Saltar al contenido →

Etiqueta: cristianismo

4. José María Herrou Aragón habla sobre Ideologías y Política Mundial

José María profundiza lo expresado en el video «José María Herrou Aragón habla contra la sinarquía internacional». Esta vez aborda temas como marxismo, capitalismo, peronismo, gobierno mundial, sinarquía internacional, sociedad teosófica, masonería, cristiansmo.

Comentarios cerrados

Para leer en Navidad: fragmentos del libro «La conspiración de Cristo», de Acharya S

 

1) En Asia Menor la gente fue perseguida por orden del emperador cristiano Constantino… “los ritos del bautismo fueron conferidos a mujeres y niños que, para ese fin, habían sido arrancados de los brazos de sus amigos y padres; las bocas de los comulgantes se mantenían abiertas por un mecanismo de madera, mientras la ostia consagrada era introducida a la fuerza por sus gargantas; los pechos de las jóvenes vírgenes eran quemados con cáscaras de huevo al rojo, o bien comprimidas inhumanamente entre tablas cortantes y pesadas”… Se produjeron persecuciones en el nombre de Jesucristo contra los paganos en casi todas las partes del mundo entonces conocido. Incluso entre los noruegos se desenvainó la espada cristiana. Se mantuvieron firmes en las creencias de sus antepasados, y gran número de ellos murieron como verdaderos mártires de su fe. Después de sufrir los más crueles tormentos por parte de sus perseguidores. Fue por mera coacción que los noruegos adoptaron el cristianismo. El reino de Olaf Tryggvason, un rey cristiano de Noruega, estuvo de hecho totalmente dedicado a la propagación de la nueva fe, por los medios más repulsivos para la humanidad. Los que la repudiaban fueron torturados hasta la muerte con ferocidad maníaca y sus bienes fueron confiscados. Estas son algunas de las razones por las que el cristianismo prosperó.

2) Estos métodos de “conversión” de los católicos contra hombres, mujeres y niños, cristianos y paganos por igual, incluían la hoguera, la horca y torturas de todo tipo, usando las herramientas descritas en Cuatro Macabeos. Mujeres y niñas con atizadores al rojo y objetos cortantes en sus vaginas, a menudo después de que los sacerdotes las hubieran violado. Hombres y chicos con sus penes y testículos machacados, arrancados o cortados. Ambos géneros y gente de todas las edades con sus pieles arrancadas con tenazas calientes y sus lenguas desgarradas, y sometidos a maquinarias diabólicas diseñadas para las partes más débiles del cuerpo, como rodillas, tobillos, codos y yemas de los dedos, que eran partidas. Sus piernas y brazos rotas con almádenas y, si quedaba algo de ellos, eran colgados o quemados vivos. Posiblemente no podría imaginarse nada mas malvado, y de este mal absoluto vino la “rápida difusión del cristianismo”.

3) En gran medida este legado despreciable y este crimen contra la humanidad permanece sin vengar y sus principales criminales sin castigo, no solo manteniéndose intactos sino recibiendo inexplicablemente el apoyo perpetuo y acrítico de cientos de millones, incluyendo a gente ilustrada, como doctores, abogados, científicos, etc. Esta aquiescencia es el resultado de siglos de destrucción y degradación de las culturas de sus antepasados, que los desmoralizó y desgajó de su espiritualidad y herencia para aniquilar estas culturas, los conspiradores cristianos también destruyeron incontables libros y mucho conocimiento, apreciado el analfabetismo e ignorancia subsiguientes que ayudaron a permitir la difusión del cristianismo.

4) El debate sobre si Jesucristo es o no un personaje histórico puede no ser muy visible en publicaciones que se encuentran en las librerías populares… En realidad, es dicha duda, que ha existido desde el comienzo de la era cristiana, la que ha llevado a muchos buscadores de la verdad a lo largo de los siglos a estudiar en profundidad este importante asunto desde una perspectiva independiente y a producir un volumen impresionante de literatura que, aunque ha sido ocultada, suprimida o ignorada, sin embargo ha demostrado de forma lógica e inteligente que Jesucristo es un personaje mitológico en la misma línea que los dioses de Egipto, Inglaterra, Grecia, la India, Fenicia, Roma, Sumeria y demás sitios, entidades actualmente reconocidas por los principales estudiosos y por las masas como mitos más que como figuras históricas. Ahondando con profundidad en todos estos trabajos, uno descubre evidencias de que el personaje de Jesús está en realidad basado en estos mitos y héroes mucho más antiguos. En otras palabras, ha sido demostrado continuamente a lo largo de los siglos que la historia de Jesucristo fue inventada.

5) …Han mantenido que detrás de los cuentos fabulosos de los Evangelios había un Jesucristo histórico en algún lugar, una opinión normalmente basada en el hecho de que esto se cree comúnmente, y no porque sus defensores hayan estudiado el asunto ni visto evidencias claras a ese respecto. Este “meme” o programación mental de un Jesús histórico ha sido introducido machaconamente en las cabezas de miles de millones de personas durante casi dos mil años, de forma que es asumido a priori por muchos, incluyendo “estudiosos” que han empleado un sistema de hipótesis claramente especulativas que penden de hilos muy finos respecto a la “vida de Jesús”.

6) …La realidad es que, además de la enorme cantidad de derramamientos de sangre que acompañaron a su fundación, la historia del cristianismo está llena de falsificaciones y fraudes. Tan desenfrenada es esta falsedad y trapacería que cualquier investigador serio debe inmediatamente empezar a cuestionarse la propia historia. En verdad, la historia cristiana siempre ha sido tan difícil de tragar como los mitos y fábulas de otras culturas…

7) En efecto, la historia de Jesús presentada en los Evangelios es una masa de imposibilidades y contradicciones, y ha sido tan difícil de creer, que incluso el fanático “doctor” y santo cristiano Agustín (354-430) admitió que “no creería en la verdad de los Evangelios si la autoridad de la Iglesia Católica no me obligara a hacerlo”.

8) Es una creencia común que el pueblo hebreo, empezando por Moisés, era monoteísta, cuyo único Dios, Yahvé, era el único dios verdadero, revelado exclusivamente a los profetas hebreos.  Estos originales monoteístas, se cree, eran superiores y tenían derecho a destruir las culturas politeístas que los rodeaban matando a sus pueblos y robando sus ciudades, botines, y vírgenes, que es lo que se cuenta en todo el antiguo testamento que hacían los “elegidos de Dios”. Este escenario de monoteístas frente a politeístas es la percepción común, pero es incorrecta, pues los hebreos llegaron tarde a la idea del monoteísmo y ellos mismos eran originalmente politeístas. En realidad, los hebreos no fueron de ningún modo los inventores del concepto de monoteísmo, pues los egipcios, por ejemplo, tenían al Dios Único al menos mil años antes del supuesto tiempo de Moisés, según la datación ortodoxa.

9) Este monoteísmo final y muy tardíamente evolucionado es una revelación divina tardía para los judíos, no un invento nuevo de ellos; fue precedido en mil años por Amenhotep y Tutankamon en Egipto: ni siquiera ellos fueron pioneros. Hemos visto el reconocimiento (católico) de que la religión zoroastriana de Mitra era “un monoteísmo revelado divinamente”. El monoteísmo de la religión persa del zoroastrismo, de hecho, es virtualmente idéntico al del judaísmo, o yahveísmo, que es, en parte, un vástago del zoroastrismo.

10) …la leyenda de Jesús es casi idéntica a la historia de Krishna, por ejemplo, incluso en detalles, siendo el mito indio mucho más antiguo, al menos del año 1400 a.C. incluso se puede atribuir más antigüedad al bien trenzado mito de Horus en Egipto, que también es prácticamente idéntico a la versión cristiana, pero que la precede en miles de años.

11) Así, encontramos las mismas historias alrededor del mundo sobre una diversidad de hombres divinos e hijos de dios, algunos de los cuales también nacieron de vírgenes o eran de origen divino; nacieron el o cerca del 25 de diciembre en una cueva o bajo tierra; fueron bautizados; hicieron milagros y maravillas; fueron muy morales, compasivos, trabajaron por la humanidad y curaron a los enfermos; fueron la base de la salvación del espíritu y/o fueron llamados “Salvador, Redentor, Libertador”; tuvieron Eucaristías; vencieron a la oscuridad; fueron colgados en árboles o crucificados; y resucitaron y volvieron al cielo, de donde habían venido.

12) A las masas cristianas, por supuesto, se les ha enseñado repetidamente a rechazar todas las formas de “astrología” u “observación de las estrellas” como el “trabajo del Diablo”, y se muestran una serie de textos bíblicos para afirmar que la astrología es un “mal” que debe evitarse a toda costa. Esta animosidad hacia el estudio de los cuerpos celestes y sus interrelaciones es en realidad propaganda diseñada para impedir que la gente descubra la verdad sobre la Biblia, que es la que está cargada de imaginería astrológica, como evidencia el hecho de que los dioses hebreos fueran en gran parte cuerpos celestes.

13) Si un hombre siguiera hoy en día, las enseñanzas del Antiguo Testamento, sería un criminal. Si siguiera estrictamente las enseñanzas del Nuevo, sería un loco.

14) La escalera de Jacob con los 72 ángeles ascendiendo y descendiendo representa a los 72 decanatos, o porciones del zodíaco de cinco grados cada una. La misma historia de la escalera se encuentra en la mitología india y mitraica…

15) Es evidente que las tribulaciones apocalípticas de Daniel y las descritas en el nuevo testamento han sido tomadas de la literatura de los zoroastrianos… En particular la así llamada profecía de Daniel 9, 24-27, sobre la “venida de un ungido”, ha sido interpretada fervientemente como referida a la llegada de Jesús. Sin embargo, en el siguiente párrafo, Daniel revela a quién se está refiriendo realmente, el rey Ciro. A Ciro, de hecho, se le llama el Cristo del Señor, como en Isaías 45, 1: “Así dice el Señor a su Cristo, a Ciro…”

16) La Biblia es nada más que la mayor historia astrológica y astronómica jamás contada. Es pura astrología, basada en el zodíaco.

17) …la Biblia judeocristiana fue escrita por una serie de manos, editada numerosas veces y contiene errores e inexactitudes incontables. Es una repetición de antiguas leyendas y mitos y no es, por lo tanto, la “infalible Palabra de Dios”.

18) Tal es la “verdad revelada” de la Biblia: mitología de otras razas, cuya base es cosmológica. La cosmología o mito celestial se ha ocultado en realidad a las masas durante muchos siglos con el fin de enriquecer y hacer más poderosa a la elite gobernante.

19) Como otros personajes y relatos principales bíblicos, la fábula de Adán, Eva y el Jardín del Edén se basa en versiones mucho más antiguas encontradas en numerosas culturas por todo el mundo. La versión hindú de la primera pareja era de Adima y Heva, cientos, si es que no miles de años antes de la versión hebrea, como ha sido firmemente indicado por hindúes a los misioneros cristianos durante siglos…

20) En las versiones sumeria y babilonia del mito del Jardín del Edén, del que deriva el hebreo, la Gran Diosa creó a la pareja original, ambos con igual importancia. Cuando el ferviente patriarcado asumió la historia, la cambió para hacer a la mujer no solo inferior, sino también culpable de la caída de toda la humanidad.

