Saltar al contenido →

Gnosis Primordial Posts

Argentina de rodillas: desarme a pedido del Eje del Mal

Una multitud acompañó a los trabajadores de FANAZUL en la localidad de Azul contra la medida de cerrar esta empresa estratégica del Estado Argentino. Las imágenes fueron ocultadas por los grandes medios. La destrucción de Fabricaciones Militares es parte de una decisión de Mauricio Macri en el marco de los acuerdos estratégicos firmados con EEUU, Gran Bretaña e Israel.

Deja un comentario

La Patagonia, Chile, los mapuches y la Soberanía Argentina

Reafirmación de nuestra soberanía en la Patagonia – 1° de diciembre de 1878

PatagonioCartografia de la Patagonia.
Filadelfia, 1860.

Cuando algo que es de alguien cae en situación de abandono y desamparo, no es extraño que aparezca otro y proceda a la ocupación de lo abandonado con intención de ejercer en ello su soberanía. En situación más o menos parecida estuvo la Patagonia entre 1810 y 1878. Primero fue la fundación de un establecimiento penal que luego se transformó en factoría y estación carbonífera en el Estrecho de Magallanes; después la totalidad del estrecho mismo; y con el andar del tiempo las pretensiones se extendieron sobre toda la Patagonia.

En 1876 una barca francesa de mil toneladas, la Jeanne Amelie , se hallaba en el puerto Santa Cruz abocada a la labor de extracción de guano; llegó la corbeta chilena Magallanes y la tomó presa. La Jeanne Amelie tenía permiso consular argentino, pero lo mismo fue conducida al Estrecho, donde se perdió para siempre entre las restingas de Punta Dungeness. Inmediato intercambio de enérgicas y ásperas notas diplomáticas, que concluye con el desconocimiento categórico de la jurisdicción argentina sobre la Patagonia más allá de la margen derecha del río Santa Cruz. Y para demostrar que se hablaba en serio, en octubre de 1878, nuevamente la corbeta Magallanes capturó otro barco guanero, el norteamericano Devonshire, que también operaba con autorización del gobierno argentino, y lo llevó a Punta Arenas.

“Era necesario que la República Argentina hiciera de una vez por todas, acto ostensible de posesión de lo que era suyo. De su legítimo patrimonio, de aquello de que la querían despojar sin derecho ni razón, creyéndola débil y aniquilada por sus dolorosos desgarramientos internos, y por eso fueron los buques de la escuadrilla de ríos, a hacer flamear a lo largo de las costas orientales patagónicas nuestra inmaculada bandera, clavándola sus tripulantes en la cima de uno de los cerros más elevados del cañadón de Misioneros, sobre la margen derecha del río Santa Cruz”, expresa en 1928 el capitán de navío don Santiago J. Albarracín en su libro “Páginas de Ayer”.

Aquella escuadra destacada para tan honrosa como riesgosa misión, estaba compuesta por los buques construidos durante el gobierno de Sarmiento con destino a la defensa de los ríos de la cuenca del Plata. Pero el espíritu y el coraje argentino estuvieron siempre resueltos para la defensa de la soberanía nacional, sin reparar en la actualización o no de los medios con que contó en tal o cual casus belli. Qué hay que salir al mar con buques de río, ¡pues en adelante serán buques de mar! “.. no había más, ni tampoco hubiéramos podido adquirir otros… ¡y muy bien que nos sirvieron!”, dice Albarracín en la obra ya citada.

En la tarde del 8 de noviembre de 1878, la escuadra al mando del capitán de navío (comodoro) don Luis Py, salió de Buenos Aires poniendo proa al sur, con instrucciones de exigir el abandono del puerto Santa Cruz, aún por medio de las fuerzas en caso necesario. Componíanla el monitor Los Andes,la cañonera Uruguay, corbeta Cabo de Hornos, cúter Los Estados, y las bombarderas Constitución y República; estas dos últimas tenían cada una, por toda artillería un cañón Armstrong de avancarga, de once pulgadas, que disparaba en línea de quilla, esto es que había que apuntarlo orientando la proa del buque hacia el blanco; además sus condiciones marineras eran tan precarias que en la jerga marinera recibieron el mote de “roca de media marea” puesto que estaban más tiempo bajo el agua que en la superficie. Pero llegaron.

El 27 llegó la escuadra a Santa Cruz y, felizmente para nuestra historia, el trompa no recibió orden de tocar zafarrancho de combate. De inmediato se procedió a desembarcar todo lo que pertenecía al Regimiento de Artillería de Plaza, con una fuerza de cien hombres entre clases y tropa, al mando del mayor don Félix Adalid. Al pie del gran cerro del Cañadón de Misioneros quedó establecido el cuartel, y en la cumbre se erigió un mástil con un tronco de palmera. El 30 todo quedó listo para la ocupación de la margen sur del río Santa Cruz.

