondiendo al estímulo en la actualidad, al menos de una forma significativa. El 100% del crecimiento del PIB estuvo directamente relacionado con el estímulo público. La idea de que el gasto público puede dar comienzo a una recuperación económica auténtica es ridícula. No obstante, el gasto público sí puede empezar un boom artificial. La burbuja inmobiliaria es un ejemplo de esto.

Sin embargo, para que comience un boom, los individuos y las empresas tienen que estar dispuestas a llevarlo a cabo. Ésa es la manera como funciona en una economía basada en el crédito. Ahora mismo el crédito personal se está contrayendo, los préstamos mediante tarjetas de crédito están  cayendo y las empresas, simplemente, no quieren expandirse ante incrementos de impuestos y alto desempleo.

A no ser que la Reserva Federal encienda un nuevo boom crediticio, la alta inflación es improbable. El temor ahora debería estar más en lo que haga el Congreso que en lo que haga la FED. Con todo, parece que el Congreso está empezando a ponerse un poco receloso sobre estos enormes déficits públicos. Por supuesto que el Congreso gastará, pero ¿será suficiente para que sea relevante? Lo dudo, al menos hasta que haya más purgas de deuda corporativa y de consumo vía quiebras.

Faber: El S&P no caerá por debajo de los 800 ó 900 puntos y, finalmente, ascenderá a niveles más elevados en términos nominales, pero no necesariamente en términos reales. Se espera una corrección en el corto plazo. (El S&P 500 se encuentra actualmente alrededor de los 1.100 puntos).

Mish: Dudo que el suelo esté ahí, pero podría ser. Es concebible que el S&P caiga hasta los 500 puntos que, por cierto, es lo que considero sería su valor razonable. Japón tuvo dos décadas perdidas y estimo que EEUU también pasará por ahí.

Faber: El sistema capitalista “tal y como lo conocemos hoy” colapsará.

Mish: De acuerdo. El modelo de papel moneda basado en el crédito que genera el sistema de reserva fraccionaria y la fabricación de dinero de la nada ha llegado a su cima. Matemáticamente es imposible que el actual esquema Ponzi de niveles de deuda cada vez más elevados sobreviva por mucho más tiempo. La única cuestión es cuándo y cómo estallará.

Faber: Los bancos centrales continuarán imprimiendo dinero a marchas forzadas, pero a largo plazo esta estrategia conducirá a una caída en el poder adquisitivo y de las condiciones de vida, especialmente en los países desarrollados.

Mish: De acuerdo.

Faber: Los años 2006 y 2007 fueron “la cima de la prosperidad” y es improbable que la economía mundial vuelva pronto a ese nivel.

Mish: De acuerdo. Hace tiempo propuse que el pico del crédito y de las ganancias había llegado a su cenit. Sobre el primero (junio de 2006): “La ola final de imprudencia de los consumidores creó las condiciones exactas que se requerían para su propia destrucción. La orgía de la burbuja inmobiliaria fue el último ¡Hurra! No va a volver y no habrá una burbuja más grande que la reemplace. Tanto los consumidores como los bancos se han pillado los dedos, y las actitudes han cambiado”.

Faber: La mejor forma para tratar cualquier problema económico es dejar que el mercado funcione y solucione esos problemas.

Mish: De acuerdo.

Faber
: El capitalismo colapsará de la misma forma como colapsó el comunismo.

Mish: El capitalismo no colapsará, porque no estamos practicando el capitalismo. En vez de ello, estamos inmersos en una perversa mezcla de fascismo corporativo, socialismo, corrupción y confiscación de los bolsillos para y por aquellos que controlan el país. Sí, eso colapsará.

Faber: Ningún ciudadano decente debería confiar en la Reserva Federal ni un segundo. Es muy importante que todo el mundo tenga algo de oro porque el Gobierno hará de cada dólar (en el largo plazo) algo inútil.

Mish: Ningún ciudadano decente debería confiar en ningún banco central en ninguna parte. Los problemas van más allá de la FED, y en el largo plazo todas las monedas de papel valen cero. Estas monedas no fluctúan, sino que todas se hunden a tasas variables.

Fuente: http://www.libertaddigital.com/economia/faber-y-mish-preven-una-nueva-guerra-de-eeuu-contra-un-enemigo-imaginario-1276378327/

2 Comments

Las armas parapsicológicas de la guerra futura

Por José María Herrou Aragón

Desde la más remota antiguedad se utilizan técnicas parapsicólogicas para el dominio y control de la mente humana: rezos grupales, maldiciones metodicamente ejecutadas, ritos de magia negra, etc. Aun hoy siguen practicándose, y con los mismos fines: dominar y esclavizar a la humanidad.

En tiempos modernos, tomando como ejemplo a la Segunda Guerra Mundial, se utilizaron profusamente estas antiguas técnicas, como complemento de las armas y de los ejércitos visibles. Pueden leer sobre esto las recomendaciones de Alice Bailey en su libro “La exteriorización de la Jerarquía”, donde se describen los objetivos y las técnicas, en este caso al servicio de la Sinarquía Mundial. También los rosacruces de AMORC y muchísimos grupos similares hicieron idéntica tarea.

Siempre me interesé por estos temas y dediqué gran parte de mi vida a su investigación. Una vez que realicé nuevos descubrimientos en este campo de la Parapsicología Militar, y en posesión de un arsenal de eficaces nuevas técnicas que descubrí tras años de experimentación, a causa de su peligrosidad dudé por mucho tiempo en darlas a conocer, incluso cuando dicté mi conferencia “La Guerra Parapsicológica”, en 1978.

En esos años estaban de moda varios libros sobre este tema, que nada aportaban y solo servían para confundir y para desviar la atención del público. Había libros sobre los experimentos parapsicológicos en los países comunistas, en los Estados Unidos, etc. Libros llenos de tonterías, como el artículo de la revista OMNI, creo que del año 1983 u 1984. Estaban las ficciones malintencionadas del agente Jacques Bergier, escrito para confundir, titulado “La guerre secrete de l’occulte”. Estaba el libro de Remy Chauvin, “Les défis de la guerre future”, de 1978, cuya lectura o fotocopiado estaban prohibidos en la Biblioteca Nacional de Francia. Había varios libros en inglés, de distintos autores, como “Psychic Warfare”, “Mind Wars”, “Psychic Warrior”, etc. Recuerdo un libro serio, aparecido en Estados Unidos, que por sus revelaciones fue retirado y secretamente prohibido, hoy existente en forma expurgada y deforme, sobre la utilización de diferentes drogas para aumentar los poderes parapsicológicos. Este Libro se titulaba “Operation Mind Control” y su autor era Walter Bowart. Muchos libros corrieron la misma suerte, a causa de que las técnicas reveladas en ellos eran perfectamente aplicables al uso militar.

Estos libros e investigaciones se prohiben o se hacen desaparecer porque la sinarquía que controla el mundo no desea que sus planes y técnicas sean descubiertos. Es lógico, la sinarquía mundial no desea que cualquier persona fuera de su control pueda conocer y tal vez aplicar exitosamente estas técnicas. Por eso niegan la existencia de estas armas, niegan la realidad de las capacidades parapsicológicas humanas y niegan también a la parapsicología como ciencia. La parapsicología debe ser desprestigiada, y sus cultores tildados de locos, pero ellos la estudian, experimentan y practican en secreto, a salvo de miradas indiscretas. Una cosa es la verdad, a ser conocida por pocos, por los que están en el “secreto”, y otra muy distinta lo que puede ser revelado al rebaño humano.

Cuando una persona cualquiera se percata de que posee alguna capacidad parapsicológica y se dirige a un laboratorio para ser estudiado, por todos los medios los “científicos” tratarán de desanimarlo y convencerlo de que no es así, que se trata de un error, de una fantasía. Suelen hacer entonces el aburrido e inútil experimento en que tiene que concentrarse e influir sobre un aparato donde una lucecita gira en forma circular en una u otra dirección, para que trate de alterar con su mente esos recorridos. Logicamente el resultado será negativo o dirán que es negativo, lo cual “probará” que la psicokinesis” no existe. Nada de influir sobre la conducta de seres vivos, como experimentaba yo. Nada de eso, solo influir sobre lucecitas.

Por eso revelé primero mi técnica del Telecomando Sexual, para que cualquier persona pueda comprobarlo y convencerse inmediatamente, sin ninguna duda y en forma divertida, de que las capacidades parapsicológicas existen, son un hecho, son una realidad, mal que les pese a muchos.

Por eso revelé después mis técnicas de Ataque Psíquico, para que cualquier persona pueda aplicarlas si lo necesita.

Por eso revelé a continuación mis técnicas para agrandar las células del cerebro, cargándolas de energía a través de la abstinencia orgásmica y del maithuna, pues eso es lo que aumenta grandemente el poder parapsicológico normal. Todos poseemos ese poder desde el nacimiento y podemos desarrollarlo hasta límites insospechados. Este aumento del tamaño de las neuronas fue luego corroborado cientificamente y publicado en varias revistas científicas y luego en diarios de todo el mundo.

También di a conocer técnicas de autoprogramación, utilizadas por ejércitos de todo el mundo para aumentar la eficiencia de los soldados. La autoprogramación demostró utilidad también para evitar los “lavados de cerebro” a que estamos expuestos.

Di a conocer mis técnicas parapsicológicas, los resultados de mis investigaciones, para que la humanidad dormida e inerme pueda tener a su alcance armas poderosas para defenderse mejor de quienes pretenden la esclavización mundial. Me dije “la sinarquía está, las armas en su poder están, y cada día le va mejor. Démosle pues armas también a los perdedores de esta guerra, y veamos que ocurre. Ya que no podemos evitar la guerra, hagámosla equilibrada”. Y así fue como publiqué mis libros. Todas las técnicas que están allí son armas, armas parapsicológicas.

Luego di a conocer mis ideas religiosas y teológicas, por milenios brutalmente perseguidas, cuando comprobé que muchos de mi seguidores tenían dificultades para identificar debidamente al enemigo. Lo hice para que cualquier persona pueda descubrir quién es él mismo, en qué juego infernal lo han metido, quién es realmente el enemigo y qué puede hacerse. Consideré que este libro, “La religión prohibida”, era necesario, para que los lectores interesados sepan hacia donde deben ser dirigidos los proyectiles.

Esta guerra por la liberación, o quizás deberíamos decir batalla, pues la Guerra es Eterna y existirá mientras exista el demiurgo, tal vez en algún momento sea librada exclusivamente en terrenos parapsicológicos, en las dimensiones de la mente o del espíritu. Haríamos bien en prepararnos para ello. Si la esclavizacion universal continúa aumentando, y todo nos hace pensar que es así, tal vez las armas parapsicológicas dejen de ser un complemento de las armas físicas para convertirse en las únicas armas que podremos usar.

Si nos quitan Internet, o la telefonía, o aumentan el control sobre estas vías de comunicación, como ya está ocurriendo, si no podemos comunicarnos entre nosotros, o si llega ese día en que nadie podrá comprar ni vender sin el chip de la Bestia, ese día tal vez debamos librar esta guerra en total soledad, solos con nosotros mismos y con los poderes parapsicológicos de nuestro Espíritu.

Si los tres pilares (militar, financiero y religioso) de la Dictadura Mundial Sinárquica, denominada Gobierno Mundial para consumo de la masa descerebrada, logran terminar de consolidarse, solo contaremos con los tres pilares de las armas de nuestro Espíritu: la Gnosis que nos despierta y nos guía, la energía acumulada que hace funcionar nuestras armas, y las técnicas o armas parapsicológicas propiamente dichas.

Y cuando la suerte esté echada, no olviden que los poderes de nuestro Espíritu son infinitamente superiores a los poderes del alma del enemigo, pues nuestro enemigo actúa con el alma, no con el Espíritu. Si actuara con el Espíritu estaría de nuestro lado, sería uno de nosotros.

Jamás olvideis, para que nada de este mundo sea salvado.

Jamás desmayeis, porque AUNQUE TODO PAREZCA PERDIDO SIN REMEDIO, LA VICTORIA FINAL ES NUESTRA.

Ejemplo de ataque psíquico en el film Scanners

14 Comments

La otra cara de la Madre Teresa

Fuente: encontrado en la web

Con motivo de la beatificación el 19 de octubre de 2.003, de la Madre Teresa de Calcuta, Sanal Edamaruku, Secretario General de la Asociación Racionalista de India y Presidente de “Rationalist International”, emitió la siguiente declaración:

“La India no tiene por qué estar agradecida con la Madre Teresa”.

…”India, en particular Calcuta, es vista como la principal beneficiaria de la legendaria “buena obra” a favor de los pobres de la Madre Teresa, obra que la volvió la católica más famosa de nuestros tiempos, ganadora del Premio Nóbel de la Paz y una santa viviente. Al evaluar lo que ella ha hecho aquí, creo que la India no tiene razón alguna para estarle agradecida.

La Madre Teresa le ha dado una pésima fama a Calcuta, pintando esta bella, interesante, viva y culturalmente rica metrópolis con los colores de la suciedad, miseria, desesperanza y muerte. Convertida así en el gran desagüe, Calcuta se volvió el más famoso lienzo donde dibujar la caridad más especial. Su orden es sólo una entre más de 200 organizaciones caritativas que intentan ayudar a los “bajos” habitantes de Calcuta, buscando que se construyan un mejor futuro. Localmente, no es ni visible ni activa. Sin embargo, aparentes grandezas como la historia sin base de su escuela para 5000 niños le han traído a su institución una enorme publicidad internacional. ¡Y enormes donaciones!

La Madre Teresa ha recaudado muchos millones (algunos dicen que billones) de dólares en nombre de los pobres de India (y muchos más en nombre de los pobres de otros “desagües” del mundo). ¿Adónde se fue todo ese dinero? Con toda seguridad no se ha utilizado para mejorar la calidad de vida de aquellos para quienes estas donaciones fueron hechas en un principio. Las monjas de su orden les entregan algunos platos de sopa y ofrecen refugio y cuidado a algunos de los enfermos o a los muy sufrientes. La orden más millonaria del mundo no es muy generosa en realidad, ya que gusta de enseñar las bondades de la pobreza. “El sufrimiento de los pobres es algo muy hermoso y el mundo recibe mucha ayuda a través de la nobleza de este ejemplo de miseria y sufrimiento”, dijo la Madre Teresa. ¿Tenemos que agradecer esta enseñanza proveniente de una billonaria excéntrica?

La leyenda de sus “Hogares para moribundos” ha llevado al mundo a las lágrimas. La realidad, sin embargo, es escandalosa: En esas casitas primitivas y superpobladas, muchos pacientes tienen que compartir las camas. A pesar de que muchos sufren de tuberculosis, SIDA y otras enfermedades altamente contagiosas, la higiene no es una preocupación para las monjas. Los pacientes son tratados con lindas palabras e insuficientes medicinas (a veces vencidas) que se les aplican con jeringas viejas y se les lava con agua sucia. Uno puede escuchar los gritos de pacientes a quienes se les extraen gusanos de sus heridas abiertas con pinzas y sin ningún anestésico. En principio, casi ni se les da analgésicos en casos de dolor extremo. De acuerdo con la osada filosofía de la Madre Teresa, “el regalo más hermoso para una persona es poder participar de los sufrimientos de Cristo”. Una vez, ella trataba de reconfortar a un sufriente que gritaba diciéndole: “Estás sufriendo, ¡eso quiere decir que Jesús te está besando!”. El hombre se enfureció y le gritó: “¡Entonces dile a tu Jesús que no me bese!”.

Cuando la Madre Teresa recibió el Premio Nóbel de la Paz, aprovechó la oportunidad en su discurso en Oslo, difundido por los medios de todo el planeta, para declarar que el aborto era la mayor maldad en el mundo y para lanzar una fiera advertencia contra el control de la natalidad. Manifestó que su trabajo caritativo era sólo parte de su gran lucha contra el aborto y el control de la natalidad. Esta posición fundamentalista es una cachetada a la India y a otros países tercermundistas, donde el control de la natalidad es una de las claves para lograr el desarrollo, el progreso y la transformación social. ¿Tenemos que agradecerle a la Madre Teresa por liderar esta batalla propagandística mundial en contra de nuestro desarrollo con el dinero que recaudó en nuestro nombre?

La Madre Teresa no sirvió a los pobres de Calcuta, sirvió a los ricos de Occidente. Ella los ayudó a superar su sucia conciencia tomando billones de dólares de sus bolsillos. Algunos donantes fueron dictadores y criminales, quienes de esa manera trataron de blanquear sus vestidos manchados. La Madre Teresa los reverenció y felicitó por un precio. Por otro lado, muchos de sus donantes fueron personas honestas con buenas intenciones y un cálido corazón, que cayeron en la ilusión de que la “Santa del desagüe” estaba ahí para enjugar las lágrimas de todos y para terminar con la miseria y la injusticia en el mundo. Aquellos que se enamoran de una ilusión suelen negarse a ver la realidad”…

Traducción de JEES [José Enrique Escardó Steck]

 

La Madre Teresa: El Mito y la Verdad

La chocante realidad sobre ‘El Ángel de los Pobres’

Fuente: http://blogotitlan.com/noticias/2006/12/11/la_madre_teresa_la_imagen_y_la.html

 

Una Historia de Éxito

Agnes Gonxha Bojaxhiu, mejor conocida como la Madre Teresa de Calcuta, y nacida en Skopje, Macedonia, es ampliamente considerada como una santa mujer. Llegó a Calcuta el 6 de enero de 1929, cuando tenía 18 años y era una monja de la Orden de Loreto. 68 años después, dignatarios y celebridades de todo el mundo se reunieron en Calcuta para rendir un último y sentido homenaje en lo que fue un funeral digno de un estadista.

Durante todos esos años, Agnes fundó la orden más exitosa en toda la historia de la Iglesia Católica; fue galardonada pública y mundialmente con el Premio Nóbel de la Paz y llegó a ser la monja católica más famosa de todos los tiempos.

Las Dudas Más que Razonables

Pero ¿alguien se atrevería a tener dudas, cuando se refiera a una mujer menuda que es un monumento para la humanidad moderna? Si uno viaja a Calcuta, las dudas surgen de inmediato. Tomemos de ejemplo a Samity, un hombre de 30 y tantos años, sin dientes, quien vive en los barrios miserables. Él es uno de los “pobres entre los pobres” a quienes se suponía que la Madre Teresa había dedicado su vida. Parado con una bolsa de plástico en las manos, hace cola de un kilómetro de largo junto con miles de otros pobres, en la Calle del Parque en Calcuta. Los pobres esperan pacientemente hasta que los ayudantes les arrojan arroz y lentejas a palazos dentro de sus bolsas. Pero contra lo que se pudiera esperar, Samity no obtiene su escasa pitanza de la institución fundada por la Madre Teresa -de hecho, nunca la ha obtenido- sino de la Asamblea de Dios, una fundación norteamericana de caridad, la que sirve 18,000 comidas cada día.

“¿La Madre Teresa?”, responde Samity. “Aquí no hemos recibido nada de ella. Y pregunta en los barrios pobres, a ver si alguien ha recibido algo de esas hermanas acá. Dudo que encuentres a alguien”.

Pannalal Manik se hace preguntas. “No comprendo por qué ustedes, gente occidental educada, ha hecho una diosa de esta mujer”. Manik nació hace más de 60 años en el barrio pobre de Rambagan, que con sus 300 años de existencia es el más antiguo de Calcuta.

Lo que Manik ha logrado, muy bien puede ser calificado como un auténtico milagro.

Él ha construido 16 edificios de departamentos en medio de la miseria, proporcionando un espacio para vivir a 4,000 personas. El dinero para los materiales de construcción, equivalentes a 16,000 dólares por cada edificio de departamentos, fue solicitado insistentemente por Manik a la Misión Ramakrishna, una organización hindú de caridad, la más grande de asistencia social en India. Los habitantes de esa villa de miseria construyeron con sus propias manos los edificios. Esto ha pasado a convertirse en un modelo para toda la India.

Pero ¿y qué colaboración obtuvo este filántropo de la Madre Teresa?

“Fui a verla tres veces,” dijo Manik. “Ni siquiera quiso escuchar lo que tenía que decirle. Todos en el mundo saben que las hermanas tienen muchísimo dinero, ¡pero nadie sabe lo que hacen con él!”

No es extraño que en Calcuta existan cerca de 200 organizaciones de caridad ayudando a los pobres. Lo que extraña es que las Misioneras de la Caridad de la afamada Madre Teresa, no se hallen dentro de las mayores colaboradoras en servicios de caridad, lo que contradice la imagen pública mundial de la organización.

El Mito

El nombre “Madre Teresa” estuvo y sigue estando ligado a la ciudad de Calcuta. Los admiradores y contribuyentes en todo el mundo de la ganadora del Premio Nóbel, están convencidos de que su organización debe ser la más activa en esa ciudad, en la lucha contra la pobreza. Pero no es así.

“Son absolutas mentiras”, dice Aroup Chatterjee. Es un médico que vive ahora en Londres y nació y creció en Calcuta. Chatterjee, después de trabajar por años en todo lo relativo al mito de la Madre Teresa, publicó un libro que ha sido reconocido como autorizado y con información verídica: Madre Teresa: Veredicto Final.

Chatterjee condujo su investigación in situ; entrevistó personalmente a numerosos testigos y peinó de arriba a abajo los discursos y declaraciones de la celebrada católica. “Donde quiera que buscara, sólo encontraba mentiras. Por ejemplo, la mentira acerca de las escuelas. “La Madre Teresa frecuentemente decía que ella dirigía una escuela en Calcuta para más de 5,000 niños. ¿Cinco mil niños? Debió haber sido una escuela gigantesca, quizás la más grande en toda India. Pero ¿dónde está esa escuela? Yo nunca la pude encontrar, ni conozco a nadie que la haya visto jamás” -reveló Chatterjee.

Cita:

1.   La Madre Teresa siempre decía que recogía gente de las calles de Calcuta, pero ni ella ni su orden de monjas hacían eso. Cuando la gente les solicitaba ayuda, les decían cortantes que marcaran el teléfono 102 (similar al 911 de emergencia en Estados Unidos), que nada tiene que ver con orden religiosa alguna porque es del gobierno.

2.   Aunque la orden posee varias ambulancias que les fueron donadas, éstas son utilizadas sólo para transportar a las monjas a los lugares de oración y no recogen a ningún enfermo ni herido.

3. La Madre Teresa decía que su orden alimentaba 4,000; 5,000; 7,000 ó 9,000 habitantes pobres de Calcuta todos los días (el número variaba). Las tres cocinas de la orden en Calcuta sirven un máximo de 300 raciones de sopa al día. Y no sólo eso: Las cocinas sólo entregaban sopa a quienes poseían “tarjetas de comida”, que eran distribuidas preferentemente a los pobres que eran católicos, que son minoría en la India.

4.   Aunque la orden que fundó la Madre Teresa tiene algo de presencia en muchos países del mundo, en la mayoría de locales se preparan monjes o monjas, no son para ayudar a los pobres.

5.   Los refugios de la Madre Teresa usualmente sólo ayudan a los niños si sus padres firman una forma de renuncia a su patria potestad y la ceden a favor de la organización.

6.   La Madre Teresa afirmaba continuamente que sus clínicas para la familia natural prevenían embarazos no deseados, pero los números que reportan no son reales.

7.   La Madre Teresa enseñaba insistentemente que el sufrimiento era bello si se evocaba el sufrimiento de Cristo; sin embargo, cuando enfermaba, sólo se internaba en exclusivos y lujosos hospitales para tratarse.

8.   El hospicio en Calcuta por el que la Madre Teresa obtuvo amplio reconocimiento, y el cual salía en reportajes y documentales, era muy pequeño; sólo tenía 80 camas y proporcionaba un servicio médico mínimo, muy elemental. Mientras ella vivió, las agujas eran recicladas, todos los pacientes eran obligados a llevar la cabeza rasurada, se prohibía recibir visitas y los analgésicos casi no eran usados. Las enfermeras no hablaban el idioma de la gente y no se involucraban en el cuidado de los pacientes. Esta labor siempre fue realizada por voluntarios.

9. La Madre Teresa a menudo aceptaba dinero de fuentes sumamente sospechosas y oscuras, la más notable de las cuales era la de Charles Keating, quien causara el fraude masivo en el sistema de cajas de ahorro y préstamos de los Estados Unidos, y es considerado un notorio ladrón por la prensa crítica de su país.