21) En las escrituras caldeas, de donde se plagiaron en gran medida los escritos Israelitas, se le llama “Adami”, y en los babilonios es “Adamu”. Como en la versión hebrea, al Adamu sumerio-babilonio le advertían los dioses que no comiera la fruta de la inmortalidad, de forma que no fuese “como un dios”. Adán es también “adamah”, que significa “arcilla sangrienta”, que se refiere a la sangre menstrual.

22) El título bíblico de Eva de “Madre de todo lo viviente”, era una traducción del título de Kali Ma Jaganmata. También se la conocía en la India como Jiva o Ieva, la Creadora de todas las formas manifestadas.

23) Quizá no encontremos en la historia ninguna doctrina que haya sido más perniciosa que la del pecado original. Ahora está desmoralizando a los británicos. Provocó todos los sacrificios humanos en los tiempos antiguos. Y realmente convirtió a los judíos en una nación de caníbales como lord Kingsborough ha demostrado que eran. Como muchos aspectos del cristianismo, la noción del pecado original no era original: “Los indios no son ajenos a la doctrina del pecado original. Es su creencia invariable que el hombre es un ser caído, admitida por ellos desde tiempo inmemorial”.

24) La “matanza de los niños” es también otra parte del mito estándar… “los inocentes fueron asesinados en los mitos de Sargón, Nimrod, Moisés, Jasón, Krishna, Mordred, así como en el de Jesús”. También se les asesina en las historias de Edipo, Perseo, Rómulo y Remo y Zeus.

25) La huída de la madre virgen con su bebé es simplemente la misma vieja historia, una y otra vez… Este mito casi universal lo añadieron a la historia ficticia de Jesús sus autores ficticios, que le han hecho escapar en su infancia del tirano reinante con la buena suerte habitual.

26) Entrar montado en un asno en “Jerusalén”, “la Ciudad de la Paz”, o la “Ciudad Santa”, ocurre en la mitología Egipcia, al menos dos mil años antes de la era cristiana. El asno es el animal totémico de Seth, que lo monta para entrar en la ciudad triunfante.

27) La siguiente pasión no es la historia de Jesús sino la de Baal o Bel de Babilonia/Fenicia, según se revela en una tablilla de cuatro mil años de antigüedad que se encuentra en el museo británico: Baal es hecho prisionero. Se le juzga en un tribunal de justicia. Es torturado y ridiculizado por la chusma. Se le lleva al monte. Baal es capturado junto a otros dos prisioneros, uno de los cuales es liberado. Después de ser sacrificado en el monte, el populacho crea alborotos. Le quitan sus ropas. Baal desaparece en una tumba. Le van a buscar mujeres que se lamentan. Resucita, apareciendo ante sus seguidores después de que se haya retirado la piedra de la tumba.

28) Además, es obvio que una serie de los datos concretos de la pasión cristiana se han tomado del libro de los Salmos (22; 69, 21), que a su vez se basa en tradiciones más antiguas, pues Salmos en realidad representa una reelaboración de los dichos Cananeos/Egipcios. La representación de la pasión es en realidad un instrumento muy antiguo usado en muchas religiones mistéricas. Originalmente celestial, como se señaló, no es de ningún modo un suceso histórico, excepto porque ocurrió miles de veces por todo el mundo antiguo.

29) Salomón y otros israelitas adoraban a Moloch/Molech/Melek/Milcom/Melchom… Moloch era un dios de los amonitas, también adorado entre los israelitas. Salomón le construyó un templo en el Monte de los Olivos, y se le ofrecieron sacrificios humanos. El sacrificio a Moloch/Molech era mediante el fuego, y cuando los “hijos de Judá” incineraban así a sus hijos (Jr 7, 31), se tocaban tambores e instrumentos para ahogar así sus gritos… Durante un tiempo Molech se identificó con Yahvé… El bautismo de Molech o Melchom era también mediante el fuego, y esta es la razón por la que se dijo de Cristo, como sumo sacerdote de la Orden de Melquisedec, que bautizaría con fuego… Por ello, cuando se hace mención a la Orden en la Biblia, sirve como referencia a estos ritos, cuyos practicantes se consideran los “verdaderos” sacerdotes. En efecto, la ofrenda a Molech todavía hoy se permite en el Talmud, aunque se discute si se debe o no hacer pasar a los niños a través del fuego.

30) Los famosos Diez Mandamientos son simplemente una repetición del Código de Hammurabi babilónico y los Vedas hindúes, entre otros… La “Ley de Moisés” está basada en las antiguas leyes egipcias…; Esto lo prueba concluyentemente la estela o “Código de Hammurabi”. Moisés vivió mil años después de que se grabara esta piedra… Las tablas de piedra de la Ley supuestamente dadas a moisés fueron copiadas del dios cananeo Baal-Berith, “Dios de la Alianza”. Sus Diez Mandamientos eran similares a los mandamientos del decálogo budista. En el mundo antiguo, las leyes generalmente procedían de una deidad en la cima de una montaña. Zoroastro recibió las tablas de la ley de Ahura Mazda en la cumbre de una montaña.

31) Mucho se ha dicho del gran “Templo de Salomón”, pero, como se señaló, este magnífico templo y todo el imperio de Salomón nunca fueron encontrados por los historiadores antiguos, ni Alejandro Magno les prestó atención. Además, incluso si hubiera existido, el templo que se esboza en la Biblia no sería impresionante, especialmente comparado con los monumentos de otras culturas de la época. La literatura de los jainas cuenta esta misma historia de su Salomón. Proverbios 22, 17-23, 11 es una traducción casi palabra por palabra del libro egipcio La Sabiduría de Amenemope, escrito alrededor del año 1000 a.C. En realidad, ha habido numerosos templos o montes de Salomón, encontrados abundantemente en la India y Persia, bajo una variedad de nombres, como Soleiman, Soolimana, Suleiman, Sulimon, o Solumi. De hecho, como se dijo, toda la historia de Salomón puede encontrarse en la India, al igual que la del Génesis y la de David, entre otras.

32) Uno de dichos ritos, muy difundido, relacionado con el sexo es la circuncisión, si bien es antisexual. Aunque normalmente se cree que es una costumbre judía, la circuncisión se remonta al menos al 2300 a.C. en Egipto y también se encuentra en otras partes de África, así como en Fiji, Samoa, Asiria, Fenicia, México y Sudamérica, antes de la introducción del judaísmo y/o la cristiandad. En Egipto, solo los sacerdotes eran circuncidados, pero Israel era una “nación sacerdotal”, de forma que se circuncidaban todos los varones.

33) El mismo Salomón encarnaba al dios fálico Baal Rimmon, “Señor del Granado”…

34) Además, mientras que sus moradores pretendían ser célibes, los conventos cristianos se convirtieron en prostíbulos que daban servicio a monjes, entre otros. De hecho, era una práctica aparentemente común para los bebés comprometedores de los monjes ser arrojados a estanques cerca de los conventos o enterrados en los sótanos…

35) Lutero habla de una charca de peces en Roma, situada cerca de un convento de monjas, que, tras ser limpiada por orden del Papa Gregorio, descubrió, en el fondo, unas seis mil calaveras de recién nacidos; y de un convento en Neimburg, en Austria, en cuyo sótano se encontraron las mismas reliquias producto del celibato y la castidad.

36) Santo Tomás de Aquino dijo: “Expulsad a las prostitutas del mundo, y lo llenareis de sodomía”.

37) El relato del Antiguo Testamento sobre la naturaleza de Dios, su finalidad y las actividades en nombre de su Pueblo Elegido queda reducido a “un largo y doloroso registro de guerra, corrupción, rapiña y codicia”… Pero el cristianismo nunca fue una religión pacifista… El cristianismo todo masculino, se difundió mediante la violencia.

38) Parece que la historia de las “tribus perdidas” fue creada por los de Judea para explicar por qué los habitantes del reino del norte, aunque “judíos”, tenían una interpretación muy diferente de la Ley mosaica y adoraban a la manera de los habitantes “paganos” originales.

39) La hermandad zadokita consideraba por tanto a Melquisedec, o el “justo Molech”, como a Él o dios. Molech, como se señaló, es la deidad voraz a la que los Israelitas sacrificaban sus hijos quemándolos, tocando tambores e instrumentos para silenciar los gritos.

40) Además, como típico intento sacerdotal de dominar el mundo y obtener control total sobre la gente, los zadoquitas estaban bien instruidos para dar una apariencia de “monoteísmo” de forma que pudieran afirmar que eran “los Elegidos” y guardar las llaves del “Dios Único Celoso Envidioso”, el dios de la guerra usado para incitar a los soldados zelotes. Pero, una vez más, según Ezequiel, había una “sala secreta detrás del agujero en el muro” que tanto enfadó al Dios Celoso y donde los antepasados sin duda estaban enfrascados en los misterios de “Molech el justo”, o Melquisedec.

41) Como se refleja en la Biblia, los israelitas, particularmente las tribus de Judá y Leví, se consideraban a sí mismos el pueblo elegido de Dios y los líderes espirituales de la humanidad (Dt 7, 6). Eran una “nación sacerdotal” que había determinado que las demás naciones servirían a Israel o bien perecerían totalmente (Is 60, 10-12). Los israelitas afirmaban que tenían el derecho a matar a los hombres de las naciones enemigas “pero las mujeres, los niños, el ganado, cuanto botín hubiere… guardarás para ti” (Dt 20, 13-14). De hecho, a lo largo del Antiguo Testamento el dios de Israel repetidamente ordenaba a “su pueblo” a exterminar a otras culturas y cometer genocidios. Los israelitas también sostenían en que tenían derecho a prestar dinero con interés a los “extranjeros”, pero no podían hacerlo con sus “hermanos” (Dt 23, 19-29).

42) …El Manuscrito de la Guerra, un texto evidentemente de Judea, llama a la destrucción de los “Kittim”, o “hijos de Japeto”, es decir, los arios, en este caso los romanos.

43) El imperialismo judío vendría, por tanto, cuando el redentor esperado destruyera a los enemigos y diera su botín a Israel. Como dice Larson: “Este Mesías juzgará a los gentiles y se convertirán en esclavos de Judá…”

44) Igual que se creó a Moisés para dar autoridad divina a “su pueblo” y convertirlo en el elegido de Dios, fue inventado Jesús para demostrar que el Señor había enviado en verdad a sus elegidos su redentor largo tiempo esperado, como parte del nuevo pacto… Como dice Higgins: “Siempre ha sido el objetivo de Jesús abrir la religión judía al mundo entero”. Pues, como se dice en Juan 4, 22: “La salvación viene de los judíos”.

45) Los terapeutas de Egipto, de quienes descienden las hordas vagabundas de los judíos y gitanos, habían descubierto por qué medios podía engatusarse a la humanidad.

46) Al crear su mito, los conspiradores hebreos/israelitas cogieron a un Baal más, Baal Jehosué, el Salvador, y lo carnalizaron de nuevo.

47) En el Talmud, los samaritanos son agrupados junto con los saduceos, “los seguidores de Jesús” y otros “gentiles”. En realidad, la palabra “saduceos” del código talmúdico se refiere a los gentiles.

48) El cristianismo no fue creado por un dios que vino a la Tierra hace dos mil años sino que es una colcha fabricada con parches de motivos antiguos encontrados en muchas partes del mundo, eones antes de la era cristiana y que se difundió principalmente a través del fraude, el fanatismo y la fuerza, como una ideología inventada deliberadamente.

49) En la masonería se preservaron muchas de las ceremonias de los druidas en su estado original, al menos sin ninguna parodia.

50) Los judíos sin embargo conservaron la costumbre del sacrificio humano, para ocasiones especiales.

51) Tras siglos de asesinar a millones por todo el globo y robar sus riquezas, la Iglesia Católica se hizo más refinada en su política de extorsión, enviando a sus misioneros financieros, los jesuitas. Los jesuitas son los proselitistas más efectivos del catolicismo por todo el mundo, envidiados por siglos por las otras órdenes por su habilidad para adquirir grandes fortunas y propiedades.

52) Al crear su religión de Estado, los conspiradores cristianos no solo fundaron la mayor falsificación del mundo, sino que también entraron en una censura violenta que silenció a millones de voces disidentes mediante el asesinato y la destrucción de libros, templos, estatuas, inscripciones y otras trazas de las culturas previas, llevando finalmente a una tremenda ignorancia y al virtual analfabetismo del mundo occidental.

53) Siempre era importante para las autoridades religiosas controlar la literatura, y obtener el derecho legal a destruir libros que contradijeran sus propias enseñanzas. Poca gente fue tan asidua en esta conducta como los cristianos. Entre los siglos III a VI, bibliotecas enteras fueron quemadas, escuelas y universidades destruidas y libros de ciudadanos confiscados a lo largo del mundo romano, con el pretexto de defender a la Iglesia contra el paganismo. Bajo los primeros emperadores cristianos, la gente era acusada fraudulentamente por los investigadores eclesiásticos que colocaban “libros mágicos” en sus casas, y después confiscaban legalmente todas sus posesiones.

54) Tras el concilio de Nicea, por orden del asesino Constantino, los cristianos pusieron más énfasis en la censura, llevando a la orgía de siglos de duración que arrasó millones de textos. Uno de los mayores crímenes de la historia humana fue la destrucción en el año 391 de la Biblioteca de Alejandría perpetrada por fanáticos cristianos bajo Teófilo, dispuestos a ocultar la verdad sobre su religión y su supuesto fundador. Debido a esta villanía, hemos perdido información inestimable sobre el verdadero estado del mundo antiguo, habiendo causado dicha destrucción un retroceso en la civilización de al menos mil años.

55) Donde los cristianos no destruyeron los trabajos de los autores antiguos, los corrompieron y mutilaron.

56) Además de esta odiosa conducta cristiana estaba la Inquisición, el período más espantoso de toda la historia humana, en la que millones fueron torturados y asesinados a lo largo de siglos de forma que ellos y sus descendientes aceptaran los dogmas de la Iglesia Católica. Durante estos muchos siglos, no se permitió florecer a ningún disidente y pocos consiguieron vivir. Cualquiera que se atreviera a cuestionar los cuentos que ahora eran obligatorios – en otras palabras, toda la gente honesta – eran obligados a convertirse o morir.

57) Estos testamentos fueron escritos y/o interpolados con el fin expreso de: 1º elevar a los semitas por encima de los otros “hijos de Noé”; 2º unir a las tribus de Leví y Judá como gobernantes sobre los otros israelitas y sobre los gentiles.

58) La confusión y lucha sobre la vida y doctrina de Cristo dentro de la Iglesia han existido porque los plagiadores cristianos a lo largo de siglos estuvieron intentando amalgamar y fundir prácticamente cada mito, fábula, leyenda, doctrina o pedazo de sabiduría que podían hurtar de las innumerables religiones de misterios y de filosofías diferentes que existían en la época. Al hacerlo, falsificaron, interpolaron, mutilaron, cambiaron y reescribieron estos textos durante siglos.

59) En realidad, la antigüedad y sofisticación de Egipto son profundos y, como se ha visto, la cultura egipcia fue muy influyente en la creación del judaísmo y el cristianismo, los cuales carnalizaron e historizaron gran parte del mito y ritual en sus escrituras. En efecto, muchos eruditos han insistido en que la Biblia es enteramente egipcia.

60) En los rollos de papiro de cinco mil a diez mil años de antigüedad podemos encontrar la historia completa de un Jesús Egipcio resucitando de entre los muertos… Que había resucitado a los muertos y curado a los inválidos, cojos, ciegos, paralíticos, leprosos y todos los enfermos, que había devuelto el habla a los mudos, exorcizado los demonios de los poseídos, dispersado a sus enemigos con una palabra o mirada, luchado con su adversario Satán, superado toda tentación y realizado las obras de su Padre celestial hasta el final victorioso.

61) Hay aspectos del brahmanismo en realidad similares a los del zoroastrismo ario, así como a la religión egipcia… El brahmanismo fanático fue tan ruin como el catolicismo durante la inquisición, y los inquisidores católicos tomaron su jerarquía y métodos de tortura de los brahmanes.

62) En realidad, la historia del Evangelio de Jesús no es un retrato factual de un “maestro” histórico que estuvo en la tierra hace dos mil años, sino un mito construido sobre otros mitos y hombres divinos, que a su vez eran personificaciones del mito y ritual solar ubicuo encontrados en incontables culturas por todo el mundo miles de años antes de la era cristiana. Como tal, la historia sirvió para amalgamar las numerosas religiones, cultos y sectas del Imperio Romano y más allá, para crear una religión de Estado que fue promulgada mediante la falsificación, el fraude y  la fuerza.

63) Si el 99% de esta historia se basa en los mitos y solo el 1% en alguna “historia”, ¿Qué está admirando y adorando la gente?

64) Muchos cristianos denuncian el paganismo como una falsa religión. Si esto es correcto, entonces el cristianismo es también falso, pues es de origen pagano, y si uno no es verdad, tampoco lo es el otro.

65) El Cristo es un maniquí popular que nunca vivió, y un maniquí de origen pagano; un maniquí que una vez fue el Carnero y después el Pez. Un maniquí que en forma humana fue el retrato e imagen de una docena de dioses diferentes.

66) Habiendo alcanzado el fraude y la falsificación sagrada su triunfo inicial por la fe, la “Verdad de Cristo” debe ser mantenida ahora y obligada a la humanidad mediante una serie milenaria de leyes clericales brutalmente sangrientas de dolores y castigos, confiscaciones, inhabilitaciones civiles, torturas y muerte en tormento, fuego y espada, que constituyen el capítulo más repugnante de la historia humana: ¡La historia de la Iglesia!

67) Uno de los aspectos más desafortunados de la historización de esta “historia más vieja jamás vendida” fue que un grupo étnico en particular, y solo ese, se convirtió en el más importante por encima de todos los demás por ser “el pueblo elegido de Dios”, la “nación sacerdotal” y los maestros espirituales de la humanidad.

68) Además, no poca gente se ha preguntado por qué estas historias idénticas encontradas fuera de la Biblia y que giran alrededor de personajes “gentiles” o paganos son “mitos”, mientras que los relatos bíblicos contados sobre hebreos y judíos son “historia”.

69) Hemos repudiado las mitologías griega y romana con desdén ¿Por qué, entonces, admitimos con respeto la mitología de los judíos? ¿Deberían impresionarnos más los milagros de Jehová que los de Júpiter?… Tengo mucho más respeto por el griego Júpiter que por el Dios de Moisés; pues si da algunos ejemplos que no son de la más pura moralidad, al menos no baña su altar con chorros de sangre humana.

70) Esta propaganda ha sido parte de la conspiración para hacer aparecer a los antiguos como si ellos fueran realmente el populacho oscuro y estúpido que estaba necesitado de la “luz de Jesús”.

71) Una historia tal como la que nos cuentan los Evangelios no merece el respeto de los hombres; es, repetimos, el mayor fraude y engaño jamás perpetrado contra la especie humana. No puede sobrevivir ninguna cultura humana que base sus creencias y percepciones fundamentales en un fraude, particularmente uno en el que el resultado ha sido la innecesaria tortura y asesinato de millones de personas por todo el globo.

72) Para hacerlo, estos conspiradores tomaron miríadas de mitos y rituales de virtualmente todas las culturas conocidas y las combinaron en una, inventando un hombre dios para amalgamarlas todas. Este personaje de ficción inalcanzable ha sido considerado desde entonces “el hombre más grande que jamás pisó la tierra”, a quien nadie más se le puede comparar y junto al cual nadie merece mucho reconocimiento ni aprecio.

7 Comments

La religión del futuro

Enviado por S. Resquin

Todo este mundo le pertenece a Jehová, pues ha sido creado por él. Nuestros cuerpos y nuestras almas también. No son nuestros, pertenecen a Jehová. Solo nuestros Espíritus nos pertenecen a nosotros, y también el mundo del cual nuestros Espíritus han venido, y al que regresarán. Nuestros Espíritus están en el mundo creado por Jehová pero no fueron creados por él, son eternos, y extranjeros en este mundo creado.Desde niños, nos han enseñado que aquí en la Tierra, Jehová ha elegido al pueblo judío para dominar el mundo y reinar sobre todos los pueblos gentiles (los goim o no-judíos). Nos han enseñado también que Jehová escribió la torá (el Pentateuco, los cinco primeros libros de la biblia) antes de crear el mundo. Y creó a su Pueblo Elegido para que cumplan esa Ley, y creó a los gentiles para servir a los judíos. Lean la biblia y sobre todo el Talmud (que es la explicación farisea y ortodoxa de la Torá) si quieren ampliar más estas cosas y saber como serán las leyes del futuro.

Cuando venga el Mesías y se de cumplimiento a todo lo que Jehová ha prometido en su Torá, y el Pueblo Judío reine sobre la Tierra, habrá entonces dos religiones, tal como lo enuncia la Torá: la religión de los Judíos (judaísmo ortodoxo y talmúdico) y la religión de los gentiles, los noaquitas (ley dada por Jehová a los hijos de Noé, pero anterior a la Alianza). Los siete preceptos noaquitas son los que regirán a los pueblos gentiles en el futuro Reino Mundial, mientras que los 613 preceptos judíos de la Torá regirán al Pueblo Elegido. Esto fue dispuesto así hace miles de años e inexorablemente y sin obstáculos este Plan se ha ido cumpliendo, pues este mundo y todo lo creado por Jehová Dios le pertenece a él.

Este orden de cosas no puede concluirse hasta que no venga el Mesías de Israel. Por lo tanto se ha ido preparando su venida en varias etapas:

Primera Etapa: El cristianismo

Los judíos (San Pablo y otros rabinos) inventaron el cristianismo para hacer conocer a los pueblos gentiles la Ley de Jehová (Torá) y los planes de Jehová. Y de paso domesticarlos y hacerlos mansos como ovejas, a través del mito Jesucristo. El cristianismo sería una buena religión para los no-judíos, hasta la venida del Mesías, claro.

Segunda Etapa: la Masonería

Con el cristianismo el plan para hacer conocer la Torá y el destino glorioso del Pueblo Elegido sobre los demás pueblos de la Tierra, en parte fue un éxito. Pero surgió un problema: los cristianos no se domesticaron del todo y comenzaron a sentirse superiores a los judíos, y luego muy antisemitas, y terminaron persiguiendo y matando judíos. Entonces inventaron la masonería.

La masonería es una crítica terrible contra el cristianismo, al que había que desmantelar a toda costa. En la masonería se afirma desde un principio la superioridad de los judíos y el destino glorioso de Israel por orden de Jehová. Pero se tranquiliza a los no-judíos diciéndoles que en el Reino Mesiánico los masones ocuparán lugares privilegiados. El dios de los masones no-judíos no será Jehová, sino una entidad menor: El Gran Arquitecto del Universo. Esta religión está más cerca del judaismo y jamás será antisemita. Además, tras siglos de propaganda cristiana, ahora en la masonería puede hablarse más claramente sobre los planes talmúdicos para la conquista del mundo sin que nadie se horrorice. Efectivamente, en muchos aspectos la filosofía de la masonería parece haber sido pergeñada por un erudito, o eruditos, en Talmud.

Viene a colación un intento masónico de planificar otra religión para los no-judíos antes de la llegada del Mesías: el falso luciferianismo de Albert Pike en el Siglo XIX. ¡Lucifer, un dios para los no-judíos, y al servicio de Jehová! Esto, por ser tan cómico, burdo y absurdo, no tuvo ningún éxito, salvo por alguna confusión que sembró en su época.

Tercera Etapa: El marxismo

Una vez adoctrinada y «educada» la humanidad en la filosofía y religión masónicas, y reconocidos en mayor profundidad por los no-judíos los planes de Jehová para su Pueblo Elegido, y extendidas las ideas masónicas en todas las naciones del mundo, faltaba una estocada más. Esa nueva estocada es el marxismo. Y su religión para los no-judíos: el ateísmo.

Cuando llegue el Mesías, el ateísmo será prohibido, pues es una afrenta a Jehová. En ese entonces la suprema grandeza de Jehová y su Pueblo Elegido será anunciada y reconocida por toda la Tierra. Pero mientras tanto, el ateísmo parece venir bien para que los esclavos de la «dictadura proletaria» acepten su destino de ganado (mik-neh) y nunca descubran que hay un Dios superior al Jehová bíblico. O que los que nacieron para ser esclavos no son ellos sino los otros.
Esta Tercera Etapa, el marxismo, constituye una feroz crítica contra las dos anteriores, cristianismo y masonería, a las que está encargado de desmantelar. Cada etapa va desmantelando, «superando», a la anterior, así funciona el plan. Pero todas las partes involucradas están de acuerdo con esto.
Un ejemplo: Estados Unidos financió el marxismo (la Khun, Loeb and Co.), lo protegió (apoyó a la U.R.S.S. en la Segunda Guerra Mundial) y le dió los secretos de la bomba atómica (a través de los agentes Ethel y Julius Rosenberg).
Otro ejemplo (Diálogo humorístico de Lenin con otro comunista):
– Vamos a ahorcar a todos los capitalistas.
– Pero camarada Lenin ¿Como vamos a conseguir tantas sogas?
– Ellos nos las proveerán.Cuarta Etapa: La Dictadura Mundial Mesiánica

Cuando venga el Mesías solo habrá el supremo imperio de Torá y Talmud en toda la Tierra. El Pueblo Elegido se ha transformado en su propio Mesías y avanza decidido a su triunfo final. Todo lo que vimos hasta ahora solo ha sido la preparación para lo que vendrá. El sistema soviético tal vez haya sido un pálido y suave anticipo de ello. Desaparecerá toda religión, todo libro, toda idea que no esté alineada con Torá-Talmud. Y solo estarán las dos religiones estipuladas en la Torá: La de los judíos y la de los noaquitas. Y nada más habrá.

El horrible proceso de esclavización humana, cuya aceleración comenzó con el cristianismo durante la decadencia del Imperio Romano, está llegando a su objetivo y meta final. Solo un milagro, una intervención providencial, no-humana, no de este mundo, podrá evitar la catátrofe de la Dictadura Mundial Satánica.

Bibliografía obligatoria:

Benamozegh, Elie: «Israel Et L`Humanite».

Rivanera Carlés, Federico: «La judaización del cristianismo y la ruina de la civilización», tomo III, Capítulo 44: La etapa final: El «catolicismo de Israel» o noeísmo. (Noeísmo, noacitas o noaquitas es lo mismo).

3 Comments

Hongo Alquímico: Fragmentos de R. Gordon Wasson

Tomados del libro “Soma: Divine Mushroom of Immortality”

1. Mi candidato para la identidad del Soma es el Amanita muscaria.

2. El Amanita muscaria es único entre las plantas psicotrópicas en una de sus propiedades: es un embriagante en Dos Formas.

Primera Forma: Tomado directamente, y por “directamente” quiero decir comer el hongo crudo, o beber su jugo exprimido de forma pura, o mezclado con agua, o con agua y leche o cuajada, y quizás cebada en alguna forma, o miel, o también mezclado con hierbas tales como Epilobium sp.

Segunda Forma: Bebiendo la orina de la persona que ha ingerido el Amanita muscaria en la Primera Forma.

3. Muchos nombres son aplicados al Soma en el Rig Veda, todas ellas metáforas destacando uno u otro de sus aspectos. En los pasajes donde la bebida recibe el más alto homenaje es llamada algunas veces amrita, similar a “ambrosía”, el licor de la inmortalidad.

4. Durante algunos años antes de su conversión a la fe cristiana en el año 386 D.C., San Agustín fue un seguidor de Mani, aunque él nunca visitó Irán. Inmediatamente después de su conversión, él escribió sus ataques contra los maniqueos en los cuales hay un pasaje, rara vez observado, condenando a ellos por comer hongos, así como también otras delicias.

5. Los maniqueos tuvieron una victoria cuando en el año 763 D.C. lograron convertir al Khan de los Uighurs, un poderoso pueblo mongol. Mucho más tarde, un oficial chino hostil a los maniqueos, Lu Yu, escribió dos informes sobre las actividades y prácticas de los devotos del maniqueísmo en la provincia de Fukien. Entre las malas costumbres que él enumera, se encuentra la práctica de comer ciertos hongos: “Lo que ellos siempre comen es el hongo rojo, hung hsün”.

6. El segundo informe de Lu Yu, probablemente escrito en 1166 D.C. es también interesante: “Los maniqueos consideran a la orina como un agua ritual y la usan para sus abluciones”.

7. En tiempos de los Vikingos, desde el siglo VIII al X, hubo una categoría especial de guerreros Vikingos conocida como los Berserkers. Grandes y poderosos hombres que peleaban en los frentes de batallas con una furia salvaje. Esa furia Berserker los hizo a ellos famosos y temidos. Hoy prevalece en ciertos círculos escandinavos que esa furia Berserker era provocada por el Amanita muscaria.

8. El Árbol de la Vida, el Pilar del Mundo, el Árbol Cósmico, el Eje del Mundo, el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, todas estas son variaciones derivadas del abedul y el Amanita muscaria de los bosques del norte.

9. Yo considero que el Amanita muscaria es el único que realmente resuelve el misterio de los Berserkers.

2 Comments

Los rosacruces están al servicio de Satanás

Mario Ignacio Garcia Vives

Función de las religiones en la historia

Los templarios y los rosacruces son los antecesores de la masonería. Vean eso en los libros serios de historia. Por eso están los grados templarios y rosacruz en los rituales masónicos.
Desde hace 2.600 años se procura hallar o inventar una religión para consumo de los no-judíos o goim. Una religión inferior que los unifique y los mantenga controlados y desinformados. Primero fueron los preceptos de Noé, o noaquitas («Un judío necesita cumplir 613 preceptos para salvarse, y el no-judío necesita cumplir solo siete»). Esos siete preceptos noaquitas fueron útiles, pero no suficientes. Inventaron entonces el cristianismo, los evangelios, y al mesías judío hijo de Jehová. Esta religión parecía servir perfectamente bien a los planes del demiurgo y su elite sinárquica. El cristianismo podía mantener unificados y mansos (como corderos) a los goim, los hacía “portarse bien” y amar a sus enemigos (para que sus enemigos pudieran reinar sobre ellos).  Como lo único que pueden hacer el demiurgo y sus sirvientes es plagiar cosas, tomaron la figura de Kristos Lucifer, el Enviado del Incognoscible, para la invención del personaje Cristo jesús, el enviado de Jehová. Además de hacer plagios, el demiurgo y sus sirvientes gustan de confundir a sus esclavos, para mantenerlos dormidos y someterlos mejor. El cristianismo es la primera gran prueba de ello.
Con el cristianismo la humanidad goim aprendió todo sobre Jehová, sus preceptos y su pueblo elegido, y aprendió a admirar y a respetar todo eso. Pero la secta cristiana nació como una reacción contra la secta farisea, y ese fue su talón de Aquiles. Cuando los fariseos tomaron el poder total sobre el pueblo judío, tras la destrucción del Segundo Templo, el cristianismo podría ser un peligro para el nuevo judaísmo fariseo. Lo que era apropiado para la Torá, era ahora enemigo del Talmud. Por esa razón, varios siglos después comenzó a eliminarse el cristianismo y a procurarse una religión más acorde con el Talmud y que sirviera mejor para judaizar y dominar a los goim.
Entonces surgió un siguiente experimento: los templarios. Pero eran demasiado judaicos y fueron exterminados. El experimento que le siguió fue el de la religión rosacruz, mas cristianizado, con su Jehová, su Lucifer y su Cristo también. Ya hablaremos de ello. Tuvo cierto éxito y produjo cierta expectativa en toda Europa. Entonces, preparado el terreno por los rosacruces, unos años después apareció públicamente la religión masónica, destinada a tener un éxito enorme sobre la historia del mundo, desplazando paulatinamente al cristianismo.
La Masonería tiene su Dios, Jehová, y un secretario: El Gran Arquitecto del Universo. Jehová es el Dios Creador, y es el Dios de los judíos. El Gran Arquitecto no es creador, pues ningún arquitecto crea nada. Es un funcionario inferior, de inferior jerarquía. Solo ordena y construye cosas con elementos creados por Jehová. Ese funcionario inferior viene bien para ser el Dios de los Goim, quedando Jehová solo para los judíos, su pueblo elegido.
Si bien la masonería fracasó como religión destinada a ganar el corazón de los goim, a nivel político fue un éxito absoluto, derrocando al cristianismo como poder político y dando un paso más en la paulatina judaización de la humanidad, preparándola mejor para la llegada del Mashiaj y su Gobierno Mundial.
Una vez triunfante el sistema masónico en todos los países del mundo, la sinarquía dio otro paso: inventó la religión marxista. A esta nueva religión no le falta nada. Tiene su profeta (Karl Marx), su Libro (El Capital), su sistema político (la dictadura del «proletariado»), su moral, sus preceptos, su Tierra Prometida, su infierno, su paraíso, etc.
El marxismo reserva para los goim solo el ateísmo («Los goim son como animales, si los dioses y mesías anteriores no fueron de su agrado, entonces impongámoles el ateísmo, los animales no necesitan religión para ser buenos esclavos»).
De la judaización por la Torá se alcanzó la judaización por el Talmud. El éxito fue total para el demiurgo y sus acólitos. En 2.600 años de trabajo lograron el poder casi total sobre la humanidad. Su éxito se ha obtenido por estas razones: 1) cuentan con la ayuda absoluta de Jehová, el demiurgo inferior. 2) El hombre está dormido y no lo sabe. Es un esclavo y no lo sabe. No sabe quién es él, ni por qué está aquí en este mundo, ni qué puede hacer para liberarse. 3) Durante las 24 horas del día el hombre es confundido ferozmente por los medios de comunicación y por su ambiente, lo cual lo vuelve cada vez más dormido y más loco. Con un hombre así ¿Cómo no iba a triunfar el demiurgo?

La religión rosacruz

Como todas las religiones del demiurgo, esta religión se basa en el plagio y busca confundir, para que nadie pueda hallar la Verdad.
Cuando a causa de supremos esfuerzos la Gnosis Verdadera comenzó a ingresar en el mundo del demiurgo, el demiurgo y sus sirvientes se apresuraron a intentar envenenarla y confundirla.
Así como el cristianismo plagió al Incognoscible y a su Enviado Lucifer, convirtiéndolos en Jehová-único-Dios y su enviado Jesús. Así como al Kristos Lucifer del Incognoscible lo transformaron en el Cristo Jesús del demiurgo Jehová, así lo intentaron posteriormente los rosacruces. Les resultó fácil, pues los inventores del cristianismo son los mismos que inventaron el resto de las religiones demiúrgicas, la religión rosacruz entre ellas.
La Gnosis verdadera sabe que el mundo verdadero es uno y nada más que uno. Aunque después de la aparición del demiurgo y su creación ya no hay un mundo sino dos: el Verdadero y falso. E igualmente dos dioses: el Verdadero y el falso. Todo lo Verdadero es eterno,  y todo lo falso es efímero. La razón por la que el Incognoscible permitió eso es un misterio, y a este misterio es inútil tratar de conocerlo, pues encarnado en el cuerpo y alma no le es posible a nadie conocerlo. Ese conocimiento le es conocido solo al Espíritu liberado de la cárcel del alma. Inútil pérdida de tiempo es meditar sobre esos misterios. Todo lo que le es dado conocer al hombre de barro está en el legado de Nimrod de Rosario. Nada más puede conocer el hombre de barro, ni antes de Nimrod ni después de Nimrod. Está todo allí. Inútil buscar en otro lugar. Una vez obtenida esa Gnosis solo queda la Acción.
Los rosacruces vieron que la Verdadera Gnosis era peligrosa, por lo que trataron de alterarla para sembrar confusión y extraviar a los incautos. Aceptaron la existencia de las dos entidades, el Incognoscible y el demiurgo, pero ambos como entes iguales: el Incognoscible no es superior al demiurgo, y el demiurgo no es un creador inferior e inepto. Ambos están al mismo nivel y deben mantenerse en equilibrio. ¿Y quién debe procurar ese equilibrio? No se rían ahora: Lucifer. Sí, Lucifer ya no pertenece al Plano Incognoscible, ahora está en el medio, entre el Incognoscible y el demiurgo. Lucifer no es más el guerrero de fuego enviado por el Incognoscible para despertar y liberar a los hombres y luchar contra Jehová Satanás. Ahora la figura de Lucifer ha sido rebajada por los rosacruces, transformándolo en idiota, en un sirviente esclavo que pasa sus días equilibrando contrarios.
Quienes hemos despertado sabemos descubrir al instante donde se hallan los plagios y las falacias del demiurgo satanás y sus siervos. Por eso las denunciamos, para entorpecer sus planes y para que no sigan arruinando a la humanidad. Aclaremos que estos siervos están desgraciadamente convencidos de que ocuparán un lugar de importancia cerca del demiurgo. Bonita sorpresa se van a llevar. Aprenderán demasiado tarde lo malo que es hacer pactos con el Diablo que creó al mundo y al hombre. No olviden esta instructiva frase: «Cuando logremos el Gobierno Mundial, deberán morir todos los masones que no sean judíos». Eso que les ocurrirá será peor que lo que les sucedió en la Revolución Francesa y en las Revoluciones Marxistas. Pero como están ciegos, lo comprobarán demasiado tarde.

Detrás de los plagios siempre está el demiurgo

No podía ser de otra manera, el demiurgo es el Primer Plagiador. Plagiar es copiar sin citar. El demiurgo intentó copiar lo que atisbó de los Mundos Eternos, confiando solo en su memoria y en sus manos de escultor y modelador. Y por eso, porque es un demonio inferior, solo pudo lograr este mamotreto, esta creación deficiente, infernal e impura. Pero después de copiar, de copiar mal, no citó a la fuente. Le produjo celos y vergüenza decirlo. Nada dijo del Incognoscible ni del Mundo Eterno. Es más, afirmó ser el único «Dios» y único artífice de esta malograda obra suya. Hizo además al hombre, y lo hizo a su imagen y semejanza: mentiroso y plagiador. Si les cuesta creer esto lean la biblia, allí está todo sobre el demiurgo y el hombre. ¿Y los rosacruces son plagiadores también? Claro, no podría ser de otra manera, ya vimos algunos de sus plagios.
Y actualmente siguen haciéndolos. El rosacruz Rudolph Steiner, agente del demiurgo, siempre fue un plagiador y buscó confundir, por eso tuvo que huir cobardemente de Alemania como alma que lleva el diablo, salvando su vida por milagro, al no ser un enemigo importante.
Los actuales rosacruces continúan el Gran Fraude de plagios y confusión, pero también se ocupan de plagios menores:
En Internet he encontrado un sitio titulado «La tentación luciférica en la actualidad». Lo usaremos de ejemplo.
El autor del artículo describe una síntesis de lo que es el rosacrucismo, algo de lo cual ya he considerado más arriba. Pero cuando decide realizar una síntesis de la Gnosis, no encuentra mejor manera de hacerlo que copiando trozos enteros de Nimrod de Rosario y de Herrou Aragón sin citarlos. Para los que conocemos en detalle esos libros nos resulta fácil saber de donde fue tomada cada cosa. Pero han sido puestas allí con intención de contraponerlas con las ideas rosacruces, creyendo que el desprevenido lector dirá «¡Oh, qué bueno es el rosacrucismo, es mejor que la Gnosis Primordial, que extraordinario que es»!
¡Qué ilusos estos rosacruces! Pero bueno, así son, incorregibles. No les demos mayor importancia, hay sinarcas más hábiles y peligrosos que ellos. Eso sí, el autor pone sus nombres y apellidos por todas partes, al principio y al final ¡No sea que a alguno se le ocurra hacerle un plagio!
Que un sinarca demiúrgico cometa plagios de distinto orden es normal en él, no podría esperarse otra cosa de ellos. No nos preocupa y no nos molesta. Solo advertimos a los incautos para que no se dejen timar. Y para que sepan discriminar siempre lo que pertenece al demiurgo y lo que pertenece al Incognoscible. Si la Gnosis Primordial produce horror en el demiurgo, entonces, ¡Cómo no iba a producir horror en sus sirvientes!

Tres errores graves y notorios

1) Que la finalidad de cada hombre sea sacrificarse para «constituirse en su día en una Jerarquía Divina y Espiritual, como Décima Jerarquía de Libertad y Compasión… si prospera el plan divino…»
La finalidad es ser algún día un miembro más de la Logia Blanca, si es que no se fusiona antes con el demiurgo, y seguir así hasta el próximo pralaya. ¡Qué bien, que admirable finalidad!

2) «Afirman (la Gnosis Primordial) que dicha práctica es la única manera de elevar a la Serpiente Kundalini hasta más allá de la coronilla y alcanzar así el nirvana luciférico…»
Está equivocado. Si kundalini llega a alcanzar la coronilla y sale a través de ella, el guerrero está perdido, se habrá fusionado con el demiurgo. En realidad se trata de elevar kundalini y hacerla salir por cada lado, a la altura de los hombros. También puede ser dirigida hacia afuera en forma de espiral, desde la altura de los hombros, rodeando al guerrero por fuera de su cuerpo. Siempre sin alcanzar el cráneo. De esta forma, el demiurgo es vencido. Con respecto al «nirvana luciférico», es un contrasentido. El nirvana es para los siervos del demiurgo que desean fundirse con él y «ser uno con él» (suponen equivocadamente que al ser fusionados con el demiurgo conservarán un resto de su yo y de su conciencia). Para los guerreros del Incognoscible lo único deseable es el kayvalya: la separación definitiva con respecto al demiurgo y su creación.

3) A esta siguiente sarta de disparates con que el autor termina su artículo lo ponemos sin comentarios a continuación, para que cada lector pueda juzgarlo por sí mismo:

“Podemos decir por tanto que, por medio del Cristo, Lucifer se convierte en el definitivo portador de la Luz del Cristo, en el sentido de la frase oculta cristiana Christus verus Luciferus. Y en tal sentido Lucifer es el ser espiritual que nos permite percibir y comprender al Cristo, de la misma forma que anteriormente, mediante su sacrificio y el retraso evolutivo voluntariamente asumido por el mismo, pudo generar la luz física que permitió al hombre percibir la realidad de la creación. Podemos afirmar por consiguiente que Lucifer y sus huestes espirituales no cayeron por casualidad en este planeta y en la obra del Creador y su plan evolutivo, sino que su presencia y su colaboración forman parte consustancial del mismo, y que finalmente, ayudado por el ser humano, se iluminará por la luz espiritual de Cristo, lo cual nos permitirá contemplar y comprender al Creador, igual que antes nos ayudó a contemplar el resultado de su manifestación”.

Recomendación final

Termino este artículo recomendando calurosamente el rosacrucismo a todos los que carecen del Espíritu Viril y Eterno, a todos los afeminados que gustan de los términos medios y de la vida tibia, y a todos a quienes la Verdad los horroriza y optan por vivir engañados y perdiendo el tiempo, pensando que después de la muerte el satanás jehová les dará un premio.

11 Comments

La falsedad del cristianismo. Querían pruebas, aquí están las pruebas

Fragmentos del libro «Los misterios de Jesús. El origen oculto de la religión cristiana» de T. Freke y P. Gandy. Libro «misteriosamente» desaparecido de librerías y bibliotecas.

1. Hemos quedado convencidos de que la historia de Jesús no es la biografía de un mesías histórico, sino un mito que se basa en leyendas paganas imperecederas. El cristianismo no fue una revelación nueva y excepcional, sino que en realidad fue una adaptación judía de la antigua religión mistérica de los paganos.

2. A medida que íbamos estudiando las diversas versiones del mito de Osiris-Dioniso, resultaba evidente que la historia de Jesús tenía las mismas características. Los sucesivos episodios nos permitieron comprobar que era posible construir la supuesta biografía de Jesús partiendo de temas míticos que antes se relacionaban con Osiris-Dioniso:
– Osiris-Dioniso es Dios hecho carne, el salvador e «Hijo de Dios».
– Su padre es Dios y su madre es una virgen mortal.
– Nace en una cueva o en un humilde establo el 25 de diciembre ante tres pastores.
– Ofrece a sus seguidores la oportunidad de nacer de nuevo por medio de los ritos del bautismo.
– Convierte de forma milagrosa el agua en vino en una ceremonia nupcial.
– Entra triunfalmente en la ciudad montado en un pollino mientras la gente agita palmas en su honor.
– Muere en tiempo de Pascua como sacrificio por los pecados del mundo.
– Después de morir desciende al infierno y luego, al tercer día, resucita de entre los muertos y asciende glorioso al cielo.
– Sus seguidores esperan que regrese para juzgar a los hombres en el fin de los tiempos.
– Su muerte y su resurrección se celebran con un ágape ritual consistente en pan y vino que simbolizan su cuerpo y su sangre.
Éstos son sólo algunos de los temas que tienen en común los relatos sobre Osiris-Dioniso y la «biografía» de Jesús. ¿Por qué no todo el mundo conoce estas notables semejanzas? Porque, como descubriríamos más adelante, la primitiva Iglesia romana hizo cuanto pudo para ocultarlas. Destruyó sistemáticamente la literatura sagrada de los paganos como parte de un brutal programa cuyo objetivo era erradicar los misterios: tarea qué llevó a cabo de forma tan rigurosa que en la actualidad el paganismo se considera una religión «muerta».
Aunque ahora nos sorprendan, estas coincidencias entre la nueva religión cristiana y los misterios antiguos resultaban sumamente obvios para los autores de los primeros siglos de nuestra era. Los críticos paganos del cristianismo, tales como el satírico Celso, se quejaban de que la nueva religión no era más que un reflejo pálido de sus propias enseñanzas antiguas. Como es natural, estas críticas llenaron de inquietud a los primeros Padres de la Iglesia, como Justino Mártir, Tertuliano e Ireneo, y los empujaron a recurrir a remedios extremos, entre ellos la afirmación de que las semejanzas eran fruto de la «imitación diabólica». Utilizando uno de los argumentos más absurdos de todos los tiempos, acusaron al diablo de ¡«plagio por anticipado», de copiar arteramente la verdadera historia de Jesús antes de que sucediese en realidad en un intento de engañar a los crédulos! Nos pareció que estos Padres de la Iglesia no eran menos arteros que el diablo al que pretendían incriminar.

3. El paganismo es una religión «muerta», o, para ser más exactos, una religión «exterminada». No se apagó poco a poco hasta caer en el olvido. Fue suprimida y aniquilada activamente, sus templos y santuarios fueron profanados y demolidos, y sus grandes libros sagrados fueron arrojados a la hoguera.

4. Aunque, por regla general, hoy día se desconocen las notables semejanzas que existen entre los mitos de Osiris-Dioniso y la supuesta «biografía» de Jesucristo, en los primeros siglos de nuestra era resultaban obvias tanto para los paganos como para los cristianos. El filósofo y satírico pagano Celso criticó a los cristianos porque pretendían hacer pasar la historia de Jesús como una nueva revelación cuando en realidad era una imitación inferior de mitos paganos.

5. Jesús se rodea de doce discípulos, lo cual suele interpretarse como símbolo de las doce tribus de Israel. Sin embargo, las doce tribus son una referencia simbólica a los doce signos del zodíaco de la astrología babilónica, que los judíos adoptaron durante su exilio en Babilonia.

6. El Nuevo Testamento era nuevo para los judíos, pero no para los paganos, que tenían aquellas doctrinas desde hacía cientos de años.

7. De la misma manera que Platón había atacado la tradicional imagen griega de Dios como Zeus dominante, también los gnósticos atacaban esta imagen tradicional de Dios que tenían los judíos, y afirmaban que Jehová era en realidad sólo la imagen del Dios verdadero. El sabio gnóstico Valentín utilizaba el término platónico «demiurgo» para referirse a Jehová, al que representaban como un ser divino subordinado que hace de instrumento del Dios verdadero. Decían que Jehová era una deidad menor presuntuosa cuya ignorancia le hace creer que es el Dios único y verdadero. En el Antiguo Testamento, Jehová proclama: «Yo, Yahvéh, tu Dios, soy un Dios celoso. No habrá para ti otros dioses delante de mí». Con todo, la obra gnóstica titulada Libro secreto de Juan dice que esto es una «locura» y comenta: «Al pronunciar estas palabras, indicó a los ángeles que existe otro Dios; porque si no existiese ningún otro, ¿de quién tendría celos?».

8. El Jesús gnóstico no era un profeta de Jehová, el dios menor de los judíos, sino del Dios verdadero e inefable de Platón y los misterios paganos. El maestro gnóstico Cerdo explica: «El Dios que proclaman la ley y los profetas no es el Padre de Nuestro Señor Jesucristo. El Dios del Antiguo Testamento es conocido, pero el Padre de Jesucristo es desconocido».

9. Los gnósticos afirmaban que eran «redimidos» o «liberados» del poder del Jehová tiránico y de todas las reglas y ordenanzas que había impuesto a los judíos. En el proceso de iniciación de los gnósticos, el iniciado declaraba ritualmente su independencia respecto del dios falso. Según el sabio gnóstico Simón Mago, los iniciados que se habían escapado del poder de Jehová y habían acudido a conocer al Padre verdadero eran «libres de vivir como quisieran».

10. En un momento u otro, casi todos los pueblos que vivían a orillas del Mediterráneo habían hecho suyos los misterios paganos y los habían adaptado a su propio gusto nacional. En algún momento de los primeros siglos antes de nuestra era, un grupo de judíos había hecho lo mismo y había producido una versión judía de los místerios. Los iniciados judíos adaptaron los mitos de Osiris-Dioniso para crear la historia de un dios hombre judío que moría y resucitaba, Jesús el Mesías. Con el tiempo este mito pasó a interpretarse como hecho histórico y el resultado fue el cristianismo literalista.

11. Escribe Josefo:
Alrededor de aquel tiempo vivía Jesús, un hombre sabio, si en verdad se le podía llamar hombre. Porque era uno que llevaba a cabo proezas sorprendentes y era maestro de esa gente que ansía ver novedades. Se ganó a muchos de los judíos y a muchos de los griegos. Era el Mesías. Cuando Pilato, a raíz de una acusación que formularon los hombres principales entre nosotros, le condenó a la cruz, los que le habían amado desde el principio siguieron apegados a él. Al tercer día se les apareció devuelto a la vida, porque los santos profetas habían predicho esto y miles de otras maravillas relacionadas con él. Y la tribu de los cristianos, llamados así por él, hasta el día de hoy no ha desaparecido.

12. Durante cientos de años los historiadores cristianos aprovecharon estos pasajes de Josefo como pruebas concluyentes de que Jesús existió. Así fue hasta que los estudiosos empezaron a examinar el texto de forma un poco más crítica. Ningún estudioso serio cree ahora que estos pasajes los escribiera realmente Josefo. Se han identificado claramente como añadiduras muy posteriores. Están escritos en un estilo que no es el de Josefo y si se eliminan del texto, el argumento original de Josefo sigue la secuencia apropiada. A principios del siglo III, Orígenes, a quien las actuales autoridades en la materia consideran uno de los estudiosos más concienzudos de la Iglesia antigua, nos dice que no hay ninguna mención de Jesús en la obra de Josefo.

13. Los primitivos cristianos que, al igual que nosotros, buscaban testimonios históricos de la existencia de Jesús hubieran aprovechado cualquier cosa escrita por Josefo como prueba concluyente. Sin embargo, no lo mencionan en absoluto. No fue hasta comienzos del siglo IV cuando el obispo Eusebio, el propagandista de la Iglesia de Roma, presentó de pronto una versión de Josefo que contenía estos pasajes. A partir de entonces, Josefo se convirtió en el fundamento de la autenticidad histórica de Jesús.

14. En Mateo afirma Jesús:
Yo os aseguro que entre los aquí presentes hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean al Hijo del Hombre venir en su reino. Yo os aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda.
No obstante, dos mil años después, cuando todos sus discípulos están más que muertos y enterrados, ninguna de estas cosas ha acontecido y Jesús no ha vuelto.
El momento más revelador de los evangelios, sin embargo, es cuando Marcos presenta a Jesús citando el Antiguo Testamento en sus argumentos contra los fariseos. Nada extraño hay en ello, excepto que Jesús cita la versión griega mal traducida del Antiguo Testamento, que se ajusta exactamente a su propósito, en vez de citar el texto hebreo original, que dice algo muy diferente y que no le sirve para su argumento. Que Jesús el judío cite una mala traducción griega de la Sagrada Escritura judía para impresionar a fariseos judíos ortodoxos es sencillamente impensable. Pero sí tiene sentido si todo el incidente lo inventó uno de los muchos cientos de miles de judíos que hablaban griego en lugar de su lengua materna y que no podían leer las Escrituras a menos que estuvieran traducidas, con lo cual atribuían a Jesús sus propios errores de comprensión.

15. Los evangelios siguen siendo contradictorios y discordantes, como hemos visto. Durante siglos, la Iglesia católica impidió que nadie salvo los sacerdotes leyera el Nuevo Testamento por cuenta propia, de modo que pocas personas tenían la oportunidad de descubrir hasta qué punto son confusos los evangelios.

16. Al igual que el Evangelio de Marcos, el libro de los Hechos de los Apóstoles también se equivoca al citar el Antiguo Testamento hebreo. Para presentar a Pedro exponiendo sus argumentos a los judíos de Jerusalén, utiliza un pasaje mal traducido de la versión griega del Antiguo Testamento que en el hebreo original tiene un significado totalmente distinto. Hechos también presenta a Santiago apelando a los judíos de Jerusalén, para lo cual cita un pasaje del Antiguo Testamento en griego que tergiversa el original hebreo.

17. Pero el Evangelio de Marcos no es el testimonio más antiguo de la historia de Jesús que tenemos. Este testimonio se encuentra en las epístolas de Pablo. Aunque estas epístolas se escribieron antes que los evangelios, e incluso cien años antes que los Hechos de los Apóstoles, en el Nuevo Testamento aparecen después de estos libros. Esto crea la falsa impresión de que Pablo es la consecuencia de los evangelios y de los Hechos de los Apóstoles, en lugar de ser al revés.

18. La versión original del Evangelio de Marcos, que es la crónica más antigua de la historia de Jesús, no decía nada en absoluto de la resurrección. Lo referente a este episodio se añadió después. Antes de ello, el Evangelio de Marcos terminaba cuando las mujeres encuentran el sepulcro vacío, y sólo se insinuaba que Jesús había resucitado según lo prometido. Curiosamente, los evangelios gnósticos empiezan donde termina el evangelio original de Marcos. No nos cuentan la vida de Jesús, sino las enseñanzas secretas de Cristo después de la resurrección.
Esto hace pensar que la historia original del Jesús casi histórico que se relata en el Evangelio de Marcos era, como afirmaban los gnósticos, la expresión de los misterios exteriores cuyo objeto era atraer a los principiantes espirituales. Estos misterios exteriores podían llevar a un iniciado hasta el sepulcro vacío y a la insinuación de la vida eterna, pero solo las enseñanzas secretas de los gnósticos revelaban las palabras del Cristo resucitado. Esto conducía a los iniciados más allá de la historia literal, hasta el misterio verdadero, hasta la experiencia mística de su propia muerte y resurrección y el reconocimiento de su identidad más profunda como el Cristo, el eterno daemon universal.

19. El libro del Apocalipsis, que también se atribuye a Juan, es una versión cristiana de un apocalipsis judío tardío que se escribió bajo seudónimo.

20. En el siglo II se expresaron dudas sobre Marcos, Lucas y Juan: Marcos porque simplemente era secretario de Pedro; Lucas porque se decía que había sido ayudante de Pablo (que no había visto personalmente a Jesús); Juan porque era bien sabido que ese evangelio era obra del gnóstico Cerinto.

21. Muchos grupos gnósticos afirmaban que Pablo era su padre fundador y los gnósticos que se llamaban a sí mismos «paulinos» continuaron floreciendo, a pesar de la incesante persecución de que eran objeto por parte de la Iglesia romana, hasta finales del siglo X. Pablo escribió sus epístolas a las iglesias de siete ciudades, que hoy sabemos que fueron centros de cristianismo gnóstico durante el siglo II. A la cabeza de estas comunidades cristianas se encontraba el sabio gnóstico Marción, que consideraba a Pablo el único apóstol verdadero.

22. Pablo es un judío que ha abrazado la cultura griega, a la sazón omnipresente. Escribe en griego, su primera lengua. Sus citas proceden exclusivamente de la versión griega del Antiguo Testamento. Su ministerio va dirigido a las ciudades paganas dominadas por la cultura griega. Una de éstas, Antioquía, era un centro de los misterios de Adonis; Efeso, de los de Atis y Corinto, de los de Dioniso. Pablo era natural de Tarso, en Asia Menor, que en aquel entonces ya había superado incluso a Atenas y Alejandría y era el centro principal de la filosofía pagana. Era en Tarso donde los misterios de Mitra tenían su origen, así que hubiera sido impensable que Pablo no se percatase de las notables semejanzas, que ya hemos examinado, entre las doctrinas cristianas y las enseñanzas del mitraísmo.

23. Hasta se atreve Pablo a declarar que la ley tradicionalmente sagrada de Jehová, la base misma de la religión judía, es una maldición, y escribe: «Porque todos los que viven de las obras de la ley incurren en maldición», y «Cristo nos rescató de la maldición de la ley». Para Pablo, como para los gnósticos, el iniciado cristiano puede ser redimido de la ley y liberado compartiendo el sufrimiento y la resurreción de Cristo: «Mas, al presente, hemos quedado emancipados de la ley, muertos a aquello que nos tenía aprisionados».
Pablo afirma que la ley es el fruto del «mediador». ¿Qué pretende al llamar «mediador» a Jehová, que es supuestamente el único Dios y creador de todas las cosas? ¿Mediador entre qué y qué? Los literalistas no tienen respuesta para esta pregunta, pero los gnósticos reconocen inmediatamente que lo que hace Pablo es enseñar la doctrina gnóstica según la cual Jehová es el «demiurgo», un dios menor que media entre el inefable Dios supremo y la creación. Ciertamente, Pablo no considera que Jehová sea el Dios verdadero, porque continua diciendo: «Cuando hay uno solo no hay mediador, y Dios es uno solo».
Según Pablo, las personas que no comprenden el evangelio que él predica son «incrédulos, cuyo entendimiento cegó el dios de este mundo». En muchas traducciones de sus epístolas, el encargado de la edición añade aquí una pequeña nota que explica las misteriosas palabras «el dios de este mundo». Generalmente, la interpretación ortodoxa de estas palabras dice que Pablo se refiere al diablo, ¡pero no explica por qué llama «dios» a un ángel perverso! Para los gnósticos lo que quería decir Pablo resultaba obvio. Se refería a Jehová, el dios menor de los judíos.

24. La sabiduría mística de los misterios estaba cifrada en el mito de Osiris-Dioniso. No cabe duda de que, después de crear una forma específicamente judía de los misterios, resultaría difícil resistir la tentación de adaptar también este gran mito antiguo. Los judíos helenizados habían reescrito el Éxodo como una obra de teatro parecida a las de Eurípides. ¿Por qué no iban a reescribir también Las bacantes de Eurípides, en la cual Dioniso llega a Tebas, como una tragedia judía en la que el dios hombre llega a Jerusalén?

25. El Mesías no se concebía como alguien que salvaría por medio de su propia muerte en sacrificio. Éste es el papel de Osiris-Dioniso. En su muerte y resurrección, por tanto, Jesús se revela no como el Mesías judío destinado a traer la victoria militar y la salvación nacional, sino como el dios hombre de los misterios que trae la victoria espiritual y la salvación mística.

26. Lo que había empezado como un mito intemporal que encerraba enseñanzas eternas aparecía ahora como una crónica histórica de un acontecimiento único en el tiempo. A partir de ahí fue inevitable que antes o después se interpretara como hecho histórico. Al interpretarse así, nació un tipo de religión totalmente nuevo: una religión basada en la historia y no en el mito, en la fe ciega en supuestos acontecimientos en vez de en la comprensión mística de alegorías míticas, una religión de misterios exteriores sin misterios interiores, de forma sin contenido, de creencia sin Conocimiento.

27. Tanto Mateo 3,17 como Lucas 3,21 dejan constancia de las palabras de Dios que se oyeron en el bautismo de Jesús: «Éste es mi hijo amado, en quien me complazco». La primera inscripción de los Textos de las pirámides, escritos dos milenios antes, cita las palabras de Dios en la ceremonia de la coronación del faraón: «El rey es mi primogénito que abrió mi vientre, es mi hijo amado, en quien me complazco».

28. Los Salmos se derivan de la poesía religiosa egipcia de las dinastías XIX y XX (c. 1000-750 a.n.e.), véase M. A. Murray, 1949, p. 50. Proverbios se basa en las instrucciones del egipcio Amenhotep, y Moisés, el autor de los primeros cinco libros, nació en Egipto y se crió como sacerdote egipcio. Muchos de sus milagros también se encuentran en textos egipcios.

29. Debido a que interpretaban el mito de Jesús como hecho histórico, los literalistas abandonaron finalmente la doctrina gnóstica de la reencarnación. Creían que el dios hombre había muerto y resucitado una sola vez y esto les hacía concebir la vida humana como un acontecimiento que también sucedía una sola vez. Por tanto, el premio o el castigo en la otra vida era para siempre, en lugar de ser algo temporal que precedía a otra vida humana. De aquí nació la doctrina, que el pagano Celso califica de «ofensiva», según la cual un Dios bueno podía tolerar que quienes no superaban las pruebas fuesen abandonados a una eternidad de sufrimiento.

30. Los gnósticos ofrecían a los iniciados la gnosis, una experiencia espiritual, en este mundo y este momento, de una verdad que está más allá de este mundo ilusorio. Los literalistas ofrecían la esperanza de otra vida en el cielo para quienes creyeran en la autenticidad histórica de lo que cuentan los evangelios.

31. El Tratado tripartito compara a los gnósticos, que son hijos del Dios Padre verdadero, con los literalistas, que son vástagos de Jehová, el dios falso de los judíos.

32. Los valentinianos incluso reconocían que los obispos literalistas, al igual que Jehová el demiurgo, podían ejercer legítimamente la autoridad sobre los cristianos psíquicos. Pero las exigencias, las advertencias y las amenazas de los obispos, como las del propio Jehová, no significaban nada para los cristianos iniciados en los misterios interiores que habían sido redimidos y liberados por medio de la experiencia mística de la gnosis.

33. De hecho, algunos de los más grandes portavoces del literalismo se pasaron al gnosticismo al final de su vida, entre ellos Taciano, protegido de Justino Mártir, ¡e incluso el fanático perseguidor de herejías Tertuliano! Este se unió a un grupo de gnósticos inspirado por Montano, ¡que antes había sido sacerdote de los misterios del dios hombre pagano Atis! Con la misma malevolencia con la que antes había atacado a los herejes, Tertuliano condenó ahora a la Iglesia «ortodoxa» por ser una Iglesia de meros cristianos psíquicos, una organización de «un número de obispos» en lugar de «una Iglesia espiritual para el pueblo espiritual». Resulta especialmente irónico, si tenemos en cuenta la anterior misoginia de Tertuliano, que los montanistas fueran famosos ¡por sus sacerdotisas extáticas! Una autoridad de hoy escribe: «Si Montano hubiese triunfado, la doctrina cristiana se hubiera formulado bajo la supervisión de mujeres alocadas y excitables». Más adelante, Tertuliano se separó de los montanistas y fundó su propia secta cristiana: ¡los tertulianistas!

34. La mayoría de los gnósticos quería rechazar por completo el dios judío Jehová en favor de una concepción más mística de Dios como unicidad suprema, idéntica al dios de Platón y los misterios paganos. El influyente maestro gnóstico Marción abogó por la separación total del cristianismo y el judaismo. Produjo un texto titulado Antítesis, en el cual yuxtaponía citas del Antiguo y del Nuevo Testamento para demostrar cómo se contradecían mutuamente. Marción opinaba que Jehová era un «bárbaro comprometido» y que el Antiguo Testamento no era más que un catálogo de sus crímenes contra la humanidad. El cristianismo era una nueva revelación del buen Dios, una doctrina universal que no tenía nada que ver con el credo imperfecto de una pequeña nación.

35. Para combatir la creciente fragmentación y apoyar su aspiración a «un imperio, un emperador», los emperadores romanos necesitaban «una fe», es decir, una religión universal o «católica». Todos los cultos mistéricos fueron propuestos en diferentes momentos, pero sin éxito.
En la primera mitad del siglo IV el emperador Constantino probó con el cristianismo, que era ideal para cumplir aquella función. Los romanos necesitaban una religión mistérica porque las religiones de este tipo siempre eran populares entre el pueblo. Pero al frente de las religiones mistéricas había místicos y filósofos que tenían la osadía de poner en tela de juicio y debilitar la autoridad del estado. Pero el cristianismo literalista era una religión mistérica que se había desembarazado de todos sus molestos intelectuales. Era ya una religión autoritaria que alentaba a los fieles a tener fe ciega en los que ocupaban puestos de poder. Era exactamente lo que querían las autoridades romanas: una religión sin místicos, misterios exteriores sin misterios interiores, forma sin contenido.

36. Como la mayoría de los emperadores romanos, Constantino era un hombre malévolo y despiadado. Hay constancia de que durante sus guerras en la Galia (306-312): «Hasta los paganos se horrorizaron cuando arrojó a los reyes bárbaros a las fieras, junto con sus seguidores, miles de ellos a la vez». Es evidente que Constantino no se volvió más compasivo a raíz de su conversión al cristianismo. Casi inmediatamente después de presidir el Concilio cristiano de Nicea en 325 hizo asesinar tanto a su hijo Crispo como a su madrastra, Fausta. De hecho, aplazó deliberadamente el momento de bautizarse hasta que estuvo en su lecho de muerte para poder seguir pecando y, a pesar de ello, tener asegurada una vida celestial después de morir. La reputación de Constantino era tal que ni siquiera la Iglesia romana se sintió capaz de santificarlo.

37. En las postrimerías del siglo II se interpolaron las epístolas originales de Pablo al tiempo que se inventaban otras para situar al apóstol entre los cristianos literalistas y distanciarlo de los gnósticos.

38. Los cristianos hicieron torpes añadiduras a las obras del pitagórico judío Filón, ¡y se inventaron leyendas absurdas que decían que Filón había sostenido debates sobre la ley con el discípulo Juan y había conocido a Pedro en Roma! También el historiador judío Josefo fue transformado en cristiano ¡e incluso se le equiparó con la figura del Nuevo Testamento llamada José de Arimatea! Como ya hemos comentado, se añadieron a sus obras cosas que atestiguan de forma reverencial la existencia histórica de Jesús.
También se dijo que era obra de Josefo un documento falso titulado Sobre la esencia de Dios cuyo fin era reforzar la anterior falsificación atribuyendo doctrinas cristianas a Josefo. Por medio de meticulosos estudios lingüísticos, los eruditos han comprobado «más allá de toda duda» que el autor de este texto falso ¡fue nada menos que Hipólito (c. 222), el archiperseguidor de herejías y protegido de Ireneo! Los eruditos también han demostrado las semejanzas entre el lenguaje y el estilo de este documento falso y los de la Segunda Epístola de Pablo a los Tesalonicenses, que se escribió para poner en tela de juicio la autenticidad de la primera epístola (auténtica). Así pues, es muy posible que Hipólito también fuera el autor de esta falsa epístola de Pablo.

