Saltar al contenido →

Mes: Diciembre 2016

Los Presidentes Trump y Putin se expresan sobre la muerte del asesino Fidel Castro (que nuestros lectores opinen)

Mensaje del Presidente Donald Trump:

Hoy, el mundo marca el fallecimiento de un brutal dictador que oprimió a su propio pueblo por cerca de seis décadas. El legado de Fidel Castro es uno de escuadrones de fusilamiento, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales.

Mientras Cuba sigue siendo una isla totalitaria, es mi deseo que este día signifique alejarse de los horrores que han durado demasiado, e ir hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano finalmente viva en la libertad que tanto merece.

Aunque las tragedias, muertes y dolor causados por Fidel Castro no puedan ser borrados, nuestro gobierno hará todo lo posible porque el pueblo cubano pueda finalmente iniciar su viaje hacia la prosperidad y la libertad. Me uno a los cubanoestadounidenses que me respaldaron durante la campaña presidencial, incluyendo la Asociación de Veteranos Brigada 2506 que me dio su apoyo, con la esperanza de que un día pronto veamos una Cuba libre.

Mensaje del Presidente Vladimir Putin:

“La Cuba libre e independiente que construyeron él y sus compañeros se convirtió en un miembro influyente de la comunidad internacional y ha servido de ejemplo inspirador para muchos países y pueblos”.

“Fidel Castro era un amigo sincero en el que Rusia podía confiar. Hizo una enorme contribución a la formación y desarrollo de las relaciones ruso-cubanas, a la estrecha cooperación estratégica en todos los campos”.

“En esta hora triste pido transmitir palabras de condolencia y apoyo a todos los miembros de su familia. Les deseo coraje y perseverancia frente a esta pérdida irreparable”.

8 Comments

Reventó la hiena Fidel Castro

Fragmentos del artículo “Megalómano y astuto, Castro fue el último rey católico”

Loris Zanatta – Historiador italiano

Diario Clarín – 27-11.16

1. Siempre juró que Cuba no torturaba, había eliminado el racismo, no entrenaba guerrilleros. Y así sucesivamente. Era falso, pero los devotos le creían y le creen.

2. Fundador de una religión secular, impuesta como religión de estado en Cuba, Castro fue Rey y Pontífice: todo en él emanaba dogmatismo ético, cada palabra era apostolado de su doctrina, juicio sobre el bien y el mal, lucha épica entre el apocalipsis y la redención.

3. A diferencia de otros Pontífices, sin embargo, Castro pudo crear a su imagen y semejanza la sociedad que deseaba, la Jerusalén donde el pueblo elegido encontraría la salvación de los males contra los que combatía.

4. El precio lo pagaron los cubanos. Su Jerusalén, de hecho, es un fracaso histórico, una reducción jesuítica autárquica y espartana que produce ineficiencia y pobreza, privilegios y autoritarismo; donde la otra cara de la imposición desde la primera infancia de los valores revolucionarios es la supresión de la disidencia, de los espíritus libres, de todo lo que evoca originalidad, creatividad, belleza, ascenso social. Pocos devotos de Castro que viven en las sociedades occidentales soportaría la vida del cubano de a pié.

5. El comunismo era el futuro, estaba seguro; la historia tenía leyes y las leyes de la historia la empujaban hacia el comunismo. Su misión era, por tanto, providencial y él era un Mesías.

6. Cuba se convertiría en el país más rico del mundo, prometió. Mientras tanto, impuso su pedagogía de sacristía y mientras muchos revolucionarios lo celebraban como un libertador, él enviaba al gulag a los homosexuales o a quién tocara los Rolling Stones. Pero más que subir al cielo, Cuba se sumió en el caos y la miseria.

7. Los que en Cuba habían confiado en él terminaron frente al paredón y todo continuó como era: empezaba otra cruzada, el período especial. Cerrado el grifo soviético, en los ’90 el Rey se encontró desnudo: la economía cubana era una plaga, la corrupción rampante, el nepotismo y los privilegios de la élite insoportables. Los cubanos padecían hambre, huían y morían por miles en el estrecho de la Florida, la deficiencia de vitamina causó epidemias; incluso la salud y la escuela, orgullos del régimen, cayeron en picada.

7 Comments