Saltar al contenido →

Categoría: Artículos

La comprensión noológica de la Serpiente

Por Christian C.

La comprensión de la serpiente con el símbolo del origen, implica una comprensión noológica, desde la sangre. Es decir, desde el ámbito del Yo despierto. Dista de la comprensión de la serpiente desde el ámbito psicológico, en cuanto no se halla enmarcada en lo arquetípico. Es una comprensión anclada en el Origen. Tal entendimiento abarca o comprende completamente el designio de la serpiente ( el cual es un designio de designios), a la vez que lo trasciende, elevándolo hacia el Origen, donde es vislumbrado y aprehendido, desde lo increado.

Resulta esencial destacar que no se propicia combatir a la serpiente, ni tampoco la típica conducta devocional tan común en diversidad de cultos, sino una comprensión en que se obtiene o alcanza la sabiduría de la orientación al Origen, y la completa comprensión del designio serpentino que se halla copiado en este mundo.

El aspecto belleza de este mundo, suscitado por la expresión del espíritu en la materia, es comprendido como ilusorio, dada la transitoriedad y carácter efímero de todo fenómeno en el mundo de la materia, a la vez que se destaca el esplendor y belleza del espíritu fuera de Maya o la ilusión de este mundo

No obstante se asimila la comprensión de ambos aspectos. La belleza increada y su reflejo/copia, la belleza creada de este mundo. Aspectos cuya comprensión se traduce míticamente como » el conocimiento del bien y el mal» ofrecido por la serpiente.

Bajo este encuadre , el aspecto Dama también es resignado, desde la comprensión noológica de la serpiente

Ambas expresiones de belleza, tienen su correspondiente expresión semiótica en los movimientos levógiro y dextrógiro de la runa Esvástica.

Y entonces el aspecto de veneno que la mujer porta como imagen de la Serpiente, en cuanto seducción y belleza, tan fascinante como peligroso para el incauto virya perdido, se torna aquí en antídoto sanador y elixir, que remite a la Dama del Origen, la mujer serpiente!

Consideremos aquí , que el símbolo del origen se expresa en una conformación rúnica, de las 13 + 3 runas.

Y cada runa, en un éxtasis rúnico propio, revela todo el significado posible. Alcance energético pleno, que tiene su referente en el símbolo de la serpiente, dado que el designio de la serpiente comprende todas las posibilidades de variantes energéticas

Más también el símbolo del origen es la expresión codificada en imagen rúnica del propio Vril, la Dama del Origen, o Dama serpiente. De allí que el símbolo del origen es el símbolo de la serpiente. Entendiendo claro, se repite la aclaración, la serpiente desde lo noológico

A la vez, en cuanto a la serpiente concretamente, así como abarca o comprende todos los designios, por supuesto también a la serpiente en si misma, es decir todas las matrices serpentinas u ofídicas en el designio serpentino.

Tales matrices incluyen o comprenden todas las variedades de serpientes en sus mas variados aspectos y tipología.

Serpientes de una cabeza, de dos, tres o mas cabezas, serpiente alada, emplumada, etc etc
Y portadoras muchas de ellas de un tipo especifico de veneno, que tiene en el designio serpentino asimismo una contrapartida de antídoto, y preparación de elixir , para quien ha viajado por los anillos de la gran Serpiente, y conoce sus misterios.
Mas lo que el iniciado hiperbóreo toma o rescata respecto al misterio del ofidio, se destaca en 3 niveles:
Primeramente la serpiente, en cuanto a su comprensión se refiere, así como su mordedura iniciática, que le hace portador de su veneno, a la vez que inmuniza de la toxicidad demiurgica del mundo.
El iniciado se torna sabio, a la vez que portador de un poder venenoso. Veneno del que , asimilado, sintetiza también luego su antídoto., Y en combinación con la propia sangre pura ( en su esencia astral) deviene en elixir puro.
En una segunda instancia, prosiguiendo con este sumergirse en las profundidades de lo reptílico, se arriba al aspecto lagarto. Expresión este también de la serpiente, desde una expresión mas amplia…
Es un reptil lagarto, una serpiente con patas… como aquella serpiente en el mito del edén, que se infiere de su lectura, tenia patas y era portadora del habla… Y los bijas o sonidos del comienzo…
De este aspecto reptil, siempre desde el encuadre del origen, el iniciado rescata la particularidad de la sangre fría… Sangre en la que se refleja claramente el símbolo del origen, y posicionamiento desde el que se es completamente inmune al entorno arquetípico en su despliegue anímico.
Lagarto que se encuentra sumergido en las profundidades acuosas del inconsciente, ( dormido en el Virya perdido) , y su pleno potencial en el paleocerebro, o reptílico Arquicéfalo!

Y en una tercera instancia, el aspecto Saurio/Draconiano, que es expresión pura del furor bersekir, en hostilidad esencial al mundo demiurgico.
Y así como la serpiente evoca iniciáticamente a Lilith y Lucifer, o en términos mas precisos, la mujer serpiente, y el lagarto primordial, así también Lucifer posee su expresión draconiana, como el gran Dragon negro….
Dragon del que el aspecto draconiano demiurgico es una mala copia imitativa.
U en todo caso quizá, la expresión draconiana de dos Dioses irreconciliables, ya que en tanto uno procura el cautiverio de los espíritus hiperbóreos, el otro dragón procura su liberación.
Y así como en el negro se disuelven y desaparecen todos los colores ( Sea el despliegue arquetípico dextrógiro y su reabsorción, o el retorno levógiro al Origen, en ambos casos la referencia de la desaparición en un «agujero negro» o insondable negrura es apropiada en su respectivo contexto) así también el negro absorbe y contiene en forma potencial, todas las variedades de manifestación., Sea el rojo de la pasión esencial, o el reminiscente verde de la Minne
Puede absorber todas las manifestaciones que tienen su referente en la pasión esencial del rojo, o expresar de su negrura infinita el rayo verde reminiscente de la Minne.
Todas estas fuerzas tienen su representación draconiana, en el respectivo color que les cuadra.
Por supuesto, el negro se puede decir que esta mas allá de todos los colores, ya que puede absorberlos a todos , y permanecer como tal.

Considerando la expresión del signo del origen en la zona del oído, se entiende que cuando el iniciado hiperbóreo, Virya despierto, toma conciencia de dicho símbolo, equivale a remontar el rio de sangre pura a los bijas o sonidos primordiales, es decir , en una primera instancia a » escuchar la lengua de los pájaros», y ya en el contexto luciferino venusino del Origen, la lengua de los lagartos, la lengua de la Serpiente.
Es decir, se escucha la voz del gran Antepasado reptil, se escucha a la Serpiente.

Deja un comentario

Comentarios sobre «La religión prohibida», de Herrou Aragón

Por Christian C.

En su libro La religión prohibida, el profesor José María Herrou Aragón, comenta lo siguiente en el capítulo La serpiente de la salvación:

«Este dios creador los ha creado a Adán y Eva incapaces de distinguir entre el bien y el mal, entre el reino de lo increado y el reino de lo creado. También los creó ignorantes de su origen y su destino.

¿Por qué los había creado así? Según la Gnosis, no quería el creador que los hombres conocieran su verdadero origen. Este mundo ha sido creado contra la voluntad del Dios Incognoscible y el creador no quiere que los hombres sepan esas cosas. No quiere que se den cuenta en qué situación Espiritual se hallan, quiénes son, para qué han sido creados. Quiere que permanezcan en la ignorancia. Por eso les prohibió comer el fruto del árbol del conocimiento. Porque “se abrirían sus ojos”, despertarían y se percatarían de quiénes son y de dónde vienen, en qué situación están y qué deben hacer. Advertirían que el Edén no era un paraíso, sino todo lo contrario.

En la descripción que hace el Padre León Meurin en su libro “La franc-maçonnerie”, cuando comenta las interpretaciones Gnósticas sobre el paraíso terrenal y la Serpiente del Génesis, se encuentran estas ideas: Jehová no quiere que el hombre conozca su origen y su alto destino. Le ha prohibido todo contacto con el mundo superior. Quiere que el hombre lo refleje a él, al creador y no al Dios Supremo.»

Se comprende claramente que el conocimiento del «bien y el mal», en este contexto aludido del Edén, se refiere al conocimiento que permite por un lado trascender la relatividad dual del bien y el mal de este mundo, a la vez que se comprende como auténtico «Bien», la realidad del espíritu.

La negación de este fruto del conocimiento por parte del Demiurgo creador, delata inmediatamente su carácter aprisionador del espíritu, a la vez que la disposición y asistencia de la Serpiente, revela su rol liberador e iniciático.
El hecho que la mayoría de la sociedad, bajo la influencia religiosa judeocristiana, así como por condicionamiento cultural transmitido en forma hereditaria, mantenga un rechazo innato a la serpiente, así como temor , y vinculándola a lo «prohibido por Dios», es un claro indicador de como se ha trastocado la comprensión y valores iniciáticos de antaño.
Si bien una buena parte de la sociedad, se halla secularizada y no adscribe a una doctrina dogmática religiosa, no obstante el «implante» cultural en la psique ha quedado asentado, y la prueba está en que hoy día, bajo modernas teorías de la conspiración, la figura del «reptiliano» es presentada siempre bajo un estigma. Esto es una perpetuación de aquel ancestral anatema de la serpiente y el secreto del reptil, que a todas luces la sinarquía busca ocultar, presentando este tapasigno cultural, en que todo lo reptílico lleva una impronta negativa.

Al mismo tiempo, como bien comenta aquí Herrou Aragon, la serpiente, a la vez que contraria al dios creador, es representativa del Incognoscible.
Esto también fue posteriormente distorsionado, ya que como más adelante refiere el profesor Aragón, Kristos Lucifer fue «culturalmente dividido», asociando Kristo (ahora «Cristo») como un emisario del Dios creador, y contrario a Lucifer.
De modo que el auténtico y original Kristo, es decir Lucifer, o Kristos Lucifer, es la Serpiente!
Siguiendo esta línea de comprensión gnóstica, Herrou Aragón prosigue:

«Pero el hombre despertó, se hizo conocedor del bien y del mal. ¿Cómo logró eso?, la Serpiente tentadora del Edén le dió a comer el fruto prohibido que abrió sus ojos. Según los Gnósticos esta Serpiente es Lucifer, el que trae la Luz. Lucifer significa eso: Portador de Luz. Lucifer tomó la forma de una serpiente para despertar a los hombres. Es un Enviado del Dios Supremo, del Dios Incognoscible. Es un Enviado del Dios Verdadero que penetró en este mundo de miseria, imperfecto y deficiente, para despertar y liberar al hombre, para mostrarle cuál es su verdadera situación y cuál puede ser su alto destino. Por esta razón los hombres que siguen los mandamientos del dios creador ven a la serpiente como algo maligno y satánico, y en medio de su gran confusión la equiparan a satanás.
Por el contrario, los Gnósticos ven a la Serpiente Lucifer como salvadora. Como alguien que vino a salvar a los hombres, como un Enviado del Dios Verdadero. Esta Serpiente iluminadora que trae la Gnosis, la verdad Gnóstica que permite descubrir lo auténtico y verdadero en este mundo de confusión, ha venido a liberar al hombre. Lucifer es el verdadero liberador del hombre. Ha venido a liberar al hombre de la tiranía de Yahvé, de la tiranía del dios creador. Les ha traído a los hombres el conocimiento verdadero capaz de liberarlos, el conocimiento que por sí solo libera, que puede ayudar al hombre a salir de este mundo satánico, a regresar al mundo de donde proviene.
Esta Serpiente es, para los Gnósticos, la Serpiente de la Salvación, la Serpiente que ha abierto los ojos de los hombres, que les ha ofrecido la manzana de la emancipación, para ayudarlos a despertar y liberarse de este mundo de miseria y materia impura.
El creador quiso hacer al hombre como a los demás seres vivos, incapaz de distinguir entre el bien y el mal, y por la acción de la Serpiente se ha despertado y liberado. Indudablemente, dicen los Gnósticos, este conocimiento, esta Gnosis que la Serpiente Lucifer ha traído a los hombres, ha producido un gran disturbio cósmico en la creación. Así es de poderoso este conocimiento. La Gnosis produce cambios en quien la recibe, en quien la escucha, porque no es un conocimiento común y corriente, es un conocimiento que libera.»

Un claro indicio que la Serpiente del edén no era creación de Jehová, se da cuando se refiere que :» la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho..»., Es decir, no se contaba como una creación más de Dios.
Por lo que, su origen es otro., El texto del Génesis bíblico no aclara ,y oculta, cómo apareció allí la serpiente!
Más lo cierto es que la serpiente tiene un origen fuera de este mundo., Es una manifestación de Lucifer, y cuando más adelante se lee la maldición del Dios bíblico a la serpiente, respecto a que en adelante se dice «tendría que arrastrarse», deja entrever muy a las claras, lo que muchos estudiosos y teólogos se han planteado a lo largo del tiempo : Qué previamente entonces, la serpiente tenía patas!
Y también ha llamado la atención, que es quizá la única críatura o figura animal, que con autonomía propia habla en el relato bíblico.
Esta descripción parece ajustarse más bien a la figura de un lagarto, o mejor dicho, dada su facultad del habla e intelecto, de un hombre lagarto!
Y aquí ya estamos en pleno terreno hiperbóreo, ya que, los hombres lagarto, son el aspecto en como se han manifestado los Siddhas, tras haber entrado a este mundo por la puerta de Venus. (Aspecto que comparten todos los Siddhas, ya que esto ocurrió antes de la división en dos bandos opuestos, y en tanto los Siddhas traidores camuflaron posteriormente este aspecto reptil con alas, como seres alados angelicales, los Siddhas leales conservaron este aspecto no permaneciendo más bajo la luz demiúrgica, sino que se retiraron al mundo intraterreno extradimensional de Agartha).
Retornando al punto anterior de la maldición del Dios bíblico, esto fue meramente una artimaña literaria sacerdotal, ya que el infame Demiurgo no tiene ningún poder ni influencia para afectar a Lucifer.
Más el rastro literario quedó allí, en cuanto el aspecto real original de aquella Serpiente. Es decir, se trataba de un «Hombre lagarto».
Aspecto que después de todo (el lagarto) es una expresión más desarrollada de la serpiente.

Referente al tema de Kristo Lucifer, Herrou Aragón comenta :

«Los Gnósticos de épocas posteriores, en los orígenes del cristianismo, lo que se dió en llamar Gnósticos Cristianos o Cristianos Gnósticos, percibieron a Cristo como la Serpiente del Génesis. Esto fue así porque Cristo, mucho después de los sucesos del paraíso terrenal, al igual que la Serpiente vino a traer un mensaje liberador. Un mensaje que libera de este mundo impuro a los hombres. Según estos Gnósticos Cristianos, se trató de un conocimiento capaz de poner a los hombres en contacto con el otro mundo, opuesto al del demiurgo: el mundo incognoscible del Dios Verdadero.

A Cristo, portador de ese mensaje, de esa Gnosis, se lo ha equiparado a la Serpiente del Génesis, quien vuelve por segunda vez a la Tierra para ayudar nuevamente a la humanidad. En la primera venida fue la Serpiente Lucifer y en la segunda fue el Cristo Lucifer. Según la Gnosis Cristiana, cuando Cristo vino al mundo lo hizo por segunda vez, pues la primera fue en el paraíso terrenal. En ambas se trató en realidad de Lucifer, el Enviado del Incognoscible. En ambas su mensaje fue el mismo: la Gnosis que perturba, que produce cambios, que despierta y libera a quien la escucha. Para los Gnósticos Cristianos la Serpiente es Cristo, el Salvador que vino dos veces a este mundo.»

En El misterio de Belicena Villca, Nimrod de Rosario expone magistralmente como la figura del Cristo hebreo ha sido una copia imitativa de Kristo Lucifer, y asimismo algunos aspectos tomados o derivados del mito de Navután.
Se menciona por ej la Virgen de Agartha, quien tras regresar a este mundo de Venus, ha quedado encinta del «Serafín Lucifer».
Debe acotarse aquí que la raíz de Serafín, o Seraph, significa justamente serpiente.
No debe dar lugar a confusión que en la descripción de la talla de la Virgen de Agartha, se comenta que se halla «pisando una serpiente». El significado de esto, es en relación al aspecto serpentino demiúrgico. Y en otro nivel de significado, el dominio o control del designio serpiente.
Más al mismo tiempo, se halla la vinculación mística de la Virgen de Agartha con el Dios Serpiente, Lucifer!

En el mito de Navután, se refiere como se autosacrificó en el árbol del terror, pasando asimismo por una travesía de «muerte y resurrección».
Esta «muerte y retorno a la vida», aspecto característico también de toda auténtica iniciación, en cuanto transformación o transmutación se refiere, tiene su análogo en la serpiente que se renueva mudando de piel!.
En el mito nórdico, se refiere que aquel árbol del que pendiera Navután, el Yggdrassil, se halla roído en sus raíces por la serpiente Nidhog. Es decir, que también en esta instancia que Navután se cuelga ,accediendo al secreto de la inmortalidad, y el poder de las runas, la serpiente se halla allí presente, en la base o raíces de aquel árbol.

La cruz cristiana sabemos por la Sabiduría hiperbórea, que es un símbolo del encadenamiento espiritual., Más existen también otra clase de cruces, como la cruz Ankh egipcia, la cruz Tau, la cruz gamada, etc, con distintas variantes de significado.
Existía una representación gnóstica en la antiguedad, donde una serpiente aparecía enroscada alrededor de una cruz Tau.
Tau, como bien nos refiere Nimrod de Rosario, alude al punto Tau, aquella instancia en que desde el origen, surgió por primera vez un reflejo o manifestación del Yo perdido en el laberíntico Labrelix . (Sendero por donde transita el Yo extraviado, mediante la repetida secuencia de búsqueda, opción y elección.)
Es decir, aquel punto Tau señala el origen del encadenamiento espiritual, al que se accede a través de la escalera caracol, en el aislamiento del Yo, dentro de la plaza liberada Tau, en la Arquemona Odal.
Puede entenderse a este punto, que la representación de la serpiente enroscada en la cruz Tau, alude a este misterio del encadenamiento espiritual ,que es señalado por la serpiente. Es decir, la comprensión noológica de la serpiente, con el símbolo del origen.
Una reminiscencia gnóstica de esta figura iniciática podría hallarse en la medieval moneda germano-cristiana ,el Tálero, donde se aprecia la imagen de Cristo de un lado, y la serpiente del otro. Más por supuesto, esto es una reminiscencia gnóstica de Kristo Lucifer, y no el Cristo hebreo. Aunque ambas figuras puedan ser confundidas debido a los siglos de tergiversación y desinformación sinárquica.

Asi también, el profesor Aragón continua comentando al respecto :

«Hay un diagrama Gnóstico, en el que se ve una serpiente crucificada, clavada en una cruz, lo cual demuestra todavía más la identidad Gnóstica entre la Serpiente del Génesis y Cristo. Hay mitos que afirman que la cruz en la que Cristo fue crucificado fue hecha con la madera del árbol del conocimiento del bien y del mal. Debemos aclarar que nos estamos refiriendo a la gnosis judeocristiana, que es una deformación de la Gnosis Primordial.»

También otra antigua asociación de la serpiente con Kristo Lucifer, puede hallarse en la serpiente con cuernos llamada Aspid, que aparece así representada en monedas de la antiguedad.
Esta serpiente era denominada Cerastes en latín o también Kerastes en griego.
En latín «Ceras» significa cuerno, y en griego «Keras» es cruz., A la vez Keras se puede remitir al egipcio Karast, de donde también deriva el término griego Christos o ungido . Y asimismo hay un vínculo etimológico con el «Chris» caldeo o sol.
De modo que la serpiente iniciática con cuernos estaba asociada con la cruz y la experiencia de «iluminación» o «sol», que en este caso es por supuesto, el sol negro!

Luego, un punto asimismo digno de mención, es que en el caso de los gnósticos Naasenos (grupo gnóstico que aparece en la historia de Kurt y los ofitas en El misterio de Belicena Villca), consideraban a la constelación de Draco como símbolo de su Cristo. (Recordemos que en el mencionado episodio de tío Kurt y los Ofitas, los Naasenos clamaban a Ophis Lucifer!).

Prosiguiendo con el ánalisis expuesto, el profesor Aragón comenta:

«Origenes, por ejemplo, describió un diagrama Gnóstico en el cual se ve claramente una serpiente que divide los dos mundos, el mundo creado y el mundo increado. Aunque a nadie le agrada este dualismo de los dos mundos, así es la realidad y hay que aceptarla. El Gnóstico sabe que hay otro mundo sumamente perfecto, un mundo que no tiene nada que ver con éste. Origenes pudo tener acceso a esos diagramas y libros Gnósticos, a toda esa información, para después criticarlos, como también lo hicieron San Agustín, Tertuliano, Hipólito, Ireneo de Lyon, Epifanio y muchos otros»

Este diagrama que refirió Orígenes, comprendía el gráfico o representación de diferentes esferas planetarias, regidas cada una por un Arconte demiurgico. El conocimiento secreto de ciertas palabras de poder, permitía al iniciado el acceso y paso a través de esas diferentes esferas. Y en el límite, se hallaba aquella gran serpiente, que para algunos era denominada como Leviatán.
Figura serpentina que en Los mitos Hebreos, Robert Graves refiere como antagónica del tiránico Yahvé bíblico.

Herrou Aragón comenta también respecto al ocultamiento y desaparición de antiguos textos gnósticos:

«Pero ahora, la mayoría de los textos Gnósticos originales no existen, han sido destruidos. Estos críticos de la Gnosis distorsionaron toda la información de los textos Gnósticos originales, poniendo frases fuera de contexto para ridiculizarlas mejor, entre otras estratagemas. Pero nada de eso importa ya. La Gnosis Primordial está siempre presente, aunque muchos no lo adviertan. En las distintas oportunidades en que apareció abiertamente en el mundo se trató siempre de la misma Gnosis, aunque con diferentes connotaciones históricas y culturales.»

Afortunadamente algunos de estos textos gnósticos fueron preservados y descubiertos posteriormente en pleno siglo XX, con el hallazgo de los manuscritos de Nag Hammadi.
Dentro de 46 textos hallados, aparecen 11 menciones de la serpiente., En algunos en forma negativa, como en el Apócrifo de Juan, lo cual refleja la mentalidad judeocristiana, y en otros en forma neutral o positiva, como Hipóstasis de los Arcontes, y Sobre el origen del mundo.
Veamos algunos vínculos o asociaciones entre estos diversos grupos gnósticos y la serpiente, y la importancia que daban a la serpiente en términos iniciáticos.
El término Ofita deriva del griego Ophis (de donde derivamos ofidio o serpiente), muy similar por cierto a Sophia, nombre que a su vez se descompone etimológicamente en Is Ophi o «luz de la serpiente», con lo que la acepción de sabiduría, tradicionalmente adjudicada al nombre Sofia, queda validada.
Existieron varios grupos gnósticos ofitas, entre los que aparecen los Naasenos, Setitas, Peratas y Cainitas.
Los Cainitas, reivindicaban la figura de Cain, a quien consideraban un hijo de la Serpiente, y en tal sentido una encarnación del poder de la serpiente.
También Lilith, la mujer serpiente, vinculada con Adán antes que aparezca Eva, ha sido intencionadamente ocultada, por su rebeldía y oposición al demiurgo.
Y se estigmatiza de igual modo a Eva, por escuchar a la serpiente, desobedeciendo al demiurgo, y comer del fruto prohibido, compartiéndolo también a Adán.
No deja de ser notorio aquí, que Havah o Eva, tiene las acepciones etimológicas de madre, viviente, y también serpiente!
Es así como algunas sectas gnósticas veneraban tanto a Sophia como a Eva, en un vínculo entre Lucifer y la mujer, que así como en el caso de Lilith, se quiso ocultar y tergiversar.
Es bajo este paradigma, de rechazo de la serpiente del edén, que Hipólito en su exposición de las doctrinas gnósticas ,se refiera a la serpiente como «el logos femenino, o la palabra de Eva», «El rio que fluye del Edén» y «la marca de Cain», todo lo cual tiene un claro sello serpentino.
Los gnósticos Cainitas veneraban la figura de la serpiente enroscada en un árbol,, en homenaje de aquel episodio de la serpiente del edén, y algunos ofitas utilizaban también viboras en sus ceremonias.
Se dice que algunos ofitas portaban una serpiente guardada en un canasto, al que denominaban «Cista mystica».
Durante sus ágapes , la serpiente salía de la cesta, enrollándose alrededor del pan, que luego los ofitas compartían , besando antes por turno cada uno a la serpiente, e inclinándose en reverencia frente a ella.
Concluían la ceremonia mediante un himno al Incognoscible, a través de la serpiente como mediadora. Así, en este culto ofídico la serpiente era el mediador o «Chrestos», tanto en símbolo como acto, mucho tiempo antes del cristianismo.

Los ritos nocturnos de los Ofitas eran sincronizados con la ascensión de la serpiente celestial, la constelación de Draco, el dragón, que era conocido por ellos como una manifestación estelar del primer instructor…
La consideración y perspectiva de estos gnósticos respecto a la constelación de Draco, había pasado por varias fases o etapas, según los movimientos e interacciones estelares.
En una primera instancia, se dice le había sido dado «un árbol de estrellas adyacentes» para se enroscase alrededor, como la serpiente del árbol….
En otra instancia las 7 estrellas de la Osa mayor eran como 7 cabezas de serpiente , y en otro período la Osa mayor y menor fueron vistas como dos alas gigantescas del dragón.

De igual modo, los gnósticos Peratas, recibían su nombre del posible maestro de este grupo, conocido como «Eufrates el Perata». El vínculo serpentino asoma en la antigua mitología mesopotámica, en que las divinidades Nirah e Irhan eran asociadas con el río Eufrates, y al mismo tiempo consideradas en forma serpentina. Es así que el Eufrates (uno de los ríos que bordeaban el Edén) era percibido tanto en forma de río como de serpiente!
En el caso de este grupo gnóstico, los Peratas manejaban términos y conceptos, que externamente podían parecer «cristianos», pero ocultaban la sabiduría ofídica. Asi, por ej , asociaban en términos doctrinarios al Padre con el cerebro,y al Hijo con el cerebelo y la medula espinal, así como con la serpiente, dada la similaridad de la forma del cerebelo con la cabeza de una serpiente. De allí puede inferirse que los Peratas conocían la manifestación de un poder ofídico oculto a partir de la conformación anatómica cerebro-espinal, desde una consideración de ultra biología y anatomía oculta. Es decir, el poder ofídico oculto del cerebro reptil, o Arquicefalo.

Resulta interesante que los gnósticos Peratas distinguían entre la serpiente representada por la constelación de Draco,la cual veneraban , de la serpiente de la constelación de Ophiuco, a la cual consideraban nefasta
Y de igual modo, los gnósticos Setitas distinguían entre una serpiente demiurgica, y una serpiente concebida como logos liberador.
En estos diversos grupos gnósticos, sin duda se hallaban algunos aspectos y legado de la antigua gnosis hiperbórea.

Para finalizar, como muy acertadamente expresa el profesor Herrou Aragón : «Aunque prohibida y perseguida, la Gnosis nunca desapareció y no desaparecerá jamás. Permanece siempre al alcance de quien la merezca. Cuanto más se la persigue más se fortalece»

Lo cual snigifica, que aunque la serpiente haya sido combatida, y en algunas instancias parezca no estar presente, es simplemente que se ha retraído en sus anillos, para luego siempre resurgir nuevamente.
A veces visible, a veces invisible o mimetizándose y pasando desapercibida en el medio circundante, la voz de su siseo siempre se halla presente para el Virya despierto!
Ssssssssssssssssssssssssssssssssss

Deja un comentario

El tío Kurt y los Ofitas

Por Christian C.

El episodio narrado en El misterio de Belicena Villca, del secuestro de tio Kurt por los Ofitas , durante su niñez en Egipto, contiene algunos indicios ocultos que resulta oportuno develar y poner de manifiesto.

Es recomendable releer nuevamente el relato, que aquí se reproduce, para así apreciar los comentarios luego expuestos.

«Las cosas sucedieron así: mis padres habían viajado hasta El Cairo –el Ingenio familiar dista unos kilómetros de esta ciudad– con el objeto de hacer compras.

Mientras Mamá se entretenía en las vastas dependencias de la Tienda Inglesa Yo, ávido de travesuras, me fui deslizando con mucho disimulo hacia la calle. Un momento después corría a varias cuadras de la Tienda atraído inocentemente por el bullicio del “Mercado Negro”, barrio laberíntico de miserables puestos callejeros y refugio seguro de mendigos y delincuentes de poca monta.

Ese día la marea humana era densa por las callejuelas estrechas en las que la distancia entre dos puestos de ventas apenas dejaba un pasillo al tránsito peatonal. Alfarería, frutas, alfombras, animales, de todo lo imaginable se vendía allí y ante cada mercadería se detenían mis ojos curiosos. No tenía miedo pues no me había alejado mucho y sería fácil volver o que me hallara Mamá.

Siguiendo una callejuela fui a dar a una amplia plaza empedrada, con fuente de surtidor, en la que desembocaban infinidad de calles y callejuelas que sólo el irregular trazado de esos Barrios de El Cairo puede justificar. Estaban allí cientos de vendedores, vagos, pordioseros y mujeres con el rostro cubierto por el chador, que recogían agua en cántaros de barro cocido.

Me acerqué a la fuente tratando de orientarme, sin reparar en un grupo de árabes que rodeaban cantando a un encantador de serpientes. Este espectáculo es muy común en Egipto por lo que no me hubiera llamado la atención, a no ser por el hecho inusual de que al verme, los árabes fueron bajando el tono del canto hasta callar por completo. Al principio no me percaté de esto pues el encantador continuaba tocando la flauta en tanto los ojos verdes de la cobra, hipnotizada por la música, parecían mirarme sólo a mí. De pronto el flautista se sumó también al grupo de silenciosos árabes y Yo, comprendiendo que algo anormal ocurría, uno tras otro daba prudentes pasos atrás.
El hechizo se rompió cuando uno de ellos, dando un alarido espantoso, gritó en árabe –¡El Signo! mientras me señalaba torpemente. Fue como una señal. Todos a la vez gritaban exaltados y corrían hacia mí con la descubierta intención de capturarme.

Se produjo un terrible revuelo pues siendo Yo un niño, corría entre la muchedumbre con mayor velocidad, en tanto que mis perseguidores se veían entorpecidos por diversos obstáculos, los que eliminaban por el expeditivo sistema de arrojar al suelo cuanto se les cruzara en sus caminos. Por suerte era grande el gentío y muchos testigos del episodio pudieron informar luego a la Policía.

La persecución no duró mucho pues el fanatismo frenético que animaba a aquellos hombres multiplicaba sus fuerzas, en tanto que las mías se consumían rápidamente.

Inicialmente tomé por una calle pletórica de mercaderes, escapando en sentido contrario al empleado para llegar a la plaza, pero a las pocas cuadras, intentando esquivar una multitud de vendedores y clientes, me introduje en un callejón. Este no era recto, sino que seguía estrechándose cada vez más, hasta convertirse en un camino de un metro de ancho entre las paredes de dos Barrios que habían avanzado desde direcciones distintas, sin respetar la calle.

A medida que corría, el callejón parecía más limpio de obstáculos y, por consiguiente, mis perseguidores ganaron terreno, hasta que una piedra saliente del desparejo suelo me hizo rodar derrotado. Inmediatamente fui rodeado por los excitados árabes que no tardaron un instante en envolverme con una de sus capas y cargarme aprisionado entre poderosos brazos. La impresión fue grande y desagradable y, por más que gritaba y lloraba, nada parecía afectar a mis captores que corrían ahora, más rápido que antes.

Un rato después llegamos a destino. Aunque Yo no podía ver, entendía perfectamente el árabe y comprendí entonces que los fanáticos llamaban a grandes voces a alguien a quien denominaban Maestro Naaseno.

Al fin me liberaron del envoltorio en capuchón que me cegaba, depositándome sobre un suave almohadón de seda, de regular tamaño. Cuando acostumbré la vista a la penumbra del lugar, comprobé que estaba en una amplia estancia, tenuemente iluminada con lámparas de aceite. El piso, cubierto de ricas alfombras y almohadones, contaba con la presencia de una docena de hombres arrodillados, con la frente en el suelo, los que de tanto en tanto levantaban la vista hacia mí y luego, juntando las manos sobre sus cabezas, elevaban sus ojos extraviados hacia el cielo clamando ¡Ophis! ¡Ophis!
Por supuesto que todo esto me atemorizó pues, aunque no había sufrido daño, el recuerdo de mis padres, y el hecho de estar prisionero, me producían una gran congoja.

Sentado en el almohadón, rodeado de tantos hombres, era imposible pensar en fugar y esta certeza me arrancaba dolorosos sollozos. De pronto, una voz bondadosa brotó a mis espaldas trayendo momentánea esperanza y consuelo a mis sufrimientos. Me di vuelta y vi que un anciano de barba blanca, tocado con turbante, se llegaba hacia mí.
–No temas hijo –dijo en árabe el anciano a quien llamaban Naaseno–. Nadie te hará daño aquí. Tú eres un enviado del Dios Serpiente, Ophis-Lúcifer a quien nosotros servimos. Lo prueba el Signo que traes marcado para Su Gloria.

Me indicó en gesto afectuoso que permitiera ser tomado en brazos por él, para poder así “enseñarme la imagen de Dios”. Realmente estaba necesitando un trato afectuoso pues aquellos fanáticos no reparaban en que Yo era un niño. Abracé al anciano y éste echó a andar hasta un extremo de la sala –que resultó ser un sótano– adonde se elevaba una columna en cuyo pedestal brillaba una pequeña escultura de piedra muy pulida. Tenía la forma de una cobra alzada sobre sí misma con ojos refulgentes, debido quizá a la incrustación de piedras de un verde más intenso. La imagen me fascinó y la hubiese tocado si el anciano no retrocede a tiempo.

–¿Te ha gustado la imagen de Dios, “pequeño enviado”? –dijo el Maestro.
–Sí –respondí sin saber porqué.
–Tú tienes derecho a poseer la joya de la Orden. –Continuó el Maestro mientras hurgaba en una bolsita de fino cuero que llevaba colgada al cuello.
–¡Aquí está! –exclamó el Maestro Naaseno– es la imagen consagrada del Dios Serpiente.

Para obtenerla los hombres pasan duras pruebas que a veces les llevan toda la vida. Tú en cambio no necesitas pasar ninguna prueba porque eres portador del signo.

Con un afilado puñal que extrajo del cinto, cortó un cordón verde de un manojo que colgaba en la pared y, ensartando la réplica de plata en un lazo, la colocó en mi cuello. A continuación me miró a los ojos, de una forma tan intensa que no he podido olvidarlo nunca. Tampoco olvidé sus palabras, las que pronunció con voz muy fuerte, ritualmente. Me tenía agarrado con su brazo izquierdo y me elevaba para que fuese visto por todos, mientras con el índice de la mano derecha señalaba al Dios Serpiente. Dijo esto: –¡Iniciados de la Serpiente Liberadora! ¡Seguidores de la Serpiente de Luz Increada! ¡Adoradores de la Serpiente Vengadora! ¡He aquí al Portador del Signo del Origen! ¡Al que puede comprender con Su Signo a la Serpiente; al que puede obtener la Más Alta Sabiduría que le es dado conocer al Hombre de Barro! En el interior de este niño Divino, en el seno del Espíritu eterno, está presente la Señal del Enemigo del Creador y de la Creación, el Símbolo del Origen de nuestro Dios y de todos los Espíritus prisioneros de la Materia. Y ese Símbolo del Origen se ha manifestado en el Signo que nosotros, y nadie más, hemos sido capaces de ver: ¡niño Divino; él podrá comprender a la Serpiente desde adentro ! ¡pero nosotros, gracias a él, a su Signo liberador, la hemos comprendido afuera, y ya nada podrá detenernos!

–Sí, Sí ¡Ya podemos partir! –gritaban a coro los desenfrenados Iniciados Ofitas.

Pasaron los minutos y todo se fue calmando en el refugio de la Orden Ofita. Los árabes estaban entregados a alguna clase de preparativo, y Yo, entusiasmado con el serpentino obsequio y tranquilizado por el buen trato del Maestro Naaseno, no desconfié cuando éste me acercó un vaso de refrescante menta. Pocos minutos después caía presa de profundo sopor, seguramente a causa de un narcótico echado en la bebida.

Cuando desperté estaba con mis padres, en el Sanatorio Británico de El Cairo, junto a un médico, de blanco guardapolvo, que trataba inútilmente de convencerlos de que Yo simplemente dormía.

Con el paso de los años, fui reconstruyendo las acciones que llevaron a mi liberación. Al parecer el Jefe de Policía se movió rápidamente, temiendo que el secuestro de un miembro de la rica e influyente familia Von Sübermann, concluyera con una purga en el Departamento de Policía cuya cabeza –sería la primera en rodar– era él. Por intermedio de confidentes, mendigos, vagos o simples testigos, se enteraron sin lugar a dudas que los autores del secuestro eran los fanáticos miembros de la milenaria Orden gnóstica “Ofita”, considerados como inofensivos e incluso muy sabios.

Esto desconcertó en un comienzo a los policías, que no alcanzaban a vislumbrar el móvil del secuestro pero, siguiendo algunas pistas, llegaron a la casa del Maestro Naaseno. Los árabes, en la euforia por transportarme hasta allí, se habían comportado imprudentemente, penetrando todos juntos en medio de gritos y exclamaciones. Un mendigo, testigo presencial de la extraña procesión, tan deseoso de ganar la recompensa que mi familia había ofrecido, como de evitar las porras policiales, dio los datos de la casa donde entraron los raptores. Esta fue rodeada por las autoridades, pero, como nadie respondía a los llamados, se procedió a forzar la puerta, encontrándose con una humilde vivienda, totalmente vacía de gente. Luego de una prolija inspección, se descubrió, disimulada bajo una alfombra, la puerta trampa que conducía, mediante una mohosa escalera de piedra, al soterrado templo del Dios Serpiente.

Un espectáculo macabro sorprendió a los presentes pues, tendido sobre un almohadón de seda, yacia mi cuerpo exánime rodeado de cadáveres con expresión convulsa que, como último gesto, dirigían los rígidos brazos hacia mí.

Todos los secuestradores habían muerto con veneno de cobra. El Maestro Naaseno y el ídolo se habían esfumado.

La impresión que recibieron los recién llegados fue muy mala pues pensaron que Yo también estaba muerto, pero salieron de inmediato de su error y fui transportado al Sanatorio Británico junto con mis padres.

Aún conservaba colgada del cuello la serpiente de plata, siendo ésta guardada celosamente por Papá, aunque a veces, años después, me la solía mostrar cuando recordábamos aquella aventura.

En aquel momento, mientras escuchaba a Papá y Rudolph Hess hablar de los Ofitas, todos estos sucesos se agolpaban en mi mente.»

Procedamos entonces a develar algunos aspectos ocultos, a la luz de la gnosis ofídica hiperbórea.

En su deambular por las calles del Cairo, Kurt arriba a una plaza empedrada, con fuente de surtidor, rodeada de la convergencia de múltiples callejuelas ,lo que en términos gnósticos induce la idea/imagen de un sitio fortificado o sostenido en su configuración por la piedra, a la vez que una plaza liberada, en medio del laberinto, y en la cual se halla precisamente el centro gnóstico referente del origen, representado por el carismático grupo gnóstico de los Ofitas.

Los árabes ofitas se hallan rodeando al conductor del grupo, el maestro Naaseno, que encarna aqui la figura del líder carismático. La dimanación de esa mística se halla sustentada en el vinculo acausal y sincronístico con la serpiente allí presente, que representa a Lucifer.

La serpiente «parece estar encantada», al son de la flauta, mas en realidad se trata de un contacto carismático reciproco entre el maestro Naaseno y la Serpiente/Lucifer, del que participan los demás iniciados del grupo ofita.

De algún modo, en ese contexto iniciático, se advierte la poderosa presencia cercana de Kurt, por su proyección del signo del origen ,que se manifiesta simplemente por su presencia.

Tanto la serpiente, como los ofitas y su maestro Naaseno, todos, participando del mismo encuadre místico, perciben la presencia de Kurt.

Es así como el signo del origen, exteriorizado y captado por los ofitas, indujo en estos seguidores de la serpiente una comprensión noológica de la serpiente, e indicando el sendero de retorno al Origen.

La descripción de la cobra, de ojos verdes como esmeraldas , transmite y suscita asimismo la imagen luciferina y venusina del rayo verde.

Esa es de igual modo la descripción posteriormente de la escultura de la serpiente ubicada en el pedestal de una columna , que llamara la atención del niño Kurt , y la joya de la orden que el maestro Naaseno le obsequia.

La escultura es una serpiente alzada, es decir despierta y desplegada en todo su potencial., La columna sobre la que se halla, es la voluntad noológica del Yo, sostenida durante su permanencia en este mundo desde la sangre fría del reptil.

Y también resulta notorio el trayecto de Kurt, habiendo sido llevado encapuchado , es decir a oscuras, a aquel recinto subterráneo en penumbras. Es decir, tras haber «transitado el sendero oscuro suberráneo descendente» ( la «mohosa escalera de piedra»), y luego la extraña «luminosidad» o resplandor que en ese contexto llama su atención, la cual procede del verdoso fulgor de las esmeraldas de los ojos de la escultura de la cobra.

