Saltar al contenido →

El Zar y su familia, declarados santos

El asesinato del último Zar de Rusia Nicolás II y de su familia por los comunistas. El Zar de Rusia Nicolás II y su familia están canonizados por la Iglesia Ortodoxa Rusa

Resultado de imagen

Nicolás II es santo de la Iglesia ortodoxa. Y con él, toda su familia, fusilada el 17 de julio de 1918 por orden del Presídium del Consejo [Sóviet] de Diputados, Obreros, Campesinos y Guardias Rojos de los Urales, una orden refrendada por el Comité Central Ejecutivo de los Consejos [Sóviets] de Diputados de Obreros, Campesinos, Guardias Rojos y Cosacos, cuyo presidente era Yacov Mijailovich Sverdlov.

Efectivamente, el Zar de Rusia Nicolás II fue canonizado el día 14 de agosto del año 2000, estableciéndose su festividad en tal día como hoy, 17 de julio, por ser aquél en el que se produjo su fusilamiento en 1918. Junto a él fueron canonizados su esposa, la Zarina Alexandra, el Zarévich Alejandro, y sus hijas, Tatiana, Olga, María y Anastasia.

“El último monarca ortodoxo ruso y los miembros de su familia se nos presentan como personas que buscaron con sinceridad encarnar en su propia vida las profesiones del Evangelio. En los sufrimientos que soportó con paciencia y resignación, la familia del zar desde su detención y su muerte como mártir en Ekaterinburgo (en los Urales), el 17 de julio de 1918, brilla la luz todopoderosa de la fe de Cristo”, explicaba en un comunicado el Concilio ortodoxo que canonizó a la entera familia. La decisión no dejó de ser problemática, hasta el punto de que el propio patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Alexis II, hubo de reconocer que “existen opiniones diferentes dentro de la Iglesia sobre el hecho de si la familia del zar debe ser incluida en la comunidad de santos”, mientras expresaba su esperanza de que la polémica no provocara un cisma. Y eso que ni siquiera era la primera vez que el Zar era canonizado, pues ya lo había sido con anterioridad en 1981, en ocasión tal por la Iglesia ortodoxa rusa en el extranjero, separada de Moscú tras la revolución de 1917. Tampoco era el primer miembro de la realeza rusa canonizado, pues antes que él ya lo habían sido Vladimir el Grande, que cristianizó Rusia en el año 988; Daniil, jefe del principado de Moscú; Dimitri Donskoi, que venció a los tártaros; y Elizaveta, hermana de la Zarina Alejandra.

Al triunfar la Revolución rusa en octubre [noviembre] de 1917, y derrocado el gobierno de Kerensky por los bolcheviques de Lenin, el Sóviet Central a cargo de Yákov Sverdlov, personaje muy cercano a Lenin, ordena el traslado del Zar, a Moscú primero, y a Ekaterimburgo -bajo control del Sóviet de los Urales- después.

Ante el avance de la Legión Checoslovaca hacia la ciudad y la eventualidad de que pudieran liberar a la familia, el 4 de julio de 1918, Filipp Isaevich Goloshchekin se persona ante Sverdlov en Moscú. Éste consulta al Sóviet Central y el 16 de julio un escuadrón de la Cheka, (la policía del régimen que daría después nombre a los temidos calabozos de tortura y exterminio en zona republicana durante nuestra Guerra Civil), al mando de Yákov Yurovski, recibe la orden del Sóviet de los Urales de liquidar a toda la familia.

En la medianoche del 17 de julio de 1918, el Zar junto a los integrantes de la familia son llevados a un sótano en la llamada Casa Ipátiev, junto a unos sirvientes, su médico y el perro del Zarevich. Se les comunica que se les va a hacer una foto. Un ingenuo Nicolás II incluso coloca al heredero en sus rodillas, la Zarina se sienta con las hijas detrás, y los sirvientes y el médico a los costados. Entonces entra Yákov Yurovski revólver en mano y con diecisiete soldados armados de fusiles. Yurovski informa al Zar de que el pueblo ruso lo ha condenado a muerte. A éste apenas le da tiempo a decir “¡¿qué?!” cuando recibe un tiro a bocajarro de Yurovski. La Zarina se incorpora, hace la señal de la cruz y es asesinada de un tiro en la boca por el mismo Yurovski. Seguidamente los fusileros realizan una descarga contra el resto de la familia. Como el Zarevich sobrevive, es rematado de dos tiros en la cabeza, una vez más por Yurovski. Una de las sirvientas que no recibió la primera descarga es perseguida por la habitación y rematada a bayonetazos, y hasta la mascota es muerta de un disparo.

Los cuerpos serán depositados en una mina abandonada. Al día siguiente Yurovski ordena su destrucción por fuego y ácido, y el traslado de los restos a la “Mina de los cuatro hermanos”, a doce kilómetros de la ciudad.

El Sóviet de los Urales emitió el siguiente comunicado: “Decisión del Presídium del Consejo de Diputados, Obreros, Campesinos y Guardias Rojos de los Urales: En vista del hecho de que bandas checoslovacas amenazan la capital roja de los Urales, Ekaterimburgo y que el verdugo coronado [sic] podía escapar al tribunal del pueblo (un complot de la Guardia Blanca para llevarse a toda la familia imperial acaba de ser descubierto), el Presídium del Comité Divisional, cumpliendo con la voluntad del pueblo, ha decidido que el ex zar Nicolás Romanov, culpable ante el pueblo de innumerables crímenes sangrientos, sea fusilado. La decisión del Presídium del Comité Divisional se llevó a cabo en la noche entre el 16 y 17 de julio”.

En cuanto a sus restos, no serán hallados hasta 1979, cosa que harán los historiadores Aleksandr Avdonin y Geli Riábov en el bosque de Koptiakí, si bien hasta el 12 de abril de 1989 no se informa del hallazgo. Abierta la tumba en 1991, se hallaron en ella nueve cuerpos, todos los asesinados menos los del Zarevich Alexis y la Gran Duquesa María, que serían encontrados, según se informó, con posterioridad, en 2007, muy cerca de donde habían sido hallados los del resto de la familia.

Desde el año 1998 los restos de la santa familia reposan en la Catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo.

Fuente: http://www.hispanidad.info/nic2.htm

Published in Contenidos encontrados en Internet

Un comentario

  1. Leon

    Uno de los crímenes mas cobardes que nos ha dejado la historia contemporánea, sin un previo juicio y contra una familia totalmente desarmada. Ni siquiera se les dijo que serian fusilados. Es tanto el sadismo que prefirieron engañarlos con la excusa de una foto. No cabe duda que estos monstruos debieron gozar ese momento. Aunque solo era el inicio luego vendría la masacre y venganza contra el mismo pueblo ruso. Lo mismo o peor hubieran hecho con Hitler si lo hubieran capturado al perder la guerra, es cosa de ver lo que paso con Mussolini. Hizo bien el führer con desaparecer de este mundo. Los bolcheviques no eran ni representaban al pueblo ruso, ellos solo eran infiltrados ajenos a la cultura y tradición eslavas que se allegaron de a poco a las tierras de Europa oriental en su mayoría judíos que se mezclaron con esos pueblos. Sabian muy bien a que iban y tuvieron éxito en su demiúrgica misión. Santos no pero si mártires el zar y su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *