Saltar al contenido →

Etiqueta: dios

Kabbalah: el Árbol de la Vida y el Árbol de la Muerte

Por JHA

Según la Kabbalah oculta, solo hay dos vías para llegar a Dios y fusionarse con él: El Árbol de la Vida, y su reverso, el Árbol de la Muerte.

El Árbol de la Vida es el camino del estudio y práctica de la Torah. El Árbol de la Muerte es el camino del estudio y práctica del Talmud.  A Dios solo se llega por la Torah o por el Talmud. No hay otro camino.

Por la Torah el hombre se vuelve idiota. Por el Talmud el hombre se vuelve bestia. Si sigue el camino de la Torah se presentará ante Jehová como idiota. Si sigue el camino del Talmud se presentará ante Jehová como bestia.

En ambos casos se convertirá en Adam Kadmon, el hombre primigenio colocado por Jehová Dios en el Jardín del Edén. El Adam Kadmon era eso: idiota y bestia a la vez. Una bestia idiota y degenerada, creada por Jehová a su imagen y semejanza. Quien quiera presentarse ante Dios para fundirse con él deberá hacerlo como un Adam Kadmon. No hay otra manera.

Esta Kabbalah oculta los catapultará hacia Jehová Dios. Meditar sobre esto.

Si desean conocer la imagen más veraz del Adam Kadmon ingresen a youtube y vean allí “El demiurgo y sus representantes en la Tierra”. Allí podrán contemplar a la bestia idiota de perfil.

4 Comments

La pregunta que el Papa Francisco no pudo responder a una niña de 12 años, pero nosotros sí

Francisco fue conmovido por la pregunta de una niña de 12 años en el marco de una misa en Filipinas que, por su concurrencia, se convirtió en histórica.

El Papa Francisco recibió hoy en medio de una histórica misa, por su concurrencia, una pregunta de una niña de 12 años la cual no pudo contestar.

“Muchos niños son abandonados por sus padres. Muchos de ellos acaban siendo víctimas y les han pasado cosas malas, como adicción a las drogas o prostitución ¿Por qué Dios permite esto, incluso si los niños no tienen culpa? ¿Por qué sólo unos pocos nos ayudan?” preguntó la niña, Glyzelle Iris Palomar.

La niña, que encontró refugio en una comunidad eclesiástica, rompió a llorar y no pudo terminar su discurso de bienvenida. El Papa la abrazó y comenzó su propia alocución, más preparada.

“Ella es la única que ha planteado una pregunta para la que no hay respuesta y ni siquiera es capaz de expresarlo con palabras, sino con lágrimas”, dijo, visiblemente emocionado.

“¿Por qué sufren los niños?”, dijo el argentino en español. Un intérprete traducía su discurso al inglés para las más de 30.000 personas congregadas en los campos de la universidad.

El papa no pudo responder esa pregunta porque para hacerlo, sin mentir ni engañar, debería haber renunciado a la gran mentira cristiana.

La verdad es esta:

Este mundo es un infierno, y el único responsable de haber inventado esta mierda es el diablo Jehová Satanás, el inepto creador del mundo y del hombre.

Lo increíble es que por causa del terror que inspira, este ser plagiador y satánico es adorado por miles de millones de hombres dormidos, sus siervos, los siervos de satán y su religión del Mal.

Una de las grandes falsedades judeocristianas es la de asegurar que este miserable Satanás es un dios bueno y misericordioso. Todo lo contrario, este ser es Satanás, disfrazado de viejito bueno, y su actual nombre Jehová es el último nombre con que él se ha autodenominado.

Este falso dios no es el único. El verdadero Dios, Perfecto, Eterno e Incognoscible, es otro, y está fuera de toda esta creación impura y demencial.

Es suficiente con leer la biblia para comprobar la personalidad enferma y psicopática de este pérfido Jehová criminal.

La pregunta clave es ¿Por qué mueren los niños? ¿Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo?

Muy fácil de responder:

Porque este falso dios degenerado, Jehová Satanás, goza y se alimenta con las emanaciones del dolor y sufrimiento de los hombres, con el hedor de la sangre y con el olor de la carne quemada. Y cuando tiene hambre exige genocidios, circuncisiones y guerras para saciar su apetito de gran criminal.

Bibliografía:
“La religión prohibida”
“Fundamentos de la sabiduría hiperbórea”
“La Sagrada Biblia”

Autor:
Mario I. G. Vives

8 Comments

Mentiras fundamentales de la iglesia católica

Principales temas del libro de Pepe Rodríguez. Recomendamos su lectura completa ya que en el libro estos temas se hallan debidamente explicados y fundamentados.

1. Basta recordar la descripción que Dios hace de su creación del mundo, en el Génesis, para darse cuenta de que la “narración divina” no es más que un deficiente recuento de los mitos cosmogónicos mesopotámicos y que su descripción de la bóveda celeste, por ejemplo, no difiere en nada de la que hacían los antiguos sacerdotes caldeos o egipcios.

2. Dios, por poner un par de ejemplos más, tampoco estuvo demasiado acertado cuando adjudicó a Moisés la misma historia mítica que ya se había escrito cientos de años antes referida al gran gobernante sumerio Sargón de Akkad que, entre otras lindezas, nada más nacer fue depositado en una canasta de juncos y abandonado a su suerte en las aguas del río Eufrates hasta que fue rescatado por un aguador que le adoptó y crió. Este tipo de leyenda, conocida bajo el modelo de “salvados de las aguas”, es universal y, al margen de Sargón y Moisés, figura en el currículum de Krisna, Rómulo y Remo, Perseo, Ciro, Habis, etc. ¿Sabía Dios que estaba plagiando una historia pagana? ¿Y que una narración tan prototípica de la Biblia como es la del “diluvio universal” fuese también el plagio de otra leyenda sumeria mucho más antigua, la del “Ciclo de Ziusudra”?

3. Dios entregó su ley al “pueblo elegido” plagiando los términos de un tratado de vasallaje hitita. Tal como podemos comprobar tras analizar la estructura literaria de los pasajes bíblicos que refieren la alianza, resulta que son una flagrante imitación de los tratados de vasallaje hititas y de otros pueblos antiguos de los que se han conservado hasta hoy diversos ejemplares.

4. Podríamos seguir explorando… y explayarnos, por ejemplo, en los paralelismos evidentes y sospechosos que presenta el libro de los Proverbios con las literaturas sapienciales de Egipto y Mesopotamia, la influencia del poema mesopotámico de Gilgamesh y de la filosofía griega en el Eclesiastés, etc.

5. Gran parte del Evangelio consta de discursos de Jesús. Cuando éstos se prologan, aparecen tratados al modo griego, es decir, con preguntas o comentarios intercalados por los oyentes (en el presente caso los judíos o los discípulos), que llevan así adelante el discurso. Si se comparan estas “charlas” y otros dichos de Jesús con su manera de expresarse en los demás Evangelios, es obvio que no está hablando el mismo hombre.

6. En el libro de Jueces Dios intervino en la concepción y nacimiento de Sansón, cuya madre era estéril. Con algunas diferencias, las circustancias básicas de este relato se repiten también en el nacimiento de Samuel, el último juez de Israel, hijo de Ana, la esposa estéril del efraimita Elcana. Y antes que en ellos, Dios había intervenido también en la concepción de Isaac, hijo de Abraham. La madre de Sansón, como Ana, la madre de Samuel, e Isabel, la de Juan el Bautista, dejaron de ser estériles por la gracia de Dios, la misma que se “derramó” sobre María para fecundarla siendo aún virgen.

7. Nacer de una virgen fertilizada por Dios fue un mito pagano habitual en todo el mundo antiguo anterior a Jesús.

8. Todos los grandes personajes que acabaron siendo adorados como “hijos de Dios”, Buda, Krisna, Confucio o Lao-Tsé, fueron mitificados para la posteridad como hijos de una virgen.

9. “Jesús, el mesías prometido”: para ganar credibilidad forzaron el sentido de versículos proféticos del Antiguo Testamento.

10. En el evangelio de Mateo se construyó la fábula de la concepción virginal de María y del origen divino de Jesús apoyándose en los famosos versículos de Isaías sobre el Emmanuele.

11. El cristianismo intentó justificar el autoproclamado mesianismo de Jesús manipulando textos del Antiguo Testamento.

12. La iglesia católica se dotó de fundamento y legitimidad manipulando los evangelios y se convirtió en una institución de poder al crear una estructura organizativa contraria a esos textos.

13. Jesús jamás instituyó, ni quiso hacerlo, ninguna nueva religión o iglesia, ni cristiana ni, menos aún, católica.

14. Para la historia quedó el recuerdo vergonzoso de un concilio, el de Nicea, en el que una caterva de obispos cobardes y vendidos a la voluntad arbitraria del emperador Constantino dejaron que este definiera e impusiera alguno de los dogmas más fundamentales de la iglesia católica, como son el de la consustancialidad entre Padre e Hijo y el credo trinitario. Constituído en teólogo por la gracia de sí mismo, Constantino diseñó a su antojo lo que los católicos deberían creer por siempre acerca de la persona de Jesús.

15. La figura del Papa es contraria a lo que predicó Jesús y se asienta sobre falsificaciones de los Evangelios y de las listas de los obispos de Roma.

16. Los Diez Mandamientos de la Iglesia Católica presentan graves e interesadas diferencias respecto al decálogo bíblico original.

17. La Iglesia falseó el Decálogo bíblico eliminando el segundo mandamiento, que prohibe la idolatría, para rentabilizar el culto a las imágenes de Jesús, la Virgen y los santos.

18. El Dios de la biblia no dijo “Ve a misa los domingos” sino “Descansa los sábados”.

19. La doctrina católica del infierno le fue tan desconocida al Dios del Antiguo Testamento como al propio Jesús.

20. La figura de Jesucristo fue configurada según el modelo pagano de los dioses solares.

13 Comments

Judas: Fragmentos de Bart Ehrman

Fragmentos tomados de “La cristiandad alerta: la visión alternativa del Evangelio de Judas”.
Por Bart D. Ehrman, profesor de la cátedra James A. Gray y de Estudios Religiosos en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y experto en cristianismo primitivo.

1. El evangelio recién descubierto presenta a un Judas bastante diferente del que habíamos conocido. Aquí no se trata del discípulo de Jesús malvado, corrupto y diabólico que traicionó a su maestro entregándolo a sus enemigos. En lugar de eso encontramos al amigo más íntimo de Jesús, el que le entendió mejor que ningún otro y entregó a Jesús a las autoridades porque Jesús quiso que así lo hiciera.
Entregándolo, Judas prestó el servicio más grande inimaginable. Según este evangelio, Jesús quería escapar de este mundo material y contrario a Dios y volver a su morada celestial. Este evangelio contiene concepciones completamente diferentes de Dios, del mundo, Cristo, la salvación y la existencia humanas -por no hablar del propio Judas- del cuerpo de creencias cristianas que quedó establecido como canon.

2. Ireneo es uno de los primeros y mejor conocidos refutadores de herejes de la antigüedad cristiana. Ireneo escribió un trabajo en cinco volúmenes que atacaban a los herejes (los que sostienen falsas doctrinas) y expuso un punto de vista que a él le parecía “ortodoxo” (correcto). En esa obra menciona diversos grupos heréticos. Uno de los textos erróneos que cita es el Evangelio de Judas. Los herejes a los que Ireneo vio como más peligrosos para la ortodoxia cristiana fueron los gnósticos.