39. Toda la historia ficticia del cristianismo fue organizada y recopilada de forma definitiva en el siglo IV por el obispo Eusebio, al que se llama «padre de la historia de la Iglesia». Fue uno de los obispos que cambiaron por completo de postura teológica en el Concilio de Nicea para ganarse el favor del emperador Constantino. Más adelante escribió la biografía de Constantino, cuyos asesinatos soslayó con obsequiosa adulación. Eusebio explicó a los fieles que del mismo modo que la Palabra de Dios guía y gobierna los cielos, el emperador romano expresa la voluntad de Dios en el gobierno del mundo civilizado. ¡El emperador era la voz de Cristo en la Tierra!

40. En su «historia» Eusebio repite todas las acusaciones habituales contra los gnósticos. Para justificar la pretensión de los obispos literalistas de representar la tradición cristiana original, Eusebio muestra líneas de sucesión apostólicas que los vinculan con los discípulos de Jesús. Estos supuestos linajes fueron inventados antes, probablemente por Ireneo, pero Eusebio añade cosas de su propia cosecha.

41. Después de que el imperio romano adoptase el cristianismo como religión del estado, la Iglesia literalista aterrorizó a los paganos con inexorable brutalidad. Los profetas paganos eran detenidos y torturados hasta que reconocían la falsedad de sus dioses. Los sacerdotes eran encadenados a sus santuarios y abandonados para que muriesen de inanición. Sin ninguna prueba que respaldara las acusaciones, los paganos eran condenados por sacrificar niños y rociar con su sangre los altares consagrados a los dioses y hacer cuerdas para guitarra con sus tripas: crímenes fantásticos que ellos confesaban debidamente despues de sufrir atroces torturas. Muchos eran luego quemados vivos.
Algunos santuarios antiguos fueron profanados y arrasados mientras otros fueron requisados y transformados por la fuerza en iglesias cristianas. Las grandes obras de la espiritualidad pagana eran arrojadas a enormes hogueras y se perdían para siempre.

42. El 16 de junio de 391, el emperador Teodosio publicó un edicto que ordenaba la clausura de todos los templos paganos. Una chusma cristiana en seguida aprovechó la oportunidad para destruir el maravilloso templo de Serapis en Alejandría, del cual sólo quedaron los cimientos. Un decreto imperial exigió: «Quemad todos los libros hostiles al cristianismo para evitar que despierten la ira de Dios y escandalicen a los piadosos», y la chusma analfabeta respondió destruyendo, como si fueran supersticiones paganas, la sabiduría y el conocimiento científico acumulados durante miles de años.
El autor pagano Eunapio, que habla de «monjes que parecen hombres pero viven como cerdos», escribe con desánimo que: «Cualquiera que tuviese una sotana negra tenía poder despótico». En 415 el arzobispo Cirilo de Alejandría ordenó a sus monjes que incitaran a la chusma cristiana a asesinar al último científico pagano de la biblioteca de Alejandría, una mujer notable llamada Hipatia. Le arrancaron los miembros de uno en uno y Cirilo fue santificado.

43. En 381 Teodosio declaró finalmente que la herejía era un crimen contra el estado. Los escritos gnósticos fueron condenados por ser un «semillero de múltiples perversidades» que «no sólo deberían prohibirse, sino destruirse por completo y quemarse con fuego». Los debates filosóficos fueron suprimidos en su totalidad. Una proclamación declara: «No habrá ninguna oportunidad para que un hombre se dirija al público y discuta de religión o la comente o delibere».

44. Agustín, el gran portavoz del cristianismo católico, expresó de forma perfecta el clima de la época al explicar que la coacción era necesaria en vista de que era tanta la gente que sólo respondía al miedo. La fuerza militar era «indispensable» para suprimir a los herejes, por su propio bien, desde luego. Agustín proclama: «Lleno yo mismo de miedo, os lleno de miedo a vosotros». La espiritualidad de amor y gnosis de san Pablo se había convertido en la religión de obediencia y terror de la Iglesia católica.

45. Al examinar los datos, nos pareció que la «historia» tradicional del cristianismo era nada menos que el mayor encubrimiento de todos los tiempos. Las primitivas doctrinas gnósticas del cristianismo y sus verdaderos orígenes en los misterios paganos se habían suprimido de forma despiadada mediante la destrucción en masa de los testimonios y la creación de una historia falsa que se ajustara a los propósitos políticos de la Iglesia romana. Todos los que ponían en entredicho la historia oficial eran sencillamente perseguidos y eliminados hasta que no quedó nadie que pudiera discutirla.
Los paralelismos con la historia más reciente nos ayudaron a comprender lo que había sucedido. A principios del siglo xx un reducido grupo de comunistas se hizo con el poder en Rusia. Sin embargo, al cabo de unos cuantos años, numerosísimas personas, entre ellas muchos de los funcionarios que habían administrado el régimen anterior, se habían afiliado al partido comunista. ¿Por qué? Porque si querías medrar, ahora tenías que ser miembro del partido, y si te asociaban de algún modo con el régimen anterior, eras tachado de enemigo del pueblo. De forma parecida, al convertirse el cristianismo en la religión del imperio romano, el número de cristianos creció enormemente. ¿Por qué? Porque los cristianos recibían un trato preferente. ¡Al clero ni siquiera se le exigía que pagase impuestos! Si aspirabas a llevar una vida tranquila y próspera, te hacías cristiano. En caso contrario, te arriesgabas a ser tachado de «disidente» pagano: enemigo de Dios. Del mismo modo que la maquinaria propagandística de Stalin falsificó de forma inescrupulosa la historia para disimular su tiranía y demostrar que sus dogmas eran verdaderos y buenos, también la maquinaria propagandística cristiana alimentaba a los fieles con sus mentiras.
Al igual que el comunismo, el cristianismo empezó con un mensaje de libertad e igualdad, pero terminó creando un régimen autoritario y despótico. En años recientes, la intolerancia dogmática empujó a jóvenes y fanáticos comunistas de China y Camboya a llevar a cabo desastrosas revoluciones culturales cuyos resultados fueron la destrucción de las antiguas riquezas de sus civilizaciones y el exterminio de gran número de intelectuales, lo cual sumió a sus respectivas sociedades en una crisis profunda. Del mismo modo, quince siglos antes, fanáticos monjes cristianos llevaron a cabo una revolución cultural que arrasó las maravillas y los logros antiguos del paganismo e hizo que la civilización occidental retrocediera mil años.
La absurda destrucción de nuestro acervo pagano es la mayor tragedia de la historia del mundo occidental. Es difícil de comprender la magnitud de la pérdida. El misticismo pagano y la investigación científica se vieron desbancados por el autoritarismo dogmático. La Iglesia romana se valió de las amenazas y la violencia para imponer su credo, y negó a generaciones de seres humanos el derecho a pensar de forma independiente y a encontrar su camino personal para alcanzar la salvación espiritual. Mientras las grandes obras literarias de la antigüedad eran arrojadas a las llamas, san Agustín anunció así el triunfo del fundamentalismo literalista: «Nada debe aceptarse si no es basándose en la autoridad de las Escrituras, pues esta autoridad es mayor que todos los poderes de la mente humana».

46. Para avanzar con seguridad hacia el futuro es necesario aceptar el pasado, así que es conveniente examinar de forma crítica el cristianismo literalista que ha dominado los últimos dos mil años de nuestra cultura.
En el plano espiritual, ésta ha sido verdaderamente una «Edad de las Tinieblas» que se ha caracterizado por la religión autoritaria, el fanatismo y las guerras de religión. Al asumir el papel de única fe verdadera, el cristianismo literalista creó un abismo insalvable entre él y todas las demás tradiciones espirituales. Su autoproclamada superioridad se usó para justificar la destrucción violenta de las sociedades de otras partes del mundo. Incluso persiguió cruelmente a sus propios místicos y librepensadores. Al adoptar a Jehová, el dios padre judío, como única faz aceptable de Dios, subyugó a la divinidad femenina y utilizó esta perspectiva teológica para legitimar la subordinación de las mujeres. Su insistencia en la necesidad de tener una fe ciega en el dogma y su oposición a la investigación intelectual hicieron que muchos rechazaran todas las formas de espiritualidad por considerarlas meras supersticiones. Hoy son cada vez más las personas que piensan que la religión es, en el mejor de los casos, un chiste y, en el peor, una fuente de prejuicios, de intolerancia y de conflictos.

7 Comments

Alquimia Vegetal

La utilización de sustancias vegetales para la consumación de la Gran Obra Gnóstica y Alquímica: la Liberación y Retorno del Espíritu.

Complementa la alquimia sexual.

El hongo amanita muscaria, utilizado para este fin desde hace miles de años, es la más importante de estas sustancias.

Allí están las dos vías: seca (ingestión del hongo crudo) y húmeda (ingestión del hongo hervido en agua).

Allí están los tres colores de la obra: negro (la base del hongo), blanco (el cuerpo del hongo) y rojo (la cabeza).

Es la manzana que Eva le dio de comer a Adán, para despertarlo y recuperar la sabiduría.

Es el soma que los arios del norte llevaron a India.

Es el origen del poder de Odín – Wotan.

Es el origen del poder del dios Hanuman, bajo cuyos efectos realizaba sus proezas.

Bajo sus efectos los rabinos de Alejandría inventaron el cristianismo.

Es lo que hizo caer del caballo a San Pablo y lo que propició su conversión a la nueva religión.

Bajo sus efectos se conocen el cielo y el infierno y se produce el acercamiento a Dios.

Dante Alighieri tuvo estas experiencias y las puso por escrito en La Divina Comedia.

Amanita es el Salvador del Mundo, quien muere por nosotros cuando lo ingerimos.

Bajo sus efectos Rasputín hablaba con la Virgen y asesoraba al Zar.

Sólo bajo abstinencia sexual debe consumirse el amanita.

Este es el sagrado amanita

Amanita Muscaria
Amanita Muscaria

Este es el Papa Noel, un perfecto amanita

Papa Noel
Papa Noel

Casualidades visuales con la Iglesia Católica

Juan XXIII
Juan XXIII

Juan XXIII, «el Papa Bueno». Bueno para la sinarquía, muy malo para la Iglesia Católica.

Tres Papas Hiperbóreos

Pío XII
Pío XII

Pío XII. Santo Protector de Occidente.

Juan Pablo II
Juan Pablo II

Juan Pablo II. Guerrero. Aniquilador del comunismo.

Benedicto XVI
Benedicto XVI

Benedicto XVI. El Espíritu Romano-Germánico. Custodio y Protector de la Iglesia Católica.

Un comentario

Elementos gnósticos y tántricos en el film Drácula de Francis Ford Coppola

La Orden Sagrada del Dragón. Guerra mística. Traición del demiurgo. Rebelión contra el cristianismo. Suicidio. La amada muerta. Pareja tántrica. Negro, blanco y rojo. El laberinto. Maithuna. Ingestión de sangre. Salir del mundo de Maya. Obtención de la inmortalidad y de la eternidad. Niebla luminosa. Caminar entre los mundos del demiurgo.

Film: Drácula de Francis Ford Coppola

Un comentario