Saltar al contenido →

El rey de la JudeoMapuchería ha muerto en Francia, su lugar de origen

A los 75 años ha muerto el masón Antonio IV, proclamado Príncipe del Reino de Araucania y Patagonia.

La sucesión está ahora abierta, tal como se anuncia en la web Mapuche International Link, cuya sede, como es de suponer para toda organización masónica antiargentina, se encuentra en Inglaterra, funciona en el 6 de la calle Lodge Street en Bristol, y recibe órdenes de varios servicios secretos sinárquicos, entre ellos el MI6.

Según esta organización, que funciona desde 1994, continuando la labor de otra que lo hacía desde 1978, el “territorio histórico ancestral” de los mapuches abarca la “Pampa and Patagonia of Argentina” y el sur de Chile. Así lo explican: “La Nación Mapuche está ubicada en el sur de los territorios que hoy ocupan los Estados de Chile y Argentina –afirma la MIL–. Hace un poco más de 130 años su territorio ancestral, y el de otros pueblos originarios aliados, se extendía desde el sur del río Bío-Bío (Chile) hasta el extremo austral del continente, y en Argentina desde los ríos Colorado y Salado hasta el estrecho de Magallanes”, agregan.

DATO DE COLOR

Reynaldo Mariqueo –el único mapuche– que hace las veces de secretario general de la MIL, y se autodenomina su Excelencia Reynaldo Mariqueo, Conde de Lul-lul Mawidha y Caballero de la Orden Real de la Corona de Acero es el encargado de recorrer Europa teniendo relaciones.

 

Published in Artículos

2 Comments

  1. Teniendo relaciones… pero sexuales con sus amos sinarcas falto decir al final de la frase. Pero quien va querer follarse al indio ese? Pues los masones sionistas. Esos son todos putos y homosexuales. En todo caso para ellos seria follarse a un animal nada mas, no lo consideran tan grave. Mas encima declaran rey o principe a un mason de grado, rubio y caucasico, creyendo que con eso seran mejores. Ahora veremos quien reemplazara al muerto y diriga a esa tropa de pajarones traidores y vendidos.

  2. Irina

    No ´sé si este es el apartado apropiado para dejar este comentario pero es que necesito contar esto. Me acaba de pasar algo en relación a una religión sinárquica. Resulta que mi vecino conoce a una chica que es vegetariana, mística y que le había invitado a algo que él llamó “una especie de festival” cuando me invitó a su vez a mí esta tarde. Yo dije venga vamos, y aunque me pareció un poco sospechoso lo de que la chica le dijera que trajéramos unas frutas para “ofrenda”, pues acepté a ir porque pensé que al ser festival pues sería la típica reunión al estilo hippie con algún altar cutre, nada serio…

    Llegamos y nos piden los nombres, yo como pensé que eso sería para enviarme publicidad pues les di uno de mis muchos nombres falsos. Mi vecino dio su nombre verdadero. Todo el mundo iba de blanco menos nosotros dos, que íbamos de oscuro, pues no nos tomamos muy en serio lo de que la chica nos dijera en el móvil que hay que llevar ropa blanca si es posible. Había orientales en la sala del tatami, parecían chinos, además de como 16-20 europeos que estaban esperando a que comenzara el evento. No teníamos ni idea, ni mi vecino ni yo, de lo que iba a ser el evento. Bromeamos con lo de la fruta, mi vecino dijo “jejeje, seguro que toda esa fruta se la llevan luego ellos a comérselo despu´és, y mira ese t´ío qué cabrón, dice que todo el mundo vista de blanco y él va de negro”.

    Pero luego ya no me hizo tanta gracia. Empezó el evento y nos explicaron que el Dios es uno, que el Tao es algo maravilloso y que recibir el Tao en ese momento significaba que en alguna vida pasada ya nos habíamos preparado para aquello. Gracias a esta gran oportunidad nuestros nombres quedarían grabados en el cielo, así ya no nos tendríamos que reencarnar más, y tendríamos posibilidad de ver ángeles. Y por eso era tan importante que hubiéramos dado nuestro nombre verdadero completo en recepción, puesto que así la iniciación se realizaría de forma correcta (en este momento me alegré de haber dado uno falso).

    Empezaron a iniciar a los varones. Los orientales decían cosas en chino o tibetano o no sé qué puñetas era ese idioma pero realmente la escena me parecía repugnante. Se postraban ante el altar de forma rítmica. Mi pobre vecino, que había dado su nombre verdadero, participaba sin tener ni idea de que cuando le dibujan una señal en la frente realmente le están dibujando algo en el aura. Les hicieron repetir palabras y rezar con la mano sobre el corazón, arrodillados delante del altar. Pensé que podría fingir hasta el final pero cambié de idea y en cuanto decidieron pasar a iniciar a las mujeres me negué. Les dije simplemente que esto va en contra de mis creencias y me largué de allí. Mi vecino luego me dijo que estuvieron como quince minutos parando la ceremonia para borrar mi nombre de la lista de forma ritual.

    Pero….. ¿de qué van esta gente? ¿Cómo hacen las cosas así? Qué rabia, en serio. En ningún momento preguntaron “¿están ustedes de acuerdo con lo que vamos a hacer? Quien no esté de acuerdo y se quiera marchar lo puede hacer ahora”. Eso hubiera sido lo correcto. Pero no tiene cabida en sus cabezas que alguien pueda pensar diferente a ellos. Lo que también me dio rabia es que de las casi 20 personas que había allí solo yo hubiera decidido que ese caramelo que me ofrecían lo prefiero posponer a otra ocasión. La gente simplemente seguía la corriente, y aunque habían expresiones de duda no eran muy significativas. Cuando entramos en la sala al principio, (esto lo comentamos después en el restaurante), ambos notamos como una peso de energía encima de nosotros, a mí me dio como mareo… y luego una sensación rara en la frente aunque no llegué a recibir su símbolo.

    En fin, era lo que quería contar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *