Saltar al contenido →

Un comentario

  1. Shiva

    No deseo menospreciar al pueblo argentino, pero si te das cuenta en el caso de Perón (no así de Juan de Rosas contra quien se necesito de una invasión extranjera para derrocarlo, al igual que Solano López en Paraguay) basto con montar toda una campaña interna en su contra para derrocarlo y exiliarlo, en la cual la sociedad argentina jugó un rol determinante. Con Hitler no habrían podido ni de cerca vencerlo de ese modo tan simple, al contrario, tuvieron que movilizar toda la maquinaria infernal demoníaca disponible en la época y por ambos frentes para vencerle. El pueblo alemán jamás lo habria traicionado. Y que nadie mencione lo de los atentados que le hicieron antes del término de la guerra, pues estos fueron perpetrados por grupúsculos minoritarios y posiblemente hasta infiltrados aliados. Aún así admito que mucho logró Perón en un país tan corrupto y traicionero. Siempre he pensado que la sangre italiana (que es junto a la española la que mas abunda en el pueblo argentino) se caracteriza por ser la sangre de una raza aria pero muy traidora (característica muy demiurgica) desde tiempos romanos, pasando por hitos como el asesinato planeado y por la espalda de julio César hasta el cobarde linchamiento de mussolini y por supuesto ese popular sello de la mafia italiana, como si se tratara de un patrón casi genético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *