Saltar al contenido →

La hiena circuncisa Henry Kissinger siente terror frente al glorioso imperio de los persas

Kissinger advierte que la destrucción del Estado Islámico podría llevar a un “imperio iraní radical”

El exdiplomático reflexionó sobre qué consecuencias podría tener la aniquilación de los terroristas en la región de Oriente Medio.

El exdiplomático estadounidense Henry Kissinger ha asegurado que en el caso de la eliminación de los terroristas del Estado Islámico (EI), Irán podría ocupar el territorio liberado y de esa manera llevar a la creación del nuevo imperio. Así lo afirmó en su artículo en el portal CapX el político de 94 años, quien ocupó el cargo de secretario de Estado de EE.UU. durante el mandato de Richard Nixon.

Kissinger aseveró que “la mayoría de las potencias” de Oriente Medio, “incluyendo a la chiita Irán y los principales Estados sunitas […] están de acuerdo en la necesidad de destruir” a los terroristas del EI. “¿Pero qué entidad heredará su territorio? ¿Será una coalición de sunitas o una esfera de influencia dominada por Irán?”, se preguntó el político. Luego Kissinger trató de buscar las respuestas a estas incógnitas, aunque aseguró que la respuesta es elusiva “porque Rusia y los países de la OTAN apoyan a facciones contrarias”.

“Si el territorio del EI resulta ocupado por la Guardia Revolucionaria de Irán o fuerzas chiitas entrenadas y dirigidas por la misma, el resultado podría ser un cinturón territorial extendido desde Teherán hasta Beirut, lo que podría marcar la aparición de un imperio radical iraní”, aseguró.

Asimismo, el exdiplomático destacó que en los conflictos en la región de Oriente Medio es peligroso “tomar partido”. “El proverbio tradicional que reza que un enemigo de tu enemigo puede considerarse tu amigo ya no es aplicable. En el Oriente Medio contemporáneo, un enemigo de tu enemigo puede ser también tu enemigo”, destacó Kissinger.

EE.UU. y China, obligados a cambiar su manera de pensar

En lo que se refiere a otras regiones del mundo y los futuros líderes de la arena internacional, Kissinger afirmó que China y EE.UU. “serán los dos países más relevantes del mundo, tanto económica como geopolíticamente, y que se verán obligados a realizar adaptaciones sin precedentes en su manera tradicional de pensar”.

“Ambos países se creen excepcionales, aunque de dos maneras fundamentalmente diferentes. EE.UU. ve la propagación de sus valores y sistemas en otros países como parte de su misión. China, históricamente actuó bajo la premisa de que la majestuosidad de su desempeño motivaría a otros países en una jerarquía basada en el respeto”, explicó Kissinger y destacó que tanto para EE.UU. y China, así como para el resto del mundo, la coevolución de Washington y Pekín es “la experiencia determinante” del período actual.

El papel de Europa en el nuevo mundo

Además, el exsecretario de Estado de EE.UU. se preguntó qué papel desempeñará Europa en una palestra internacional modificada: si va a ser “una parte del mundo atlántico” o “una entidad que se redefinirá e independientemente se adaptará a las fluctuaciones que la rodean”. En ese sentido, el futuro de Europa y de todo el mundo, según Kissinger, dependerá de cómo estarán sincronizados dos conceptos, el transatlántico y el de la Ruta de la Seda.

Fuente: Actualidad.rt.com

Published in Artículos

3 Comments

  1. Edwin

    Sobre el tema del despertar y la liberación espiritual, quiero agregar un texto de Gustav Meyrink: El Rostro Verde.

    “Vive donde ningún ser vivo puede vivir: en el muro de la última farola”. Esta frase perteneciente a la novela “El Golem” posee un significado de leitmotiv. Al fin y al cabo, el mismo Meyrink se situaba en un espacio espiritual que a la mayoría de las personas les parece inaccesible. Se caen igual que Athanasius Pernath en cuanto se deslizan por delante de aquella “habitación sin ventana”, porque la cuerda existencial a la que se aferran se rompe. No consiguen conciliar las distintas categorías del Ser, no consiguen convertirse en “un ser vivo aquí abajo y en el más allá”. Con esto tocamos el segundo motivo de Meyrink, sobre el cual se basa la obra de su vida…
    “Si realmente quiere que su destino vaya al galope, debe invocar el núcleo mismo de su ser, ese núcleo sin el cual sería un cadáver, e incluso ni siquiera eso, y ordenarle que le lleve a la gran meta por el camino más corto. Esto es una advertencia al mismo tiempo que un consejo, ya que es lo único que el hombre debería hacer, así como el mayor sacrificio que pueda ofrecer. Esta meta es la única digna de esfuerzo, aunque ahora no lo vea. Usted se verá empujado sin piedad, sin pausa, a través de las enfermedades, los sufrimientos, la muerte y el sueño, a través de los honores, las riquezas y la alegría, siempre hacia adelante, a través de todo, como un caballo que arrastra un carro a velocidad vertiginosa, con toda su fuerza, sobre los campos y las piedras. Eso es lo que yo llamo clamar a Dios. ¡Tiene que ser como hacer un voto en presencia de un oído atento!”. De malograrse la llamada, de “no dar en el blanco con la flecha”, (quedar en desventaja estratégica según Luis Felipe Moyano) la confusión mental enmaraña a los buscadores, y las oscuras fuerzas de Usebepu entran en posesión de sus víctimas. Con los diversos personajes del grupo de místicos holandeses, Meyrink ilustra varios caminos posibles, caminos adecuados y caminos erróneos. Detrás de todo se halla Chidher el Verde, el “árbol” cabalístico de la chisidim, revelando su misterio: “El amor efímero es un amor fantasmal. Cuando veo brotar en la Tierra un amor que se eleva por encima de lo fantasmal, extiendo sobre él mis manos como unas ramas protectoras, para preservarlo de la muerte, porque no solo soy el fantasma del rostro verde, también soy Chidher, el árbol eternamente reverdecido”. Hauberrisser y Eva alcanzan la meta del “matrimonio sagrado”, igual que lo hacen en el “Golem” Athanasius Pernath y Miriam. Es en el “Rostro Verde” donde, de manera muy poco velada, Meyrink expone el camino de evolución gradual que va desde el estado tridimensional de la mera existencia hasta ese estado psíquico límite, multidimensional, del “estar despierto”.

  2. C. Carnevale

    Su rostro subhumano perverso dice todo. Es uno de los sheidim. Por sus rostros y narices los conocereis.

  3. Edwin

    Otra cosa, quiero agregar aquí el fragmento del Evangelio de Judas, es lo que más se acerca a la Gnosis Primordial. https://youtu.be/W6H-pkD8tvA

Los comentarios están cerrados.