Sigamos a Albarracín:

“En consecuencia, el 1º de Diciembre desembarcó el destacamento de artillería con sus jefes y en correcta formación, con sus armas, acompañándolo algunos jefes y oficiales de marina, y ascendiendo al cerro, se enarboló nuestra bandera; como , debido a los chubascos, se tropezara con algunas dificultades, el teniente don Carlos Becar trepó al tronco de la palmera –que había sido enterrado bien hondo asegurándolo con piedras- y con un pesado martillo y buenos clavos se fijó el pabellón en el sólido tronco, rindiéndose los honores al izado con toda sencillez”.

“En ese solemne momento eran las 5 p.m. y quedaba aquel territorio ocupado definitivamente por los argentinos, sus legítimos herederos de la madre patria. No se dispararon cañonazos ni tampoco se hizo ninguna fiesta especial; nos limitamos a establecer de una vez por todas la soberanía argentina en el río Santa Cruz y en su territorio”.

La escuadra permaneció allí de estación hasta el 13 de marzo de 1879, fecha en que zarpó rumbo a Patagones para cooperar en la campaña del desierto que a fines de abril había resuelto emprender el general Roca para la ocupación de la línea de fronteras con el indio dada por los ríos Negro y Neuquén.

Roca y los mapuches chilenos

La absurda e interesada campaña en contra del general Roca no hace más que tergiversar los hechos para instalar otro discurso fruto de la intolerancia.

Una mirada al mapa antiguo que reproducimos en esta página, confeccionado en 1860 por un conocido cartógrafo de Filadelfia, permite observar que, para los Estados Unidos de América, la Confederación Argentina no comprendía a la Patagonia, pues fijaba claramente el límite meridional de nuestro país en el Río Negro. Más al Sur, comprendido el territorio de la Tierra del Fuego, se lee “Patagonia” y, en tipografía menor, las palabras “New Chili”, Nuevo Chile. Evidentemente, no consideraba que la extensa región en cuestión -que comprendería las actuales provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego- fuera una superficie “sin dueño” en aquella época.

El histórico documento cartográfico al que hacemos referencia coexiste con otros de similar tenor. Pone de relieve, una vez más, que la Campaña del Desierto no fue una cruzada contra el indio, sino una maniobra militar tendiente a excluir a Chile de la Patagonia, barriendo cualquier aspiración de apropiación por parte del país hermano respecto de tan extenso como valioso territorio. De hecho, el ejército que comandara el general Roca tenía por objeto derrotar a las tribus de origen chileno, instrumento de empresarios trasandinos que compraban los productos de sus saqueos.

La etnografía da cuenta de diversas tribus originarias de la Patagonia argentina. Ninguna de ellas bajo el nombre de “mapuche”. Los mapuches a los que derrotó Roca no eran “pueblos originarios” de la Patagonia, sino “invasores”: eran araucanos que provenían de Chile y que habían aniquilado a los verdaderos pueblos originarios, los tehuelches.

Recordemos, además, que Roca negoció la paz con la mayoría de las tribus, lejos de exterminarlas y que, fruto de su astucia, logró posteriormente de manera incruenta el reconocimiento chileno de nuestra soberanía en el Sur.

Su acción permitió que nuestro país extendiera el territorio nacional, desplazando el límite que fijaba el Río Negro. De resultas de esta nueva ocupación, la Argentina también pudo reclamar territorio antártico e insular en el Atlántico Sur.

La valiosa gesta geopolítica de Roca se completó con la visión del Perito Moreno, héroe civil y prohombre muchas veces olvidado, cuya argumentación a favor de tomar la “línea divisoria de aguas” en lugar de “las altas cumbres que dividen aguas” evitó que perdiéramos los lagos, la precordillera y la Cordillera al sur del lago Gutiérrez, hoy lindante con Bariloche.

La Campaña del Desierto se enmarca en el proceso de conformación del Estado nacional y de delimitación de nuestro territorio, que posibilitó el desarrollo de la región.

La absurda e interesada militancia en contra de Roca no hace más que tergiversar los hechos para instalar un discurso fruto de la ignorancia y la intolerancia. El lago Nahuel Huapi, por caso, o los yacimientos de YPF en la Patagonia no serían hoy argentinos, incluidos el de Vaca Muerta. Y el general Enrique Mosconi no hubiera contado con los recursos naturales que potenciaron el progreso económico de la Nación.

Fuentes:

– Albarracín, Cap. de navío Santiago J. – Páginas de Ayer, Buenos Aires (1928).
– Almeida, Juan Lucio – La Armada en los mares patagónicos – Todo es Historia, Año I, Nº 7, (1967).
– Antook – Patagonia Argentina (2007).
– Oscar A. Turone – www.revisionistas.com.ar
– L.Castagnino – www.lagazeta.com.ar

Deja un comentario

¿Traición a la Patria?

CARTAS DE LECTORES

Señor Director:

Es inconcebible e inaceptable que, en pleno siglo XXI, la Casa de la Moneda cometa la torpeza como sucedió con la impresión del billete de banco de mil pesos, que muestra un mapa del cono sur de América con el territorio nacional coloreado o amarronado hasta el Río Colorado, pero en su izquierda aparece Chile, con un tono más claro que cubre también nuestra Patagonia. Parece mentira que ese organismo público encargado de tamaña responsabilidad no haga los controles imprescindibles desde su director, el presidente del Banco Central (BCRA) y el análogo provisional del Senado, firmantes ambos del billete, lo cual no puede repetirse como sucedió con el billete de 200 pesos en que la ballena aparece nadando con la boca hacia arriba y haciendo la plancha.

Sabido es que Chile históricamente siempre pretendió la posesión de nuestra Patagonia, tuvimos innumerables conflictos fronterizos, en las altas cumbres que dividen las aguas, que no aceptan, la Laguna del Desierto y las islas del Beagle. Amén, de las invasiones de los araucanos/mapuches chilenos, que habiendo llegado a la Argentina en el año 1830, con sus malones llegaban hasta Bahía Blanca, y arrastraban hasta 200 mil cabezas de bovinos a Chile, tomaban cautivas a las mujeres y niñas que “indianizaban” y mataban a todo hombre mayor de 14 años. Y ese ganado era vendido en Chile por armas de fuego para subyugar a los verdaderos pueblos originarios argentinos que eran pacíficos. El araucano/mapuche nunca lo fue, por lo cual el presidente Nicolás Avellaneda con determinación ordenó la Campaña al Desierto (1878-1879) llevada acabo por su ministro de Guerra, general Julio Argentino Roca, que puso fin a la “cuestión araucano/mapuche”. No se puede admitir que vuelvan a las andadas -han mostrado mapas donde las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut aparecen como su territorio, lo que implicaría partir a la Argentina por el medio y haber perdido la Patagonia, lo que impidieron Avellaneda y Roca, y no podemos permitir que la historia se repita.

Han surgido incidentes en Chubut, con la muerte del artesano Maldonado que murió ahogado en el Río Chubut, cuyo caso fue pésimamente encarado por el Gobierno nacional, y últimamente en el Parque Nacional de Bariloche, Río Negro, donde un grupo mapuche usurpó parte del mismo como “territorio santo” (sic), que no existe en nuestra Nación.. Lamentablemente, el juez federal a cargo de la causa, que había ordenado su allanamiento, por la muerte de uno de los mapuches en un enfrentamiento armado con Gendarmería Nacional, no tuvo las agallas de hacer las investigaciones “in situ” de inmediato, permitiendo que esa tribu borrara toda prueba; y estaría la izquierda vernácula responsabilizando a esa fuerza de seguridad de esa muerte, que cumplió con su deber de cesar el delito de inmediato.

Es de esperar que el presidente Mauricio Macri tenga la determinación de un presidente ejemplar como fue Avellaneda y tome las medidas pertinentes para resguardar el territorio nacional de todo conato insurgente y haga respetar la ley.

La desidia del director de la Casa de la Moneda y de los presidentes del BCRA y del Senado podría inscribirse en los alcances del artículo 29 de la Constitución Nacional, en cuanto a la traición a la patria.

Con cordiales saludos,

Alfredo Nobre Leite

Fuente: informador público

 

Deja un comentario

Curiosa similitud entre el Estado Islámico e Israel: cortarle la cabeza al cristianismo

El Estado Islámico amenazó a los cristianos con una imagen del papa Francisco decapitado

El órgano de propaganda del grupo yihadista difundió una afiche que simula la decapitación del líder católico por un terrorista. Previamente, había instado a sus seguidores a realizar atentados en el Vaticano

El grupo terrorista Estado Islámico lanzó una amenaza de muerte contra los cristianos, al difundir un afiche que muestra al papa Francisco decapitado por un combatiente yihadista y un mensaje de venganza contra Occidente, a pocos días de haber instado a sus seguidores a realizar atentados contra el Vaticano.

El montaje muestra al líder católico en el suelo y es identificado por su nombre, Jorge Mario Bergoglio. Vestido con el traje de preso naranja, habitual entre las víctimas del ISIS, tiene la cabeza separada de su cuerpo y sostenida por un terrorista que tiene un cuchillo.

“Adoradores de la cruz. Juro vengar cada gota de sangre que han derramado y cada casa que han destruido. Juro que probarán la amargura de las copas de la muerte y haré masacres. Ni siquiera disfrutarás viviendo en tus hogares, voluntad de Alá”, dice el mensaje del afiche.

A punto de ser derrotado en Irak y Siria, el grupo yihadista se ha volcado a intensificar sus medios de propaganda para buscar adeptos entre los “lobos solitarios” alrededor del mundo. Por ello, sus recientes amenazas se han centrado en figuras de alto perfil que concentran la atención mediática.

La organización terrorista lanzó la semana pasada un mensaje que advertía sobre ataques terroristas en el Vaticano durante las fiestas navideñas, uno de los eventos más importantes para el cristianismo.

El afiche fue publicado por la Fundación Wafa Media, afín al grupo yihadista, que muestra a un hombre enmascarado conduciendo hacia la Basílica de San Pedro con un arma y una mochila dentro de un automóvil.

Los analistas vienen advirtiendo de un posible aumento de ataques terroristas tras el colapso de ISIS y su califato en Medio Oriente.

Fuente: https://www.infobae.com/america/mundo/2017/11/22/el-estado-islamico-amenazo-a-los-cristianos-con-una-imagen-del-papa-francisco-decapitado/

4 Comments