Saltar al contenido →

“Nunca mates gorriones en nombre del marxismo”

Las consecuencias trágicas del experimento de exterminar gorriones en nombre del comunismo

La China de Mao impuso la cacería de esas aves bajo el erróneo argumento de que comían los cultivos, cuando en realidad se alimentaban de insectos. La matanza provocó tal desequilibrio ecológico que hizo de la langosta una plaga que arrasó con los granos y desató una hambruna inédita

La naturaleza tiene su propio e inteligente funcionamiento. La ecología es la ciencia que la estudia. Los hombres, o muchos de ellos, pretenden imponerle a la naturaleza su propio y escasamente inteligente derrotero. El resultado suele derivar de la raíz misma de esa misma palabra: derrota. La China de Mao había adoptado un aforismo propio de un pueblo elegido: “ren ding sheng tian” o traducido “el hombre debe derrotar a la naturaleza”. Doblegarla, ponerla a su servicio, como a un enemigo.

En 1958 la campaña para potenciar la agricultura se llamó “un gran salto adelante” y consistía básicamente en la declaración de guerra a cuatro plagas: ratones, moscas, mosquitos y gorriones. De ellas, la pequeña ave doméstica se transformó en el blanco predilecto. Cada gorrión, difundió con tintes de certeza científica el estado comunista chino, come 4 kilos y medio de granos al año. En una regla de tres simple tan precaria como suicida, los burócratas maoístas concluyeron que por cada millón de gorriones que se aniquilaran, se podría alimentar a sesenta mil personas.

“Son enemigos de la revolución”, bramó Mao, y mandó a erradicarlos con la tenacidad de los revolucionarios. Se instó a la gente a que golpease ollas y sartenes hasta que los gorriones cayeran exhaustos. O a que se los envenenase. O a que se buscaran y destruyeran todos los nidos y huevos que se encontraran en las ciudades. La campaña, acompañada por grandes carteles insuflando ánimo para acabar con los pajaritos, tuvo éxito: los gorriones fueron casi exterminados. Pero, como suele suceder con la decisiones adoptadas en base a esa combinación fatal de soberbia e ignorancia, el éxito fue sinónimo de fracaso.

A dos años de iniciada la campaña, en 1960, la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos alertó que, sin considerar lo que afirmaba el socialismo chino, los gorriones preferían comer más insectos que granos. Y que la consecuencia sería que los campos agrícolas se volvieran vulnerables al ataque de esos insectos que, de pronto, habían sido “liberados”. Mao redobló la apuesta. El capitalismo no era quién para darle consejos.

Postales de la campaña promovida por el gobierno comunista chino para matar a los gorriones

Postales de la campaña promovida por el gobierno comunista chino para matar a los gorriones

Fueron entonces las langostas las que desnudaron la imbecilidad estatal. Confirmando una vez más cómo se rompe una cadena trófica, al no haber gorriones que las persiguieran, fueron las langostas las que se convirtieron en plaga. Y en menos de tres años, sin gorriones a la vista, deglutieron cuanto campo de cultivo hallaron en su camino. El resultado: una hambruna por la que, según se estima, murieron más de 15 millones de chinos. El “gran salto adelante” se había convertido en un gigantesco salto al vacío. En abril de 1960, Mao revocó su campaña. “Olvídenlos”, dijo respecto de los gorriones. La ecología, esa ciencia que funciona a pesar del hombre, le había dado una tremenda lección.

Fuente: Cicatrices es una sección del programa Ambiente y Medio que se emite todos los sábados a las 16 por la Televisión Pública Argentina.

Published in Contenidos encontrados en Internet

2 Comments

  1. Reghenart

    El judío chino mao tse tung, retrasado mental maligno, como todos los marxistas de su laya, después de la hambruna comunista que produjo, anduvo mendigando gorriones por otros países comunistas invocando “imperiosa solidaridad revolucionaria”.

    Idiota, el idiota escupió para arriba.

  2. Mao tse es la copia china de stalin. Todos saben que china como nacion copia todo, es una fotocopiadora gigante y todos sabemos que una copia no es lo mismo que el original. Por ende concluyo que si el marxista ruso era un bruto ignorante, manipulado y mongolico ni hablar de mao. Entregarle esa enorme nacion a un animal como ese fue como entregarle una empresa a un retorcido mental y drogadicto. Ya conocen los resultados. Pobres chinos! Que distinta habria sido la historia para ellos si hubieran sido mas despiertos como los japoneses o alemanes pero llevan en la medula el gen de esclavos desechables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *