Oro Alquímico: Fragmentos de Laurence Gardner

agosto 31, 2010 por  
Almacenado en categoría Artículos

Fragmentos del libro “Lost Secrets of the Sacred Ark”, por Laurence Gardner, Gran Bretaña, 2003.

1. Cuando discutimos los atributos del oro monoatómico y de los platinos… yo expuse sobre su futuro uso en el terreno médico, particularmente en el campo del tratamiento del cáncer. Mas especialmente, nosotros observamos los atributos anti-gravitatorios atribuidos a estas sustancias exóticas, y a sus habilidades como superconductores y de literalmente doblar el espacio-tiempo.

2. El hecho verdaderamente asombroso acerca del enigmático polvo blanco de oro y de metales del grupo platino de alto spin (spin es el estado magnético del átomo), es que eso no es realmente un descubrimiento nuevo. En la antigua Mesopotamia se lo denominaba shem-an-na, y los egipcios describieron eso como mfkzt, mientras en Alejandría, y más tarde químicos como Nicolás Flamel veneraron eso como un regalo del Paraíso, llamándolo la Piedra de los Filósofos. En todas las etapas de su historia el sagrado “polvo de proyección” fue reconocido como poseedor de extraordinarios poderes de levitación, transmutación y teleportación. Se dijo que producía una luz brillante y rayos letales, siendo al mismo tiempo la clave de una activa longevidad física.

3. Los egiptólogos comienzan a preguntarse por qué un crisol ha sido necesario dentro de un templo, mientras al mismo tiempo debaten sobre esa misteriosa sustancia llamada mfkzt (a veces pronunciada “mufkuzt”).

4. A lo largo del debate, fue aseverado que las investigaciones acerca del mfkzt fueron realizadas antes por el filólogo alemán Karl Richard Lepsius, quien descubrió la palabra “mfkzt” en Egipto, en 1845.

5. Está probado que el mfkzt fue no solo una valiosa sustancia terrestre, algunas veces clasificada como una “piedra”, sino que también fue la clave a un esquivo campo, una dimensión alternativa del estado del ser.

6. Ambos, el polvo blanco y el mfkzt, igualmente indefinibles y aparentemente ambos de gran importancia, podrían ser ellos uno solo y el mismo.

7. Philalethes afirmó que la Piedra estaba hecha de oro, y que el arte alquímico consistía en perfeccionar este proceso. Él estableció que: “Nuestra Piedra no es sino oro transformado al más alto grado de pureza y sutil fijación… Nuestro oro, no más vulgar, es el último objetivo de la naturaleza”. En otro tratado, titulado “Una breve guía al Rubí Celestial”, Philalethes afirmó: “Es llamada Piedra por virtud de su naturaleza fija; ella resiste la acción del fuego tan exitosamente como cualquier piedra. En sustancia es oro, más puro que lo más puro; es fijo e incombustible como una piedra, pero su apariencia es la de un fino polvo”.

8. El pan de polvo blanco fue percibido como un dador de vida, y eso fue en realidad fabricado desde el oro.

9. Por medio de la ingestión (como panes cónicos o por inmersión en agua) esto fue descrito como un “dador de vida” por los reyes de la Casa del Oro, abordando también la entrada al misterioso campo super-dimesional de la vida después de la muerte.

10. Fueron aparentemente dos las razones por las que el mfkzt fue reconocido como “dador de vida”. Primero, porque, como una sustancia ingerida, fue usada para activar la longevidad de los reyes. Segundo porque, después del deceso eso fue el medio de su preservación en el campo de la vida después de la muerte.

11. Después de todo esto, puede justificadamente asumirse que el mfkzt (como fue determinado en los archivos Egipcios) podría ser capaz de poseer: a) atributos anti-cancerosos y la capacidad de combatir la deformación celular a través de la reparación de las malformaciones en las cadenas de ADN; b) El potencial de estimular ciertas funciones hormonales del sistema endócrino; y c) capacidad para activar un campo físico del ser más allá de nuestra dimensión cotidiana. El polvo blanco mfkzt tiene precisamente estas tres cualidades.

