Saltar al contenido →

Etiqueta: vikingos

Hongo Alquímico: Fragmentos de R. Gordon Wasson

Tomados del libro “Soma: Divine Mushroom of Immortality”

1. Mi candidato para la identidad del Soma es el Amanita muscaria.

2. El Amanita muscaria es único entre las plantas psicotrópicas en una de sus propiedades: es un embriagante en Dos Formas.

Primera Forma: Tomado directamente, y por “directamente” quiero decir comer el hongo crudo, o beber su jugo exprimido de forma pura, o mezclado con agua, o con agua y leche o cuajada, y quizás cebada en alguna forma, o miel, o también mezclado con hierbas tales como Epilobium sp.

Segunda Forma: Bebiendo la orina de la persona que ha ingerido el Amanita muscaria en la Primera Forma.

3. Muchos nombres son aplicados al Soma en el Rig Veda, todas ellas metáforas destacando uno u otro de sus aspectos. En los pasajes donde la bebida recibe el más alto homenaje es llamada algunas veces amrita, similar a “ambrosía”, el licor de la inmortalidad.

4. Durante algunos años antes de su conversión a la fe cristiana en el año 386 D.C., San Agustín fue un seguidor de Mani, aunque él nunca visitó Irán. Inmediatamente después de su conversión, él escribió sus ataques contra los maniqueos en los cuales hay un pasaje, rara vez observado, condenando a ellos por comer hongos, así como también otras delicias.

5. Los maniqueos tuvieron una victoria cuando en el año 763 D.C. lograron convertir al Khan de los Uighurs, un poderoso pueblo mongol. Mucho más tarde, un oficial chino hostil a los maniqueos, Lu Yu, escribió dos informes sobre las actividades y prácticas de los devotos del maniqueísmo en la provincia de Fukien. Entre las malas costumbres que él enumera, se encuentra la práctica de comer ciertos hongos: “Lo que ellos siempre comen es el hongo rojo, hung hsün”.

6. El segundo informe de Lu Yu, probablemente escrito en 1166 D.C. es también interesante: “Los maniqueos consideran a la orina como un agua ritual y la usan para sus abluciones”.

7. En tiempos de los Vikingos, desde el siglo VIII al X, hubo una categoría especial de guerreros Vikingos conocida como los Berserkers. Grandes y poderosos hombres que peleaban en los frentes de batallas con una furia salvaje. Esa furia Berserker los hizo a ellos famosos y temidos. Hoy prevalece en ciertos círculos escandinavos que esa furia Berserker era provocada por el Amanita muscaria.

8. El Árbol de la Vida, el Pilar del Mundo, el Árbol Cósmico, el Eje del Mundo, el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, todas estas son variaciones derivadas del abedul y el Amanita muscaria de los bosques del norte.

9. Yo considero que el Amanita muscaria es el único que realmente resuelve el misterio de los Berserkers.

2 Comments

Elementos gnósticos en el film “Cómo entrenar a tu dragón”

Ante todo, este es un film sinárquico, no podía ser de otro modo. Son muy pocas y poco durables las cosas no demiúrgicas en el mundo del demiurgo. En ocasiones como esta, involuntariamente los agentes del demiurgo se distraen y aparecen elementos gnósticos en lo que debería ser un film sinárquico más, para lavar los cerebros de los niños. El final del film es sinárquico, pero en su desarrollo hay elementos gnósticos que vale la pena señalar.
Observen el sentido del honor, del deber y la grandeza de los vikingos. Observen con atención los caracteres rúnicos de sus libros. Comprueben quienes son los saqueadores de sus riquezas. Vean como esos ladrones no roban todo para sí, sino para alimentar a su temible Amo (el demiurgo).

Vean también como los vikingos desafían al demiurgo para luchar con él. Podrán ver además no solo la horrible faz del demiurgo, sino al demiurgo de cuerpo entero. Observen los ojos del demiurgo, seis en total, tres de un lado y tres para el otro lado. El seis es un número del demiurgo, pero en realidad el demiurgo está revestido de millones de ojos. Está también la guerra final y la destrucción y muerte definitiva del demiurgo.

No hubo ni habrá ni diálogo ni conciliación posibles entre ellos y nosotros. Nuestra enemistad es extrema y absoluta. Dos mundos absolutamente distintos y opuestos. Nada en común existe entre Lucifer y Satanás. En nosotros no hay nada de ellos, y en ellos no hay nada de nosotros. Nuestra guerra comenzó antes de la creación y no se detendrá hasta la destrucción final del Enemigo.

9 Comments