Saltar al contenido →

Mes: Enero 2016

Investigar el universo puede desencadenar su destrucción

Saber demasiado sobre el universo puede provocar accidentalmente una cuenta atrás para el Armagedón, según afirman dos reputados físicos estadounidenses.

Los científicos Lawrence Krauss y James Dent, de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, Ohio, sugieren que los astrónomos han acelerado este proceso durante las últimas décadas, según informa el diario ‘Daily Mail’.

Esto se debe a que los astrónomos “se han atrevido a medir la energía oscura”, la misteriosa fuerza que está impulsando las galaxias a separarse.

Los físicos sostienen que la observación continua del universo podría ponerlo en un estado que “nos destruirá a todos”. Su teoría hace referencia a una extraña propiedad de la física cuántica, que controla el comportamiento de las partículas subatómicas y posiblemente del universo entero.

Los sistemas cuánticos pueden cambiar de estado la energía de una partícula al azar, por ejemplo, cuando un átomo radiactivo se desintegra. Algunos científicos piensan que el universo está pendiente de un cambio de energía cuántica que haría que colapsase y todo deje de existir en cualquier momento. Si se produce un colapso no será superior a la velocidad de la luz, por lo que probablemente “lo veamos venir”, explica por su parte la editora especialista en ciencia Esther Inglis–Arkell.

La razón de un colapso, dice el profesor Krauss, tiene que ver con la forma extraña en que los “estados cuánticos” se ven afectados cuando son observados. La llamada ‘Paradoja de Schrödinger’, consiste en una caja cerrada y opaca que contiene un gato en su interior, una botella de gas venenoso y un dispositivo que alberga una partícula radiactiva que tiene una probabilidad del 50% de desintegrarse en un tiempo determinado, de forma que si la partícula se desintegra, el veneno se libera y el gato muere.

Tras transcurrir el tiempo establecido, hay una probabilidad del 50% de que el dispositivo se haya activado y el gato esté muerto, y la misma probabilidad de que el dispositivo no se haya activado y el animal permanezca con vida. Según los principios de la mecánica cuántica, los estados vivo o muerto están superpuestos hasta que “se abre la caja” e interviene el observador.

Así, según los físicos, la observación continua del universo puede estar cambiando la evolución del mismo, empujándolo hacia su muerte y a nuestra total destrucción.

Fuente: Rt.com

Un comentario

Científicos demuestran que la realidad no existe hasta que no la miramos

Un grupo de científicos australianos ha llevado a cabo un experimento demostrando que a nivel cuántico, la realidad no existe hasta que no la medimos.

Un grupo de físicos de la Universidad Nacional Australiana ha puesto en práctica el experimento de elección diferida de John Wheeler, y ha demostrado que “la medición lo es todo”, según ha explicado Andrew Truscott, profesor asociado en la Escuela de Investigación de Física e Ingeniería de la UNA. “A nivel cuántico, la realidad no existe si no se la está mirando”, ha concluido Truscott.

Dicho experimento implica un objeto en movimiento al que se da la opción de actuar como una partícula o una onda. A continuación, el experimento de Wheeler pregunta: ¿en qué momento el objeto toma la decisión?

El sentido común sugiere que el objeto es, o bien similar a una onda, o bien a una partícula, independientemente de cómo se mide. No obstante, la física cuántica predice que si se observa un comportamiento similar a la onda o una partícula depende solamente de cómo se mide al final de su trayecto, y es precisamente lo que han demostrado los científicos australianos.

En primer lugar, el equipo de Truscott atrapó una colección de átomos de helio en estado de suspensión, conocido como el condensado de Bose-Einstein, y luego los expulsó hasta que quedó sólo un átomo. A continuación, el átomo se dejó pasar a través de un par de rayos láser que se propagaban en direcciones opuestas que formaron un patrón de rejilla que actuó como una encrucijada del mismo modo que una rejilla sólida dispersaría la luz.

Luego, de forma aleatoria, se añadió una segunda rejilla de luz para recombinar los caminos, lo cual llevó a una interferencia constructiva o destructiva, como si el átomo hubiera viajado por ambos caminos. Cuando la segunda rejilla de luz no se añadía, tampoco se observaba la interferencia, como si el átomo sólo hubiera escogido un camino.

No obstante, el número aleatorio que determinaba si se añadía o no la segunda rejilla solamente se generaba después de que el átomo hubiera pasado por la encrucijada. Si se opta por creer que el átomo realmente tomó un camino o caminos particulares, entonces uno tiene que aceptar que una medición futura está afectando el pasado del átomo, ha explicado Truscott. “Los átomos no viajaron de A a B. Fue solo cuando se midieron al final del viaje que existió el comportamiento ondulatorio o de partícula”, ha precisado el científico.

De este modo, los científicos han confirmado las predicciones de la física cuántica sobre la naturaleza de la realidad, al demostrar que está actualmente no existe hasta que no la medimos, al menos, en pequeña escala.

FUENTE: rt.com

Comentarios cerrados

¿Fin del cosmos?: El Universo colapsará sobre sí mismo en un ‘big crunch’

Un equipo internacional de físicos ha propuesto un mecanismo de ‘colapso cosmológico’ que predice que el Universo “de forma inminente” dejará de expandirse para colapsar sobre sí mismo en un llamado ‘big crunch’, destruyendo la materia tal y como se nos manifiesta hoy en día.

Un equipo de físicos, formado por Nemanja Kaloper de la Universidad de California en Davis (EE.UU.) y Antonio Padilla de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), ha publicado un estudio en la revista especializada ‘Physical Review Letters’ que revela el descubrimiento de un nuevo mecanismo de ‘colapso cosmológico’ a partir de una explicación de la energía oscura, informa el portal científico Phys.org.

Así, los investigadores sostienen que el Universo dejará su vertiginosa dinámica de expansión y llegará a un punto de inflexión en el que comenzará a encogerse, el cual culminará en un ‘big crunch’, colapsando sobre sí mismo. Los cálculos de los científicos sugieren que este colapso es “inminente” y que tendría lugar en el orden de unas pocas decenas de miles de millones de años, lo cual se considera un periodo corto desde el punto de vista cosmológico.

“El hecho de estar observando en la actualidad energía oscura puede ser considerado como una señal de muerte inminente, y estamos tratando de analizar los datos para poner algunas cifras en la fecha final”, explica Padilla, añadiendo que “las primeras indicaciones sugieren que el colapso entrará en funcionamiento en unas pocas decenas de miles de millones de años, pero aún tenemos que verificar esto adecuadamente”.

Comentarios cerrados