3. Aquí debo explicar en términos generales lo que tenían en común las diversas y extendidas sectas gnósticas y por qué escritores ortodoxos como Ireneo los veían como una amenaza. El término gnosticismo deriva de la palabra griega gnosis, que quiere decir “conocimiento”. Gnósticos son los que “tienen el conocimiento”. ¿Y qué es eso que saben? Conocen secretos que pueden conducir a la salvación. Para los gnósticos, una persona se salva no por la fe en Cristo o por sus buenas obras, sino por el conocimiento de la verdad, la verdad acerca del mundo en el que vivimos, acerca de quién es el verdadero Dios y, especialmente, acerca de quiénes somos nosotros mismos. En otras palabras, se trata en gran medida de autoconocimiento: conocimiento de nuestro origen, de cómo hemos llegado aquí y de cómo podemos volver a nuestra morada celestial. Según la mayoría de los gnósticos, este mundo material no es nuestra casa. Estamos atrapados aquí en estos cuerpos de carne, y necesitamos aprender el modo de escapar.

4. Divinidades menores crearon nuestro mundo material, hicieron el mundo como lugar donde retener las chispas de divinidad que habían capturado, a las que colocaron en cuerpos humanos. Algunos humanos, en otras palabras, tienen un elemento de la divinidad en su interior, en su núcleo esencial. Esas personas no tienen almas mortales, sino inmortales, encerradas temporalmente en este miserable y caprichoso reino material. Y esas almas necesitan escapar, volver al reino divino de donde vinieron. Los mitos narrados por los diversos grupos gnósticos diferían bastante entre sí en muchos detalles. A los lectores modernos eso mitos pueden resultarles enormemente confusos y extraños. Pero su punto más importante está claro: este mundo no es la creación del único dios verdadero. El dios que hizo este mundo -el Dios del Antiguo Testamento- es una deidad de segundo orden, inferior. No es el Dios supremo que debe ser adorado. Más bien debe ser evitado aprendiendo la verdad sobre el reino divino definitivo, sobre este perverso mundo material y sobre cómo podemos escapar de él.

5. No todo el mundo cuenta con los medios para escapar. La causa es que no todo el mundo tiene la chispa de divinidad en su interior; solo algunos de nosotros. Los demás son las creaciones del dios inferior de este mundo. Ellos, como las demás criaturas que hay aquí (perros, tortugas, mosquitos y otros), morirán y ése será el final de su historia. Pero algunos de nosotros somos divinidades atrapadas. Y necesitamos aprender la manera de volver a nuestra morada celestial. ¿Cómo podemos hacernos del conocimiento secreto necesario para nuestra salvación? Obviamente, no podemos conseguirlo observando el mundo que nos rodea y deduciéndolo por nosotros mismos. El estudio de este mundo sólo proporciona información sobre la creación material de una deidad inferior que no es el Dios verdadero. Lo que necesitamos no es eso, sino que se nos haga una revelación desde las alturas. Es necesario que haya un emisario del reino espiritual que venga a nosotros para decirnos la verdad sobre nuestro origen, nuestro destino y cómo podemos escapar.

6. Los perseguidores de herejías, como Ireneo, encontraban a los gnósticos particularmente peligrosos y difíciles de atacar. El problema era que no se podía razonar con un gnóstico para mostrarle que seguía un camino equivocado: ¡Él tenía un conocimiento secreto del que los otros carecían! Si se le decía que erraba, él podía simplemente encogerse de hombros y tacharnos de ignorantes. Y así Ireneo y otros como él tuvieron que echar el resto de sus ataques intentando convencer a otros cristianos, al menos, de que en realidad los gnósticos no estaban en posesión de la verdad, sino que la habían pervertido rechazando al Dios del Antiguo Testamento y su creación.

7. Uno de los muchos grupos gnósticos que Ireneo atacó fue el de los cainitas. No sabemos si este grupo realmente existió o si Ireneo simplemente se inventó el nombre; no hay ningún registro independiente que mencione su existencia. De todos modos, una de las cosas que Ireneo dijo sobre los cainitas es que el Evangelio de Judas era el punto de referencias de sus creencias aberrantes.
El grupo tomó su nombre de Caín, el primer hijo de Adán y Eva. Caín es conocido en los anales de la historia bíblica por ser el primer fratricida. Estaba celoso de su hermano menor Abel, a quien Dios amaba de manera especial, y por eso Caín lo mató (Génesis 4). ¿Por qué entonces los cainitas lo escogieron entre todos los humanos como figura fundamental de su fe? Porque creían que el Dios del Antiguo Testamento no era el dios verdadero al que había que adorar, sino el ignorante creador de este mundo del cual había que escapar. Y así todos los personajes de la historia judía y cristiana que se enfrentan a Dios -Caín, los habitantes de Sodoma y Gomorra y finalmente Judas Iscariote- eran los únicos que habían visto la verdad y habían entendido los secretos necesarios para la salvación.

8. Según Ireneo los cainitas llevaron su oposición al Antiguo Testamento a una posición ética extrema. Se oponían a cualquier cosa ordenada por Dios, y apoyaban todo aquello a lo que Dios se oponía. Si Dios decía que hay que respetar el descanso del sábado, no comer cerdo y no cometer adulterio, ¡entonces la manera de demostrar la libertad respecto de Dios era ignorar el sábado, comer cerdo y cometer adulterio!
No sorprende comprobar que un grupo gnóstico con tal inversión de valores veía en el supuesto enemigo de Jesús a su mayor aliado. Según Ireneo, los cainitas tomaban como autoridad el Evangelio de Judas. Y según este evangelio, nos dice Ireneo, sólo Judas entre todos los discípulos entendió el mensaje de Jesús e hizo lo que el propio Jesús quería, entregándolo a las autoridades para que lo crucificaran. De ese modo veían a Judas como el perfecto seguidor de Jesús, aquel cuyos actos había que imitar en lugar de despreciarlos. Porque fue a él a quien Jesús hizo depositario del conocimiento secreto necesario para la salvación.

9. En este evangelio Judas en el único discípulo que entiende la verdadera naturaleza de Jesús, y el único a quien Jesús da a conocer su revelación secreta que puede conducir a la salvación. Los otros discípulos adoran al Dios del Antiguo Testamento, y por ello son “ministros del error”. Puesto que conoce la verdad, Judas presta el mayor servicio a Jesús: lo entrega para que lo ejecuten y para que así el ser divino que hay dentro de Jesús pueda escapar de la trampa de su cuerpo material. O, como Jesús declara de manera palmaria en este evangelio, “Tú (Judas) los superas a todos ellos (es decir, a los demás discípulos), porque tú sacrificarás el cuerpo en el que vivo”.

10. La salvación no llegará por la adoración del dios de este mundo o la aceptación de su creación, llegará por la negación de este mundo y por el rechazo del cuerpo que nos liga a él.

11. El creador de este mundo no es el único Dios verdadero; este mundo es un lugar perverso del que hay que escapar; Cristo no es el hijo del creador; la salvación no llega por la muerte y la resurrección de Jesús, sino por la revelación del conocimiento secreto que él nos hace.

12. Está claro que Jesús no pertenece al dios de este mundo; uno de sus propósitos, de hecho, es revelar la inferioridad y la bajeza moral de ese dios antes de volver al reino divino, el mundo perfecto del Espíritu, tras abandonar su cuerpo mortal.

13. No hay necesidad de reconciliación con el creador de este mundo, que no es más que un rebelde sanguinario. Por el contrario, lo necesario es escapar de este mundo y de su creador.

14. Adoran al Dios de los judíos, pero ese dios es un tonto atolondrado. Él creó este mundo, pero el mundo no es bueno: es un pozo negro de miseria y sufrimiento. El verdadero Dios nunca tuvo nada que ver con este mundo. Es preciso escapar de este mundo, no integrarse en él. Los cristianos protoortodoxos difunden una falsa religión. Sólo la religión enseñada secretamente por Jesús a su más íntimo seguidor, Judas, es definitivamente verdadera.

Fragmentos del Evangelio de Judas

1. Sabiendo que Judas reflexionaba sobre algo elevado, Jesús le dijo: “Manténte alejado de los otros y te explicaré los misterios del reino. Puedes alcanzarlo, pero a costa de gran sufrimiento”.