12. Habiéndonos ahora embarcados sobre la senda de una sustancia mágica – la cual: 1) comienza como oro; 2) se trasmuta por medio del fuego en un polvo blanco; y 3) Puede tomar la forma de un pan; y 4) es llamada piedra – encontramos que a través de la historia son numerosas las referencias a esta.

13. Este “polvo de proyección” fue el mfkzt, el maná, el polvo blanco de oro o, en términos alquímicos, la Piedra de los Filósofos.

14. Los Diez Mandamientos fueron otra cosa. Ellos fueron copiados de los valiosos preceptos de la tradición egipcia de los israelitas. Dados en Éxodo 20, no fueron nuevos códigos de conducta inventados, sino nuevas versiones de las antiguas confesiones faraónicas contenidas en el conjuro número 125 del “Libro de los Muertos” egipcio. Por ejemplo, la confesión “Yo no maté” fue trasladada al mandamiento “No matarás”. “Yo no he robado” se volvió “no robarás”. “Yo no he mentido” se volvió “No levantarás falso testimonio”, y así sigue con los restantes.

15. Dentro del Viejo Testamento tenemos otro viejo texto de sabiduría en el libro de los Proverbios. Este está constituido por una serie de sabios dichos atribuidos al rey Salomón, y ellos bien podrían haber sido utilizados por él, pero ellos fueron egipcios en su origen. Fueron traducidos textualmente al hebreo de los escritos de un sabio egipcio llamado Amenemope, ahora guardados en el museo británico. Verso por verso del libro de los Proverbios puede ser atribuido al texto original egipcio.

16. Las arcas de diseño y estilo descritas en Éxodo fueron históricamente egipcias, no israelitas o hebreas. Un buen ejemplo de esto es el arca de Anubis descubierta en 1922 por Howard Carter en la entrada de la tumba de Tutankhamon. Los querubines del santuario dorado de Tutankhamon son similares a aquellos del arca de la alianza.

17. Volviendo al Viejo Testamento, la descripción de un capacitor eléctrico es precisamente la misma que la descripción del arca de la alianza.

18. Un arco de corriente eléctrica es precisamente el proceso usado en los laboratorios científicos de hoy para producir oro monoatómico, antiguamente llamado mfkzt o sheem-an-na: el místico polvo blanco de la piedra de fuego.

19. ¿Cuál es precisamente la condición que convierte al oro y a otros metales nobles en el impalpable polvo blanco mfkzt de la Piedra del Paraíso? ¿Y cuál fue exactamente el beneficio que obtenían al ingerirlo los antiguos reyes de la Casa de Oro en Mesopotamia, Egipto, y más tarde Judea?

20. Cuando perfectamente correlacionados, los electrones se transforman en pura luz blanca y así se vuelve imposible para los átomos individuales de la sustancia mantenerse unidos. De ese modo, ellos no pueden retener el estado metálico, y la sustancia se transforma en un polvo blanco monoatómico… Pero lo verdaderamente inusual acerca de este polvo es que a través de continuas secuencias de calentar y enfriar, su peso aumenta y cae cientos de puntos porcentuales sobre su peso óptimo, descendiendo a menos que absolutamente nada.

21. Puthoff ha establecido que, a causa que la gravedad determina el espacio-tiempo, luego el polvo blanco monoatómico tiene capacidad para doblar el espacio-tiempo.

22. En el repositorio secreto de la Cámara del Rey dentro de la gran pirámide, el primer explorador, el Califa Al-Mamun encontró como único mobiliario el cofre de granito, conteniendo no un cuerpo sino una capa de un polvo misterioso.