No somos monjas ni doctoras, somos religiosas

Chatterjee cita a la Madre Teresa, quien decía: “No somos monjas, no somos doctoras, no somos maestras, no somos trabajadoras sociales. Somos religiosas, somos religiosas, somos religiosas”.
Y sin embargo, la Madre Teresa es tomada como humanitaria y como una mujer santa que dedicó su vida a los pobres. Nada más alejado de la verdad.

¿Cómo es vista en Calcuta la organización de las monjas de los tres galones azules en el uniforme? Como mundialmente famosas y como las que tienen mayor cantidad de dinero.

Pero, ¿cuánto dinero exactamente? Esto ha sido guardado como un secreto de estado por el Ministerio de Finanzas de la India, encargado de supervisar a las organizaciones de caridad, probablemente para no enemistarse con el poderoso Vaticano

La revista alemana Stern intentó hace unos años conseguir la información, pero el Ministerio rechazó la solicitud arguyendo que era “información clasificada”.

No conforme con eso, Stern intentó averiguar el estado financiero de la organización en Alemania, donde tiene 6 ramales. “No es asunto que le concierna a nadie el saber cuánto dinero tenemos”, dijo el jefe de las operaciones de la orden en Alemania.

Pero la verdad siempre acaba por saberse. Maria Tingelhoff, una voluntaria alemana que tuvo el manejo contable de la organización en 1981, recuerda: “Solíamos obtener al menos 3 millones de marcos anuales”. Pero la Madre Teresa nunca confió por completo en los auxiliares seglares. “Por supuesto que ignoro cuánto dinero realmente ingresó en los años posteriores, pero deben haber sido fácilmente varias veces esa cantidad de 3 millones. La Madre siempre se mostró muy complacida por los donativos de los alemanes.”

Ríos de Dólares

La rama más lucrativa de la organización es la del Espíritu Santo en el Bronx de Nueva York.
Susan Shields sirvió en la orden durante nueve años y medio como la hermana Virgen. “Nos pasábamos la mayor parte del tiempo escribiendo cartas de agradecimiento y procesando cheques”, reveló Shields. “Cada noche, cerca de 25 hermanas debían invertir muchas horas en preparar los recibos para los donativos. Era como una correa de producción en una fábrica; mientras unas hermanas tecleaban, otras hacían la lista de las cantidades, metían las cartas en los sobres o clasificaban los cheques. Las cantidades oscilaban entre 5 y 100 dólares. Los donantes a menudo dejaban en la puerta los sobres llenos con dinero. Antes de la Navidad, el flujo de donativos era incontrolable. El cartero traía sacos llenos de cartas y los cheques de 50,000 dólares no eran nada extraños”.

La hermana Virgen recuerda que en un año había algo así como 50 millones de dólares en una sola cuenta de banco en Nueva York. ¿50 millones de dólares en un país protestante? ¿Cuánto estarían entonces recolectando en Europa o en el resto del mundo, en países con gran población católica? Se calcula conservadoramente que recogían al menos 100 millones de dólares cada año, y eso ha estado sucediendo durante muchos años.

Los Gastos Secretos

Así como los ingresos de la orden son secretos, los gastos son igualmente misteriosos. La orden difícilmente tiene en qué gastar tanto dinero. Sus establecimientos son tan pequeños y llaman tan poco la atención, que aun los vecinos tienen problemas para dar con ellos. La mayor parte de las veces, un “Hogar de la Madre Teresa” es tan sólo una vivienda para las hermanas, sin funciones de caridad. No se brinda ahí asistencia de ninguna clase.

Pero además de los donativos en dinero, la orden a menudo recibe donativos en especie. Cajas y cajas de medicinas arriban diariamente a los aeropuertos de la India. Granos y leche en polvo donados de todo el mundo, arriban en contenedores al puerto de Calcuta. Donaciones de ropa provenientes de Europa y los Estados Unidos llegan en cantidades inimaginables. En las esquinas de Calcuta, comerciantes pueden ser vistos vendiendo ropa con etiqueta occidental por 25 rupias (un poco más de 1 dólar) la pieza. Muchos de ellos gritan: “¡Camisas de la Madre, pantalones de la Madre!”

Al contrario de otras organizaciones de caridad, las Misioneras de la Caridad gastan muy poco en su propia administración, puesto que funciona prácticamente sin costos. Hermanas de 150 países forman la fuerza de trabajo más preciada de todas las operaciones multimillonarias. Habiendo tomado votos de pobreza y obediencia, trabajan sin paga, apoyadas por 300,000 ciudadanos auxiliares de buena fe.

Todo Gratis

La Madre Teresa veía como un derecho divino el no tener que pagar nunca por nada. Una vez, en Londres, compró en un supermercado despensa y comida para sus monjas por 500 libras esterlinas. Cuando se le dijo que tenía que pagar en la caja, la diminuta y aparentemente inofensiva monjita manifestó su temperamento balcánico y gritó: “¡Esto es para la obra de Dios!” Armó tanto escándalo y por tanto tiempo, que un hombre de negocios en la cola terminó por pagar la cuenta de la iracunda monja.

¿Dónde va Tanto Dinero?

En Inglaterra, país no católico, las autoridades se muestran más rígidas con la orden.

Por eso fue posible saber que cada año, de acuerdo con las declaraciones de la orden ante las autoridades fiscales británicas, una parte de la fortuna que maneja es enviada a cuentas de la orden en otros países. Cuánto y a qué países, no aparece en la declaración.

Destino Vaticano

Pero uno de los receptores, sin embargo, es siempre Roma. La fortuna de la famosa organización de caridad es controlada por Roma… desde una cuenta del Banco del Vaticano. Y lo que sucede con los dineros en el Banco del Vaticano, es tan secreto que se sospecha que ni siquiera Dios pareciera saberlo.

Pero una cosa sí es segura: Los dispensarios de la Madre Teresa en los países pobres no se benefician de la generosidad de los países ricos.

La biógrafa oficial de la Madre Teresa, Kathryn Spink, escribe: “En cuanto las hermanas se establecen en cierto país, la Madre Teresa les retira todo apoyo financiero”. Por consiguiente, las ramas de la orden en los países más necesitados, sólo reciben un apoyo inicial.

La mayor parte del dinero, permanece en el Banco del Vaticano listo para financiar los lucrativos créditos que decide la cúpula cardenalicia.

La orden se ha rehusado a contestar peticiones por escrito acerca de dónde se encuentra el dinero de los donativos.

“Debería usted visitar el Hogar en Nueva York, así entendería lo que sucede con los donativos.” musita Eva Kolodziej. Esta dama polaca fue Misionera de la Caridad durante cinco años. “En la bodega del sótano del refugio para indigentes, hay muchos libros valiosos, joyería y oro. ¿Qué hacen con ellos? Las hermanas los reciben con sonrisas y los guardan. Mucho de esto ahí queda sin servir y para siempre.”

Los millones en efectivo que son donados a la orden tienen un destino similar. Susan Shields (antes la Hermana Virgen) dice: “El dinero no era utilizado indebidamente, pero la mayor parte no se usaba en lo absoluto. Cuando hubo hambruna en Etiopía, numerosos cheques llegaron marcados “para los hambrientos en Etiopía”. Una vez le pregunté a la hermana que estaba a cargo de las cuentas, si debería sumar los cheques y enviar el total a Etiopía. La hermana me contestó: “No, nosotras no enviamos dinero a África” Pero aún así, yo continué haciendo recibos para los donantes “Para Etiopía”.

Para la mente de las hermanas, las finanzas son camino de una sola vía. “Siempre se nos dijo que el hecho de que recibiéramos más que otras órdenes, mostraba que Dios amaba más a la Madre Teresa” dice Susan. Donativos y cuentas gordas son, para ellas, la medida del amor de Dios. Para ellas, recibir es más sagrado que dar.

Los que padecen son aquellos a quienes originalmente fueron dedicados los donativos.

Una vez, como Susan recuerda, los auxiliares cometieron un error de organización, así que no repartieron pan con las comidas. Las hermanas preguntaron a la monja superiora si podrían comprar el pan. “Ni pensarlo… somos una organización pobre”, fue la respuesta. “Al final del día, los pobres no recibieron su pan”, dice Shields, quien muchas veces comprobó casos similares. Una niña no llegó a su primera comunión porque su madre no pudo comprarle su vestido blanco, así que tuvo que esperar al año siguiente, pero conforme se acercaba la fecha, se presentó de nuevo el mismo problema. Susan (la Hermana Virgen) le preguntó a la madre superiora si la orden podría comprarle su vestido blanco a la niña. Una vez más, su petición fue rechazada de mala manera. La niña, hoy una mujer, nunca efectuó su primera comunión.

Pobres entre los Pobres

Debido al rigor de la opulenta orden, los “pobres entre los pobres”, los huérfanos en la India, son los que más sufren.

Como de costumbre, los costos para el funcionamiento de la casa hogar no son solventados por la orden, sino por los futuros padres adoptivos.

En esa casa hogar, a veces 2 ó 3 niños se recuestan en un mismo catre, en cuartos atestados, donde no queda un centímetro cuadrado para que jueguen. Una organización con una fortuna billonaria, que tiene el triple de dinero que el presupuesto total de UNICEF, ¿no puede comprar más catres y construir orfanatos decentes, con su propia área de juegos?

Desde luego, las Misioneras de la Caridad tienen dinero más que suficiente no sólo para construir una buena cantidad de orfanatos en Calcuta, sino para ayudar a miles de huerfanitos que luchan por sobrevivir en las calles de Calcuta, Bombay y Nueva Delhi.

Ahorrar, en la filosofía de la Madre Teresa, es un valor fundamental por sí mismo. Plena de orgullo, ella decía que las Misioneras de la Caridad eran “la más desorganizada organización en el mundo entero”. No se permiten computadoras, máquinas de escribir o fotocopiadoras, las que aun cuando son generosamente donadas, no se permite su instalación. Para llevar su contabilidad, las hermanas usan libretitas escolares, en las que apuntan con lápiz amontonadas cantidades hasta que se llenan.

Entonces todo es borrado y la libretita se vuelve a usar. Todo con tal de ahorrar.

Para operar como un sistema eficiente de caridad, hubiera sido inteligente entrenar a las monjas para convertirse en enfermeras, maestras o administradoras. Pero las Misioneras de la Caridad nunca son entrenadas para nada más que ser monjas.

Aun cuando las Misioneras de Cristo de la Madre Teresa han cesado la ayuda para los hambrientos en Etiopía y los huérfanos en la India -a pesar de haber recibido donativos en su nombre- hay otros más que están siendo activamente dañados por la ideología de la desorganización que prima en la organización.

En 1994, Robin Fox, editor de la prestigiosa revista médica inglesa “The Lancet”, en un comentario sobre las catastróficas condiciones prevalecientes en los hogares de la Madre Teresa, sacudió al mundo de los profesionistas al decir que cualquier operación sistemática era ajena en el manejo de los hogares en la India. Los pacientes con tuberculosis no eran aislados, y las jeringas eran lavadas en agua tibia antes de ser reutilizadas. Aún a los pacientes con dolores insoportables les eran negados analgésicos poderosos, no porque la orden careciera de ellos, sino por principio.

“El Más Bello Regalo para una Persona es que Pueda Participar del Sufrimiento de Cristo”. Esto era un lema para la Madre Teresa.

El médico inglés Jack Preger trabajó una vez en el hogar para moribundos. Él dice: “Si uno quiere dar amor, comprensión y cuidado, uno debe usar agujas estériles. Esta es probablemente la orden más rica del mundo. Muchos de los que mueren ahí no tendrían por qué estar muriendo, hablando en estricto sentido médico”. El periódico británico Guardián describió el hospicio como “una desorganizada forma de negligencia asistencial”.

Y todo parece indicar que el cuidado médico para los huérfanos no es mejor. En 1991 el director de Pro Infante en Alemania envió un boletín a los padres adoptivos en su país:

“Por favor, revisen la vigencia de las vacunas en sus hijos. Creemos que en algunos casos han sido vacunados con vacunas caducadas, o que han sido inutilizadas por el almacenamiento defectuoso”.

Todo esto apunta a una cosa, algo en lo que la Madre Teresa reiteraba con mucha frecuencia en sus discursos, y era que le preocupaba mucho más la vida después de la muerte que esta vida mortal humana.

El Dinero como Forma de Acallar las Conciencias

Y el negocio de la Madre Teresa era muy sencillo: Dinero para acallar las conciencias. Quienes se beneficiaban al máximo con este esquema eran los donantes… se sentían muy bien. ¿Se beneficiaban de alguna manera los pobres? Difícilmente.

Quienes llegaron a creer que la Madre Teresa quería cambiar al mundo, eliminar el sufrimiento o combatir la pobreza, sencillamente deseaban creerlo por su propia cuenta. Esa gente no la escuchó nunca con atención. Ser pobre, el sufrimiento como meta, eran casi como una ambición o un logro para ella, y ella le impuso esta visión de las cosas a quienes tenía a su cuidado. Su meta final era el Más Allá.

Ya con fama mundial, la fundadora de la orden tuvo plena consciencia de los malentendidos sobre los cuales la fama de la Madre Teresa se había construido. Ella personalmente escribió las siguientes breves palabras que colgó afuera del Hogar de la Madre, en Calcuta:

“Decidles que no estamos aquí para trabajar, estamos para Jesús. Somos religiosas por encima de todo. No somos trabajadoras sociales, no somos maestras, no somos doctoras. Somos monjas”.

Estas palabras, mejor que ninguna otra, definen a la que fuera la Madre Teresa.

Otros comentarios expresan:

Cuando los voluntarios se ofrecían a conseguir agujas nuevas, las hermanas rechazaban el ofrecimiento, trayendo a colación una de las ideas principales de la fundadora, a saber: “El sufrimiento es agradable a Dios”, auténtico leiv motiv de toda la labor de la madre Teresa. Una voluntaria inglesa cuenta escandalizada como no le era suministrado a un niño el tratamiento con antibióticos que le hubiera salvado fácilmente la vida con el resultado de su muerte, no es que tuvieran los antibióticos allí, pero hubieran podido ser adquiridos fácilmente; simplemente se negaban a neutralizar el sufrimiento, las monjas aclaraban que sus “hospitales” eran “casas para los agonizantes”. Se trata de que los agonizantes mueran limpios y con el consuelo de que: su sufrimiento es agradable a dios, deben estar agradecidos por esa oportunidad y si no son católicos lo mejor que pueden hacer es convertirse y morir sufriendo, asegurándose el cielo.

5 Comments