2. Jesús dijo: “Ven, que puedo enseñarte secretos que nadie ha visto. Porque existe un reino grandioso e ilimitado, cuya extensión no ha sido vista por generación alguna de ángeles, en el cual hay un grandioso e invisible Espíritu, nunca visto por los ojos de ángel alguno, nunca abarcado por la percepción del corazón, y nunca llamado con nombre alguno”.

3. Dios ordenó a Miguel entregar a los hombres sus espíritus en préstamo, de manera que pudieran rendir culto, pero el gran Uno ordenó a Gabriel dar a la gran estirpe espíritus que no estuvieran sujetos a señor alguno, es decir: el espíritu y el alma.

4. En verdad yo te digo, Judas, que aquellos que ofrecen sacrificios a Saclas… Dios… todo lo que es malo. Pero tú los superarás a todos ellos, porque tú sacrificarás el cuerpo en el que vivo. Tu trompeta ya se ha alzado, tu cólera se ha encendido, tu estrella ha mostrado su fulgor, y tu corazón se ha vuelto fuerte.

5. La gran estirpe de Adán será enaltecida, porque antes que el cielo, la Tierra y los ángeles, esa estirpe, que viene del reino eterno, ya existía. Mira, ya se te ha dicho todo. Levanta tus ojos y mira la nube y la luz que hay en ella, y las estrellas que la rodean. La estrella que marca el camino es tu estrella. Judas alzó sus ojos y vio la nube luminosa, y entró en ella. Los que estaban en tierra oyeron una voz que venía de la nube y decía: gran estirpe…

Comentarios cerrados

Dialogo entre un gnóstico y un sacerdote católico

– Podemos dialogar, si lo desea, pero le aclaro que con una fe no se puede refutar otra fe. Son religiones diferentes. Tampoco con la filosofía puede refutarse una fe. Bueno, le pregunto esto: Si la materia fuera mala, como Ud. afirma, o el sexo, Ud. no existiría, pues está hecho de materia y proviene de la union entre el hombre y la mujer.

– Lo que no existiría sería yo mismo encadenado a un cuerpo y a un alma. Yo existiría entonces como Espíritu puro, libre, en el reino del Incognoscible. Lo que no existirían serían los seres humanos formados por el cuerpo y alma impuros y un Espíritu divino encadenado allí. Sería muy bueno que nada de lo creado existiera y solo los Espíritus Eternos estuvieran en el Reino que les corresponde, que por supuesto no es esta aberración creada por el demiurgo inferior, perverso y satánico.

– ¿Que pretenden ustedes? ¿Que se termine la humanidad? ¿Quieren que sólo queden los planetas, dando vueltas?

– Queremos que se destruya todo lo falso e impuro creado por el demiurgo. Queremos que de la creación no quede nada. Ni los seres vivos, ni las piedras, ni los planetas. Nada. Queremos que desaparezca hasta el último miserable átomo. Y que sea destruido para siempre y de una vez por todas el demiurgo también.

– Insisten con eso de que hay dos dioses. Es imposible, pues no puede haber dos infinitos. Lo de ustedes es un dualismo de dioses, un dualismo de mundos.

– Hay un solo infinito. Hay un solo Dios Verdadero: el Dios Incognoscible. El otro, el llamado Dios creador o demiurgo, quien afirma ser el único Dios, no es mas que un plagiador inferior con ínfulas de unico y verdadero. No, ese no es un Dios, es un Satán. El único Dios es el Dios Verdadero e Incognoscible, el otro es un impostor. Así, hay también un solo mundo, el mundo Incognoscible del Espíritu. Este mundo, el mundo creado por el demiurgo, no es el mundo verdadero, es un mamarracho completo elaborado por un demente.

– ¡Que locura es esto! ¿Se dan cuenta lo locos que están? Lo mejor es apartarse y no discutir ni escucharlos. Por suerte son cuatro locos.

– La única locura es adorar al falso dios y admirar su fallida creación.

17 Comments