23. En la antigua Mesopotamia, el exótico polvo blanco de oro y metales del grupo platino fue llamado shem-an-na. En el antiguo Egipto eso fue llamado mfkzt. Hoy es reconocido como una sustancia monoatómica denominada con el término científico de ORME (Orbitally Rearranged Monatomic Element). Ahora veremos la extraordinaria historia de cómo el mfkzt fue redescubierto y subsecuentemente desarrollado en los últimos veinte años.

24. En un antiguo documento, el “Regius Manuscript” de 1399, se declara que el Primer Excelso Gran Maestro no fue Salomón, sino Nimrod, el poderoso cazador de Babilonia.

Alquimia Mineral

septiembre 25, 2009 por  
Almacenado en categoría Artículos

En la búsqueda incansable del hombre por despertar y trasmutarse, la utilización de sustancias minerales constituye la Alquimia Mineral.

La más importante de las sustancias es el oro alquímico. Ni la plata, ni el azufre, ni el cinabrio, etc. Estos últimos fueron investigados por quienes carecían del secreto del verdadero oro alquímico. Ninguna otra sustancia mineral tiene el poder del oro alquímico para producir una correcta trasmutación.

Tres etapas en el descubrimiento y confección del Oro Alquímico:

1. Antiguo Egipto
La fabricación de objetos de oro para el faraón era llevada a cabo en hornos adaptados a ese fin. Durante el proceso de fundido y fabricación siempre había residuos y restos de oro que quedaban dentro del horno. Estos restos sufrían el proceso continuo de fundido y solidificación, de enfriado y calentado, puesto que no eran retirados del horno. Con el correr del tiempo, los artesanos descubrieron pequeñas cantidades de un polvo blanco en los lugares donde había residuos acumulados. A través del proceso alternado y continuo de fundición y enfriado, el oro común se había convertido en un extraño polvo blanco.

Fieles a los impulsos de exploración y experimento propios del ser humano, a algunos artesanos se les ocurrió comerlo. Y allí ocurrió un milagro. Se hallaban ante la sustancia más poderosa del mundo para alterar la conciencia y la fisiología humana. Sus poderosos efectos permanecían por varios días en quienes los habían consumido y pasado este tiempo estas personas nunca volverían a ser como antes. Se transformaban en “dioses vivientes”. En la actualidad se han hallado varias momias que poseen este polvo blanco sobre distintas áreas de su superficie.

2. India Medieval
En el medioevo de India encontramos nuevamente la fórmula y la fabricación del oro alquímico. Llevaba años elaborarlo y era realizado a veces por familias enteras. Una vez obtenido, era ingerido periódicamente en pequeñas cantidades por algunos miembros eminentes de la familia, y luego era heredado por las generaciones siguientes para su consumo. Para obtenerlo, se envolvían cuidadosamente determinadas cantidades de oro común y se introducían en una hoguera que producía su fundición. Luego se lo enfriaba rápidamente, para volver a fundirlo a continuación, y así sucesivamente, a lo largo de muchos años, hasta obtener el preciado polvo blanco. Los alquimistas hindúes denominan “Puttah” a este procedimiento.

3. Experimentos actuales
La ciencia actual no ha podido elaborar a través de sus sofisticados medios modernos lo que los egipcios e hindúes realizaban sin problemas hace cientos y miles de años: el Oro Alquímico Verdadero. David Hudson descubrió que el oro común, que posee dos átomos, se transforma en un polvo blanco de extraordinarias características físicas si se lo priva de uno de ellos. El oro trasnformado en polvo blanco alquímico sería un oro monoatómico. David Hudson construyó un laboratorio especial y logró fabricarlo, aunque hasta hoy no ha podido eliminar del polvo blanco una cierta toxicidad. El oro común es tóxico, pero el oro monoatómico, si está bien elaborado, no lo es. David Hudson está dedicado en la actualidad a lograr el oro blanco alquímico sin ningún grado de toxicidad. Por supuesto que a partir de los descubrimientos de David Hudson han surgido miles de timadores y farsantes que pretenden poseer el oro alquímico verdadero y hasta lo venden por correo.