El sufrimiento nos impulsa a luchar contra el demiurgo

febrero 10, 2012 por  
Almacenado en categoría Artículos

Por M. I. G. Vives

En física, si un observador observa un fenómeno, este altera su trayectoria. De igual manera, al ser expuestos públicamente los planes de la sinarquía, esta debe cambiarlos, modificarlos, demorarlos o abortarlos. Es decir, al observar esos planes y exponerlos, estamos bloqueando su materialización.

Tras ser expuestos los Protocolos de Sion ocurrió eso: se demoró su materialización, debieron modificarlos. Lo mismo con el Plan Andinia: demorado. Digamos al pasar que los famosos Protocolos del Congreso Sionista de Basilea fueron una simple puesta al día de los verdaderos Protocolos, los que fueron escritos un siglo antes, para la dictadura de la “Revolución Francesa”. Su actualización de fines del siglo XIX fueron las instrucciones para la “Revolución Rusa” de 1917. Esto fue observado por el masón Joly, quien a mediados del siglo XIX publicó parte de los Protocolos franceses.

Esto no está en el sucio y mentiroso libro de Humberto Eco, “El cementerio de Praga”. Todo sirviente y lameculos de la sinarquía recibe buen dinero. Este literatoide, con sus falsedades y sembrando confusiones, se convirtió en best-seller.

Estudien el siguiente libro, escrito por Horacio Ricciardelli, que por razones obvias fue prohibido y jamás será un best-seller sinárquico: “Los Protocolos de la Corona Británica”.

En el mundo creado por el demiurgo todo es sufrimiento, todos los seres creados sufren. El demiurgo necesita y se alimenta de todo ese dolor y sufrimiento. El hombre dormido, a través de su desesperación y sufrimientos, paulatinamente va alterando y modificando su propia evolución para adaptarse de manera continua al mundo material, tal como le place al demiurgo. No es el Azar sino la Necesidad lo que continuamente modifica y empuja la evolución ideada por el demiurgo. Pero el hombre que ha recibido la Gnosis Hiperborea, donde se hallan expuestos nada menos que los Protocolos del demiurgo-satanás, y con ella se ha despertado y transformado, ese hombre estará en condiciones de alterar o anular los planes de ese monstruo ignorante y plagiador.

El hombre que despierte con la Gnosis Auténtica, no querrá mejorar su adaptación al mundo infernal de la materia sino huir de ella lo más rapidamente posible. O tal vez la aborrecerá y tratará de destruirla a ella y a su creador hasta que no queden ni sus vestigios ni su recuerdo.

El sufrimiento y la Necesidad de los seguidores de Wotan es bien opuesto al de los robots del demiurgo. Con su abstinencia y sufrimiento, Wotan produjo definitivos cambios genéticos y cósmicos en el infierno miserable del demiurgo Jehová. Su ejemplo conducirá a sus guerreros hacia el polo opuesto, hacia el Origen.