Aparecen aquí combinadas en forma velada alusiones al sol negro y el rayo verde.

El termino » Ophis», el cual claman los ofitas, asi como la mención de Ophis Lucifer, remite por un lado a la raiz «ophi» de donde deriva ofidio, y por otro lado Ophis contiene etimológicamente el mismo significado que Sophia ( nombre traducido comunmente como sabiduría), que deriva justamente de Is Ophi o » Luz de la serpiente», connotando aquí el aspecto iniciático, revelador y góstico de la sabiduría, que ha tenido siempre como emblema y referente a la serpiente: Lucifer por otro lado, como es bien sabido deriva de Lux Fer , o » El portador de la luz». La luz aquí referida no es la luz demiúrgica o la luz de este mundo, sino la luz del conocimiento prohibido, la luz de la gnosis, la luz oscura.

Así bajo el apelativo de Ophis Lucifer se evocan los aspectos iniciáticos de la gnosis, y su medio de manifestación arcaico, la serpiente.

Las sabias palabras que el maestro ofita enuncia, tales «como iniciados de la Serpiente liberadora», «Seguidores de la Serpiente de Luz increada», y «Adoradores de la serpiente vengadora», denotan claramente los aspectos de radiación luciferina o » luz increada»,(percibida en este mundo como oscuridad insondable), gnosis liberadora, y el aspecto ofídico luciferino hiperbóreo en contraposición esencial al demiurgo creador y su creación.

El termino «Naaseno» con que se designa al maestro de los Ofitas, alude a un grupo gnóstico ofita, conocido como los Naasenos. Si bien algunos han interpretado tal nombre como derivado de Naas o serpiente ( Muy similar al significado de Ofita ), otros han dado la acepción como derivada del griego Naos,o templo, señalando así los sitios de reunión, santuarios o templos y tradiciones mistéricas, que en la antiguedad eran guardianes de los secretos de la serpiente e iniciadores en sus misterios. Se puede decir que uno de estos sitios en la época actual, era aquel templo subterráneo del Dios Serpiente.

Una de las concepciones que los gnósticos Naasenos manejaban en su conocimiento del designio de la serpiente, era la de la serpiente como » la sustancia húmeda», que tras todos los objetos y fenómenos se halla oculta como elemento de cohesión.

Asoma aquí la indicación que los Naasenos ofitas tenían asimismo un conocimiento de la alquimia. Y aquí es donde aparece el vinculo con la parte final del relato.
Habiendo percibido en Kurt el símbolo del origen externamente, aquellos ofitas decidieron partir de este mundo hacia el Origen.
Es sabido que muchos gnósticos participaban en extraños ritos, en que era utilizado el veneno de serpiente, sea mediante una infusión alquímica debidamente preparada, o incluso pruebas iniciáticas en que el iniciado era efectivamente mordido por una serpiente.
Y en el caso de aquellos árabes ofitas, es evidente que la utilización del veneno de cobra, fue aplicada para abandonar definitivamente este mundo, orientados ahora al Origen.
Mas en el caso del niño Kurt, se dice allí que estaba » dormido», habiendo tomado una infusión de menta» que le había dado el maestro Naaseno.

Recordemos por otra parte que cuando fueron encontrados los cuerpos de los ofitas, yacían todos con los brazos extendidos hacia Kurt!

Es decir, aquí se extrae otro aspecto oculto. Y es que aquel brebaje que tomara Kurt, era un preparado o elixir serpentino, con propiedades psicoactivas, que debió trasladar a Kurt en plano astral, para desde alli, portando el signo del origen, mantener el norte luciferino de aquellos ofitas hacia el origen., Experiencia que luego al recobrar el sentido, Kurt en ese entonces no recordaría hasta tiempo después.

Deja un comentario

La piel de la Serpiente

Por Christian C.

La piel mudada de la serpiente ha sido desde antaño, y en diversas culturas ,símbolo de renacimiento, inmortalidad, renovación, transformación, y transmutación.

También ha sido utilizada ,por su propio misticismo, en prácticas ritualísticas , de magia, y necromancia.

Una tradición oculta o «subterránea» refiere que en la historia del edén, la primer vestimenta que llevaron Adán y Eva luego de ser expulsados del paraíso, era precisamente confeccionada de la piel mudada de aquella antigua serpiente que les había ofrecido el fruto prohibido.

Utilizando esta piel como atuendo, Adán tenía la apariencia de un hombre reptil, así como el aroma de la serpiente primordial, su brillo, y habilidades.

Se dice que esta serpiente había deambulado previamente por todas las regiones del edén, absorbiendo en su piel toda clase de aromas, a la vez que impregnando allí su esencia ofídica. Lo que en términos gnósticos significa que la serpiente aprehendió o abarcó en si misma toda la compleja trama arquetípica en su estado potencial (en el edén) , a la vez que «sembró» o depositó en estos «campos» la semilla luciferina, que permitiría luego hallar la clave perdida para trascender todo este despliegue arquetípico.
Además esta nueva vestimenta les daba a Adán y Eva una condición invulnerable, frente a la cual nadie podía amenazarles.

Adán legó su atuendo ofídico a su hijo Caín, que protegido por el manto serpentino, nadie se atrevió nunca a vengar la muerte de su hermano Abel.

Lilith se sintió fascinada cuando se encontró con Cain, debido a su apariencia serpentina, y los aromas que emanaban de el.

De Cain la túnica de serpiente pasó a Lamec ,padre de Tubalcain, y así también llegó eventualmente al rey Nimrod, quien hizo edificar la torre de Babel.

Es notorio también que el término Babel puede derivar o enlazar con Ob-el, o el Dios serpiente.

La torre de Babel, a modo de los Ziggurats babilonios, fue construida siguiendo un patrón en forma espiralada, y las tradiciones gnósticas refieren que hubo sacerdotisas, que portando bracaletes y tobilleras serpentinas, canalizaron el flujo de las corrientes telúricas, para establecer el punto exacto de edificación de la torre.

Retomando el tema inicial de la túnica de piel de serpiente, podemos apreciar que todos los personajes polémicos, o que fueron en alguna instancia en dirección contraria a las directivas del demiurgo bíblico, portaron el manto ofídico.

Desde Adán y su rebelión inicial, luego Cain , Lamec y Tubalcain, y el rey Nimrod, quien procuró «tomar el cielo por asalto» construyendo la torre de Babel.

Esto marca justamente la contraposición entre el sendero de mano izquierda y el sendero de mano derecha.

En tanto los profetas bíblicos, santos de la Iglesia, etc, procuran obtener un «cuerpo luminoso» o «cuerpo de gloria y la «vestimenta de justicia», etc, el adepto del sendero izquierdo busca revestirse , a partir de prácticas oscuras, con el atuendo de la serpiente, para así acceder no al edén, sino a su lado inverso y oscuro, y reclamar de ese modo «Soy serpiente».

Un comentario

Los misterios serpentinos del Edén

Por Christian C.

El mensaje de la serpiente iniciadora del Edén es inaudible e incomprensible para quien no sea un seguidor de la serpiente. Como un susurro sibilante, Ssssss, el secreto, que a su vez fue preservado y transmitido en forma oculta por los Ophitas, manteniendo justamente la consigna «del secreto en susurro de la serpiente».

Aunque no hay ninguna referencia en el texto que el fruto prohibido fuese una manzana, tal vez esta tradición se base en el mito del manzano de la inmortalidad de las Hespérides, guardado también por una serpiente, de nombre Ladon.

En el mencionado mito de las Hespérides, la serpiente Ladon custodia las «manzanas doradas» de la inmortalidad, hasta que Hercules vence a Ladon y se apodera de estas frutas místicas.

Se dice que Hercules había obtenido la información de estas manzanas doradas de Prometeo, héroe luciferino, conocido por robar el «fuego» (el conocimiento oculto) a los Dioses para darlo a la humanidad.

Retomando la cuestión del fruto prohibido como una «manzana», se aprecia que en la traducción del texto bíblico al latín, se hizo un juego de palabras, en que «malus» significa tanto malo como manzana, identificando de ese modo el fruto prohibido como una manzana.

Aunque muchos opinan que fue un error de traducción, podría bien ser un guiño o alusión velada a cierto secreto ofídico en relación con la «manzana», el mismo significado que seguramente encriptaba el mito de las Hespérides.

Según algunos, esa «manzana» sería en realidad una alusión críptica a la seta psicoactiva amanita muscaria, de color rojizo con manchas blancas, tal como se puede apreciar en un fresco de la capilla de Plaincourault en Francia, donde el fruto que la serpiente ofrece a Eva es justamente una seta de amanita muscaria.

Remitimos a la excelente investigación del etnomicólogo Gordon Wasson al respecto.
Estos enteógenos, sea en forma de setas, hongos, o plantas psicoactivas, han sido utilizados desde tiempos remotos tanto por los chamanes, como en los cultos de los misterios (Eleusis, Dioniso, Delfos, etc) para acceder a los misterios ofídicos o secretos de la serpiente.

El vínculo o asociación de la «manzana» como fruto prohibido y la serpiente, posee múltiples niveles de significado.

Como trasfondo mítico-folclórico debe saberse que además de la tradición griega del jardín de las Hespérides, se hallan otras tradiciones, como la china, y también la eslava, donde aparece un manzano que confiere la inmortalidad, custodiado por una serpiente o dragón. También diferentes tradiciones, sea la mesopotámica con el árbol de la vida, o el Ygdrassil nórdico, en donde un árbol guarda el acceso a la sabiduría e inmortalidad.

En términos esotéricos sabemos que la energia serpentina (Serpiente o lagarto según el contexto en que sea trabajada) se halla enroscada en el primer chakra , el cual es representado de color rojo y asociado a la tierra. (Notemos el paralelo con la manzana).
En este nivel oblicuo y profundo de significado del mito ,la propia espina dorsal es vista como un árbol, por lo que el fruto debe hallarse necesariamente en la copa del árbol. Y en este caso, el fruto del árbol vertebral ,ubicado en el cráneo (o copa del árbol) serían las glándulas pituitaria, pineal y el tálamo, siendo estas las «manzanas doradas» de que Hercules se apropió luego de detener la corriente alterna de las energías serpentinas ( «Ladon») que circulan a modo de caduceo por la columna vertebral.
Estas glándulas se hallan asociadas a los chakras superiores, los cuales permiten «abrir los ojos» y acceder al conocimiento, parafraseando a la serpiente.

Asimismo el color rojo también es el de la sangre, y dado que fue la mujer, Eva, quien ofrece este fruto a Adán, se entiende que aquí estamos hablando de sangre menstrual, que es ofrecida como elixir alquímico.

En el mito de Adan y Eva, se entiende que Eva pudo escuchar a la serpiente debido a que ella misma portaba la esencia serpentina. Esto queda reflejado en su propio nombre, donde el nombre Havah es extensivo tanto a madre, viviente, como serpiente.

(Hevyah, raiz del nombre Eva, significa serpiente hembra)

El término árabe para serpiente, de las mismas raices etimológicas , Heyyah ,significa también enseñar o mostrar…

De modo que el «fruto rojo» ofrecido aquí a Adan a instancias de la serpiente, se trata entonces de sangre menstrual de la mujer serpiente.

Ahora bien, examinemos las palabras y respuesta de la serpiente ,cuando inicialmente Eva se niega a comer del fruto prohibido, considerando que si lo hacia iba a morir.
Fueron exactamente 5 sentencias que respondió la serpiente :

  1. No, no morirás
  2. Pero Dios sabe que el día que lo pruebes,
  3. Tus ojos se abrirán,
  4. Y serán como dioses,
  5. Conociendo el bien y el mal

Según el propio texto bíblico, Adán no murió luego de comer este fruto, sino que vivió 930 años…. Es decir que la serpiente estaba diciendo la verdad.

La respuesta colérica del Dios bíblico, cuando expulsa luego a Adan y Eva del paraíso fue : » Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.» (Gn. 3.22)

De modo que Adán y Eva no murieron tras comer el fruto prohibido, y sus ojos se abrieron adquiriendo conocimiento, tal y cual había anunciado la serpiente.

Y se aprecia por otra parte la tiránica medida del Dios bíblico, en cuanto que no fuera que ellos además del conocimiento pudieran lograr la inmortalidad!

Ahora bien, si tomamos una manzana, y la partimos por la mitad, se pueden observar sus semillas dispuestas exactamente como una estrella de 5 puntas. Una vez más, un simbolismo velado tras esta tradición de la manzana, alusivo a las 5 sentencias de la serpiente.

El punto interesante aquí es que esta forma de pentagrama es precisamente la orbita estelar de Venus cada 8 años. ( Y recordemos el símbolo de la estrella de ocho puntas de la Diosa Ishtar o Inanna, Astarte, etc.)

Esta conexión simbólica de la manzana con Venus, la hace símbolo del fruto luciferino.

Y este mismo acto de «partir» está asociado con el caos! El término caos, en griego Chaos o Khaos deriva del verbo khaíno o la variante khásko ( «abrir», o «abrir la mitad» y también: «abrir la boca, las fauces o el pico») significando justamente el caos como fuerza de separación (tan necesaria para la propia individuación).

Y tiene su imagen en un pájaro que abre su pico, o una serpiente abriendo su boca exponiendo sus colmillos, donde se aprecia su lengua bifurcada. Nuevamente la división!
Así, el comer de este fruto prohibido, permite la fragmentación de la esencia o alma demiúrgica, en aras de acceder a los misterios ofídicos, y la liberación del espíritu.

Deja un comentario

Antiguo legado reptil en la fisiología humana

Por Christian C.

Los componentes o derivados de tipo reptil en la estructura biológica humana son más concretos y notorios de lo que se piensa.
Distintos rasgos biológicos, como la propia columna vertebral (cuya vértebra inferior del hueso sacro es un derivado de lo que en el vientre materno era una cola de reptil) , el saco amniótico natal, el sistema de capas de la piel, así como también el oído humano. Todos aspectos compartidos con los reptiles.
Por lo que pese a la teoría convencional del humano como descendiente o derivado de los primates, toda la evidencia apunta más bien a que los componentes esenciales en el homo sapiens no surgieron de los primates sino de los reptiles.
Este es el famoso «eslabón perdido» que la antropología y ciencia modernas dicen no hallar. Se debe a que ocultan un origen reptil del ser humano.
El científico que más cerca estuvo de aproximarse a esta verdad fue el neurobiólogo Paul Mc Lean, quien en los 60 elaboró la teoría del cerebro triuno, o cerebro consistente en 3 partes, la más antigua de las cuales es el cerebro reptil. Esta estructura llamada cerebro reptil está conformada por el sistema reticular, los ganglios basales, el cerebelo, y el tallo cerebral.

Resulta de lo más interesante como la propia estructura del oído es un derivado reptil. Así, observando los huesos y fibras nerviosas se advierte como los huesos yunque, estribo y martillo del oído medio surgen del articular de la estructura dental de los reptiles, en tanto el tímpano devino del angular.
Algunos lagartos, como el tuátara de Nueva Zelanda, presentan todavía un ojo medial frontal ,que luego es cubierto en el transcurso del tiempo. En el caso del cerebro humano, también se advierte ese tercer ojo, que ha devenido en la glándula pineal, a partir de la que se obtienen la mayoría de las experiencias místicas.
Esta función del tercer ojo engloba 3 componentes : La glándula pineal, la pituitaria, y el tálamo, ubicado en el medio de ambas.
Este tálamo, tiene una forma similar a un huevo o también un ojo (de allí justamente su asociación con el tercer ojo), y funciona como una válvula o filtro de información que llega al cerebro, priorizando cierta información que se mantiene en el plano consciente, y relegando el resto al inconsciente. Más, si fuera posible en los ciclos oscilatorios del tálamo, sintonizar con el punto neutro, se produciría entonces una sincronización tanto del consciente como el subconsciente, o ambos hemisferios cerebrales.
De allí que el tálamo es clave en cuanto a la experiencia mística en que armoniza tanto a la pineal como a la pituitaria, a cada lado de este huevo talámico, y justamente una de las definiciones de tálamo, o thalamus, es «dormitorio» o «lecho nupcial», sugiriendo así la fusión de los principios masculino y femenino (representados respectivamente por la pineal y la pituitaria), y sincronización de ambos hemisferios del cerebro. (las dos alas del caduceo)
Esta es la razón de porque en el arte alquímico aparecen tantas pinturas y representaciones de unión sexual entre hombre y mujer, representando precisamente este proceso.
La espina dorsal a través de la cual se dice asciende esta poderosa shakti reptiloide mediante los conductos de Ida y Pingala (como las dos serpientes enroscadas en el caduceo) , incide mediante estos dos polos energético-serpentinos en la pituitaria y la pineal. Más en su ascenso, ambos polos convergen luego sincronizados en el tercer conducto ,o Shushumna (la vara central del caduceo), que comunica con el tallo cerebral (cerebro reptil) culminando en el tálamo, o «huevo» dentro del cerebro, que es «fecundado» y activado por este flujo, de un modo similar a como los espermatozoides arriban al óvulo para fecundarlo. Cabe acotar, que en el caso de los iniciados luciferinos, el despliegue, ascenso y plena manifestación del poder reptil, asume las características o aspecto de un lagarto, que es después de todo ( «una serpiente con patas»), un aspecto ofidico más completo.
Recordemos la maldición demiurgica a la serpiente, que en adelante debería arrastrarse y reptar… Lo cual implica y alude a una condición reptil más compleja, con miembros para desplazarse ( como el lagarto), e incluso quizá alas ( como Quetzalcoatl, » la serpiente emplumada»).
Este poder serpentino/ofidico , está asociado aquí con la espina dorsal, y el canal Shushumna, el tallo cerebral, y el tálamo, que aquí representa la cabeza del ofidio en el cerebro.
En el lenguaje de los mitos, este poder ha sido aludido por ej con la espada Excalibur de la saga artúrica, etc. .
Se dice que el hueso sacro o cóccix, en la base de la columna, es la fuente o base de esta energía, que yace dormida como una serpiente enroscada. Y así, desde el hueso sacro en ascenso, las primeras 8 vertebras representan aquí la cola de la serpiente.
Paradójicamente también si lo vemos alrevez, la propia columna se ve como una serpiente, y el cóccix semeja la cabeza.
Todo esto sugiere y remarca que el poder serpentino tiene su marca o impronta en la propia biología humana, como un legado oculto que se ha perdido, o permanece dormido en la mayoría.
En el caso de los faraones egipcios, la serpiente Ureo en la corona, sugería que la visión mística asociada al tercer ojo (pituitaria, pineal y tálamo) estaba activada.
La propia ubicación de la serpiente Ureo extendiéndose desde la frente, indica una correlación con la glándula pineal.
Por otra parte, en el arte egipcio la representación del ojo de Horus parece exactamente ser un diagrama de donde se halla la pineal.
En ocasiones la corona portaba dos serpientes, que se dicen representaban el alto y bajo Egipto. Más en términos esotéricos eran representativas de Ida y Pingala, así como de ambos hemisferios del cerebro, y también la glándulas pineal y pituitaria.
El tálamo visto desde arriba semeja también un escarabajo, y así ha sido representado por los antiguos egipcios, siendo sus dos alas los lóbulos temporales del cerebro. El escarabajo ,o Khepri, era para los egipcios un símbolo de inmortalidad y renacimiento, todo lo cual está conectado.

También puede establecerse el paralelo con otra tradición mítica, como la del manzano dorado de las Hespérides que confería la inmortalidad.
Así, en el árbol espinal, estos 3 componentes ya mencionados (pineal, pituitaria y tálamo) serían el fruto del árbol, o las «manzanas doradas», que se dice tenían como guardián a la serpiente/dragón Ladon.
Y del mismo modo, en cierto nivel de significado, los cabellos serpentinos de la Gorgona son también extensiones del cerebro reptil en su plena activación.
Bajo esta perspectiva se comprende mucho mejor el significado de antiguas representaciones similares en culturas distanciadas entre si, como por ej el egipcio Osiris o la Diosa azteca Chalchiutlicue sosteniendo un cono de pino .
Este cono o piña que siempre aparece, es indicativo de la glándula pineal.

Deja un comentario

Tantra Kaula : La vía húmeda – Segunda parte

Por Christian C.

En época de ancestrales cultos ofídicos ,la sacerdotisa serpiente iniciadora activaba los sentidos ocultos del adepto mediante la unción alquímica con su propia sangre menstrual, y el contacto íntimo.
Así como antiguas razas de aspecto humanoide presentan extrañas anomalías como la falta de pupilas en los ojos, similar a los reptiles, de igual modo las pupilas de los ojos de la sacerdotisa parecía como si se adaptaran cambiando de forma, al proyectar desde su ojo imágenes ofídicas del origen, que a su vez eran captadas a través del ojo del adepto, activando así su tercer ojo, percibiendo el ultra de las cosas. Este tercer ojo, vinculado directamente al ajña chakra frontal, todavía es visible en algunos reptiles como los lagartos Tuátaras de Nueva Zelanda, aunque con un propósito y funcionalidad ya olvidado.
Una increíble mutación hizo derivar este ojo medial frontal en la glándula pineal…..
También a veces se percibía formas espiraladas en movimiento en los ojos de la sacerdotisa, y el iniciado podía viajar a través de múltiples dimensiones espacio/temporales.
Una forma serpentina en la estructura orgánica del oído comenzaba también a reverberar, percibiendo así acústicamente sonidos de otros planos dimensionales. Y particularmente, dado que la sangre menstrual de la sacerdotisa había ungido la frente (activando la glándula pineal) y otras zonas del cuerpo, esa sangre de la mujer serpiente activaba el recuerdo o memoria de sangre del iniciado, pudiendo entonces entender la lengua de la serpiente.
El signo de la serpiente marcaba así la frente del iniciado, que la sacerdotisa trazaba con su sangre.
El contacto con el cuerpo de la mujer serpiente se traducía en el propio cuerpo como una fuerza eléctrica reverberante, serpentina, recorriendo el cuerpo en todas sus extremidades.
Si a este punto la sacerdotisa mordía con sus colmillos ofídicos al adepto, este experimentaba como un rapto místico, sumiéndose en un estado de conciencia profundo y extradimensional.
La sacerdotisa era percibida como de piel escamosa, por momentos desprendiéndose de alguna capa de piel, para relucir otra más radiante debajo. Sus ojos adquirían un tono verdozo, o negro como cuencas profundas al infinito, y una extraña piedra esmeralda relucía en su frente.
El propio ADN, del adepto, en su forma de doble hélice o caduceo, activaba su parte oculta, referente a memorias y poder ofídico, con capacidades psíquicas mucho más allá de lo humano conocido en la actualidad.
En este viaje dimensional de conciencia, la sacerdotisa a veces dejaba de percibirse como una mujer, y en su lugar se experimentaba una gran serpiente enroscada alrededor del cuerpo, que se deslizaba siseando y recorriendo todo el cuerpo del iniciado.
Por momentos apretándolo entre sus anillos, o lamiéndole , e incluso mordiéndole, experimentando con cada mordida un nivel de trance místico chamánico ofídico cada vez más profundo.
Enroscada a su alrededor, por momentos susurraba en su oído, fonemas en la lengua de la serpiente incomprensibles para cualquier no iniciado ofídico, y así los secretos y misterios más profundos le eran revelados.
Más en otras instancias, se tornaba nuevamente una mujer, que se percibía en un túnel espiralado , expresando una danza ondulante,con mudras ofídicos secretos, mudras que eran expresiones de runas, revelando al iniciado en forma a la vez críptica y consciente, la salida del laberinto de maya….
En medio de esta danza, se desprendía de un tul rojo transparente con muchos pliegues, exactamente igual como una serpiente se desprende de su piel, que dejaban rastros de la ruta o sendero oculto que debía seguirse.
Aunque este tipo de prácticas dejó un rastro en la memoria colectiva bajo la denominación de «prostitución sagrada», su sentido original ofídico se ha perdido o cubierto, y la propia definición de «prostituta sagrada» tampoco es entendida apropiadamente en la actualidad.
La sacerdotisa, como «prostituta sagrada» encarnaba a la Diosa serpiente durante el rito sexual, y como Diosa del adepto, era su Venus personal, o norte luciferino. En tal sentido, «prostituta» remite etimológicamente no a prostituere como se dice habitualmente, significando «exhibir o mostrar», sino que es un término latinizado derivado de Pro-Ishtar, o «la que está delante de Isthar» (Inanna, Ishtar, Astarte, Venus…).
En Babilonia recibían en cambio en la antigüedad, en lengua acadia, el término Kadishtu.
De igual modo la Diosa romana Puta, que regía la poda de árboles, en relación con un antiguo culto agrario del mediterráneo, en su significado esotérico, esta poda era respecto a la estructura ilusoria, que era podada o destruida, mediante los ritos sexuales serpentinos.

Deja un comentario

Tantra Kaula: La vía húmeda – Primera parte

Por Christian C.

La práctica serpentina tántrica, que se retrotrae a los antiguos cultos de la serpiente atlantes, es realizada entre el adepto y la «mujer Kali!, conocida a veces como mujer Lilith.
El cabello suelto de la sacerdotisa, en forma de largos mechones que semejan a serpientes, así como la esencia o perfume alquímico-serpentino (kalas vegetal) , propician el estímulo necesario en el adepto, la shakti o poder serpentino que es transmitida desde la sacerdotisa , que en esa instancia canaliza o encarna el poder oscuro de la Diosa serpiente, al adepto, siempre en la posición de Viparita rati, en que la mujer Kali se halla sobre el cuerpo del iniciado.
A tal efecto la sacerdotisa realiza invocaciones en la lengua de la serpiente, y puede ser administrado al aspirante a los misterios serpentinos, un enteógeno o incluso elixir o brebaje ,que contenga entre otros componentes alquímicos, sangre menstrual de la sacerdotisa.
El adepto también pudo ser previamente ungido por la sacerdotisa ,en ciertas zonas o puntos del cuerpo, con «esencias serpentinas». o preparados alquímicos, también consagrados a la Gran Serpiente.
Esta postura o posición en que la mujer Kali se halla sobre el iniciado, además de contravenir el coito convencional, y por tanto ser prohibida por la tradición religiosa convencional, permite el empoderamiento a través de la shakti ,así como despertar o activar memorias atávicas del origen, tanto respecto al principio femenino como conducto del poder serpentino primordial, como el reflejo de la propia pareja original perdida.
El movimiento ondulante de la sacerdotisa sobre el cuerpo masculino, es similar a la ondulación o movimiento en zig zag de la serpiente, a la vez que la serpiente fálica penetra en la gruta serpentina, o el nido de serpientes.
El proceso que esta práctica genera es una movilización energética que serpentea a través de los nadis o canales internos, así como el movimiento del rio de sangre astral, que serpentea ahora en sentido inverso, hacia el origen del gran antepasado. En las manifestaciones visibles de este proceso, el cabello de la sacerdotisa es apreciado por el adepto como erizándose, en una clara representación de Medusa, siendo aquí las guedejas serpentinas del cabello, representaciones de las runas, que permiten resignar el contexto axiológico mayásico, y conectar con el lado trascendente del espíritu.
De igual modo estas runas también pueden expresar su poder, expresándose en el vello púbico de la sacerdotisa, siendo aquí las «serpientes» guardianas de la gruta serpentina, hallándose en el umbral de la vagina, puerta de entrada al mundo de los Dioses.
El iris en los ojos de la sacerdotisa presenta una como linea negra, dado que la pupila se dilata en la proyección de su shakti, y esta «linea negra» remite al registro lagarto de los orígenes, deviniendo posteriormente en «cuencas negras», auténticos portales de negrura inmensurable, que conducen al Infinito.
Con distintas variantes, este era el objetivo en algunos cultos gnóstico-tántrico-ofitas, así como en la escuela tántrica Kaula, en que se procuraba transmutar al individuo, de «Shava» o un «cadáver» en un Shiva, o Dios viviente.

Deja un comentario

El secreto del vampiro

Por Christian C.

El poder de la sangre del vampiro (descendiente legendario de Cain -hijo de la serpiente- y Lilith -la mujer serpiente) posee un poder transmutador, que se dice que quien haya sido mordido por un vampiro (el beso de la serpiente), y luego beba de la propia sangre del vampiro, se alquimiza tornándose al igual que el vampiro en un ser inmortal.
Esta condición del vampiro de «muerto-viviente» implica un dominio o poder de la vida y la muerte, cuyo referente mítico, simbólico y de culto, a lo largo del tiempo y en todas partes del mundo, siempre ha sido la serpiente!
Ese mismo poder de transmutación e inmortalidad se refleja en la mujer Kali , cuya capacidad mística la hace portadora de un elixir vivificante y restaurador en su propia sangre menstrual!
Esto tiene también su correspondencia en antiguos cultos ofídicos de corte tántrico y alquimico, en que la sacerdotisa era portadora de un Kalas transmutador, y por tanto la sangre que manaba de su cueva grialiana, un elixir capaz de transformar al iniciado o adepto.
De allí la asociación simbòlica entre la «rosa» o símbolo del órgano femenino, con la serpiente, portando tanto «espinas como flores» o el veneno y sangre de la serpiente.
Esta clase de mujer es portadora de un veneno, que puede tanto ser mortífero para algunos, como tornarse en antídoto y elixir para los más afortunados. Y el «veneno» se halla precisamente en la sangre menstrual.
Su sangre menstrual , llamada también rocio de luna en la alquimia, en ocasiones era ingerida en una copa ritual, con la capacidad energética de transformar al adepto.
En la misma conformación del vello púbico, entorno de la vagina como puerta de entrada al mundo de los Dioses, se aprecian, en forma a veces un tanto velada, las formas de las runas del origen.
Dicha sangre de la mujer serpiente posee la capacidad de suscitar el despertar de la propia serpiente ignea, así como también, dado que es una sangre que en ese lapso confiere a la mujer una condición de infecunda, es sangre portadora de un signo de muerte, que de ser asimilado por el adepto, es capaz de producir un Caput niger, o un hijo de la muerte, lo que equivale a un hombre de piedra.
De allí también el efecto petrificador que ocasiona la mujer serpiente cual Medusa, petrificando y congelando la vida cálida, y suscitando en la memoria de sangre los argumentos matriciales reptilianos del origen.
Su mirada petrifica, vislumbrándose en sus ojos el abismo oscuro insondable de la muerte., Y su kalas menstrual es un tónico que simultáneamente enfría la «sangre caliente», y mata la vida cálida, a la vez que despierta y vivifica el espíritu.
Así, puede apreciarse un secreto enlace que víncula a Lilith, la serpiente, el vampirismo y el tantra alquímico , en una vía conducente a la transmutación y liberación del espíritu

Deja un comentario

Dracula y el secreto del vampiro

Por Christian C.

La figura del vampiro puede claramente encuadrarse en una filiación ofídica de la serpiente/dragón.
En algunos prototipos míticos del vampiro de otras culturas, por ej la clásica Lamia, o la Empusa (a menudo esta identificada con la Lamia) presentan una mezcla de fisonomía serpentiforme y humana.
En las tradiciones de medio oriente, y con claras raices sumerio-babilonias, Lilith ha pasado a ser considerada, por su rebeldia, carácter seductor y predador, la madre y reina de los vampiros. Y la consideración de Lilith como mujer serpiente se destaca en este sentido. Así también el legendario Cain, de quien se dice surge el linaje de los vampiros. Y Cain mismo ,según algunas fuentes, era «hijo de la serpiente». Por lo que el linaje vampírico de Cain, es el linaje de la serpiente.
Más allá de la distorsión religiosa hacia la antigua tradición vampírica, en general por parte de cultos solares , y la deformación literaria o del cine, los ancestrales símbolos y referentes vampíricos han perdurado en el inconsciente colectivo, tras una barrera de prohibiciones y tabues, que pocos logran atravesar.
El carácter depredador del vampiro, es claramente regido por el cerebro reptil. Y no puede dejarse de acotar, como las serpientes que coronan la cabeza de Medusa, bajo esta perspectiva pueden considerarse como ramificaciones o extensiones de poder del cerebro reptil (o «infernal») del que surgen.
La búsqueda de sangre por parte del vampiro, alude también a una energía preternatural , o sustancia supravital, que mediante determinado estado de conciencia, podía ser asimilada y metabolizada por el organismo, permitiendo una transmutación y regeneración indefinida de las celulas. La información biológica de las celulas sería modificada, adquiriendo un nuevo nivel vibratorio, deviniendo en un ser prácticamente inmortal.
Es curioso también como se mantenía en la antiguedad un ritual de beber en una copa, una mezcla alquímica de sangre y veneno de serpiente, con lo que se alcanzaba un estado de trance místico chamánico, suspendido entre la vida y la muerte (representadas respectivamente por la sangre y el veneno). Y esta mezcla o elixir infundía vitalidad, regeneración, y longevidad.
Así también el vampiro cuando atacaba a alguien, además de tomar su sangre, le daba a beber de la propia, deviniendo la víctima así en un nuevo vampiro, o un «no muerto», alguien que ha cruzado el umbral de la muerte, y por tanto mantiene dominio o poder del tiempo-espacio circundante. Recordemos en tal sentido, el cambio de forma que se atribuye a los vampiros (y a menudo en una forma ofídica), como murcielago, niebla, etc.
El vampiro en este sentido puede considerarse como el resultado de una mutación alquímica ,siendo una hibridación entre «humano y bestia», «angel y demonio».
Su mordida es interpretada en términos eróticos como «el beso de la serpiente», que es seguida luego de la serpentina mirada hipnótica ,y así como las alas membranosas del dragón,el vampiro evoca estas alas portando una capa de corte de ala de murcielago , siendo en ambos casos una alusión a las alas del «ángel rebelde»…. Y al igual que Lucifer, también el vampiro se opone y rechaza terminantemente la autoridad del Dios bíblico judeocristiano, lo que se pone de manifiesto en el abierto rechazo y repulsión de la luz solar y la cruz cristiana.
Puede trazarse cierto paralelo a este punto, con los Serafines (De la raiz Seraph o serpiente), que aunque representados posteriormente en el arte cristiano como ángeles celestiales alados, en sus orígenes, acorde a la tradición oculta, y la propia etimología, se trataba de serpientes voladoras igneas, muy similar a los dragones, y por cierto una clase de hibridación entre pájaro y serpiente.
E notorio asimismo como el murcielago no se conduce por medio de luz externa, sino un radar o medio de orientación propio,lo que traspolado a la figura vampírica, denota la independencia de la luz externa del mundo, y autosuficiencia. Por tal motivo, el vampiro no se refleja en el espejo, ya que no posee reflejo… Su reflejo, o «sombra» ha sido integrado en si mismo.
Todo esto queda también evidenciado en la combinación alquímica de la piel blanca del vampiro, la sangre roja, y su capa negra, teniendo aquí los tres colores de la obra alquímica.
El transitar del vampiro durante la noche presenta un doble significado : Por un lado el haber sido relegado y desplazado por la tradición «luminosa» dominante, a regiones ocultas de la psique, con la prohibición bajo amenazas de condena y castigos divinos, de acercarse a ese «tenebroso castillo» o región de las tinieblas…..
Y por otro lado, el vampiro posee una integración y poder con las fuerzas oscuras, opuestas a la «luz del mundo visible dominante», obteniendo de la oscuridad la fuente de una «luz oscura» propia. De donde también entendemos que el vampiro se conecta con la fuente del sol negro.
La tumba o sarcófago en que descansa es bien claro una alusión a las antiguas criptas chamánicas y paganas subterráneas, donde en contacto con la energía oculta de la tierra, se producía una renovación energética completa.
Según algunos investigadores, los «sarcófagos» hermeticamente cerrados y sellados que se encontraron en las pirámides de Egipto, no eran tumbas como habitualmente se piensa, sino una suerte de cámaras iniciáticas, en que se producía una clase de «muerte, y retorno a la vida».
En las historias de vampiros bajo clara influencia cristiana, se sostiene que un vampiro puede ser matado clavándole una estaca en el corazón. El simbolismo subyacente detrás de esta leyenda, es que en oposición al aspecto o lado reptil, se busca atacar el lado emocional (el corazón). Más, lo cierto es que el vampiro ya ha «muerto» a todo lo anímico del mundo, y por tanto no puede ser afectado desde ese flanco.
En la obra de Dracula de Bram Stoker (ocultista iniciado en la Golden Dawn) , se desarrolla una trama en que Dracula (basado en el personaje histórico de Vlad Tepes) mantiene en su mismo nombre la clave de la serpiente/dragón, significando «Dracul» justamente dragón!
Su adherencia a un linaje gibelino y bogomilo en los Cárpatos, lo contextualiza en una marcada oposición al poder de la Iglesia romana.
El castillo aislado en que vive ,separado de la humanidad por una muralla, y del que lleva tierra a todo lugar que se traslade, así como su afición a la sangre, conforma una estructura arquemónica (suelo y sangre), basada en el principio del cerco, y manteniendo un espacio vital estratégico propio.
Un aspecto a destacar es como en distintas versiones de historias de vampiros, e incluso Dracula , el degustar la sangre permite acceder a las memorias de la víctima, e incluso el registro de sus ancestros.
A este respecto es notorio también el vínculo de Dracula con Minna , que bien se aprecia como un guiño a la Minne, o «memoria de sangre».
En la adaptación cinematográfica del Dracula de Francis Coppola, todo concluye cuando Minna decapita a Dracula. Argumento iniciático que se corresponde con la dama Kalibur decapitando al iniciado, y su retorno al Origen.
En el cuento The Reptile, de .John Burke (1966).,y llevado al cine, encontramos una mujer serpiente, que ha sido transformada en tal por un culto a la serpiente en Borneo.Mantiene una apariencia humana , y cada invierno cambia o muda de piel, exactamente como lo hace la serpiente. Ataca mediante mordidas con aspecto de reptil a los visitantes de su casa, donde reside con su padre, y las víctimas presentan la marca de una mordida de dos colmillos, como una cobra, y también como un vampiro….
En la película La guarida del gusano blanco (1988), adaptación libre de la última obra de Bram Stoker, se refiere un culto a una gigantesca serpiente/gusano Dionin, , que mora en una gruta subterránea. El culto es liderado por una sacerdotisa vampira, cuyas mordidas transmiten un veneno al sistema nervioso de la víctima, tornándolo también en un vampiro y adepto del culto.
Silvia Marsh además de su culto a Dionin, a quien ofrece víctimas humanas, siente fascinación por las serpientes, desde su contemplación, a jugar en forma solitaria al iniciático juego «Escaleras y serpientes».
Además es capaz de cambiar su piel a un color azulado, puede succionar el veneno de serpiente en una herida dado que ella misma posee en su sangre esa esencia serpentina, y mantiene un vínculo místico con Dionin, llegando a ser un canal o vehículo suyo.
Todo parece haber comenzado cuando de niña estuvo 10 dias en coma, tras haber sido mordida por una serpiente, tras lo cual accedió a esa dimensión de conciencia vampírica serpentina.
Un dato muy relevante, es que en cierta instancia en que dos de los personajes de la trama se hallan conversando, uno de ellos comenta como la palabra Worm (gusano) deriva de un término más antiguo, Wyrm, significando serpiente o dragón.
Pero la producción cinematográfica donde mejor se expone el vínculo entre los vampiros y los reptiles, es en la serie From Dusk till down (Del crepúsculo al amanecer), remake de una película con el mismo nombre dirigida por Quentin Tarantino, en que también se combinaba un culto vampírico con serpientes.
En la serie, más explicitamente, los vampiros, denominados «Culebra», están vinculados en su fisonomía a los reptiles, a diferencia de vampiros en otras partes del mundo, más allegados a los murcielagos o con otras características.
Este culto de los Culebra en la trama de la serie, se decían descendientes de los antiguos dioses mayas, cuya presencia y culto ofídico en dicha cultura es de todos bien conocido. Más allá del nexo mesoamericano con lo vampírico, lo cual puede discutirse , el punto a destacar aquí es como se suscita en el imaginario colectivo una trama donde la serpiente y el vampiro vuelven a cruzarse, ya que responden al mismo substrato simbólico en el trasfondo y más allá de tal o cual trama argumental.

Respecto a Vlad Tepes, en quien Bram Stoker dicen se basó para escribir su obra Dracula, tiene también algunos referentes que enlazan con lo iniciático, dada su adherencia a la orden del Dragón!
La cuestión planteada por Dacre Stoker, descendiente del célebre Bram Stoker, según su excelente libro Dracula.El origen, en cuanto que la figura literaria de Dracula tendría otro ascendente, es dejada aquí momentáneamente de lado, a los fines de este estudio , considerando el aspecto que bien puede enlazarse entre Vlad lll y su dinastía con el ámbito del vampirismo y lo draconiano, así como otras dinastías de renombre, que serán posteriormente citadas.
La orden del dragón ,fundada por Sigismundo de Luxemburgo, tenía el soporte de todo un linaje ofídico.
La casa de Luxemburgo se había unido con la casa de Lusignan, mediante el matrimonio de Marguerite de Enghein, y John de Luxemburgo.
La casa de Lusignan tiene como ascendente a la mujer serpiente/dragón Melusina, y de alli que este linaje ofídico se haya transmitido a través de esta dinastía, y luego extendido a la casa de Luxemburgo.
Esta orden del dragón, conocida también como la sociedad del dragón, y hermandad del dragón, tenía como propósito externo proteger el territorio de Hungria de las invasiones turcas, conformaba en su estructura interna una orden esotérica de magos y alquimistas.

Sus miembros portaban el emblema de la orden, un dragón curvado, similar a un Uroboros, con una cruz roja por encima. Más en un segundo grado de la orden, el emblema que portaban era solamente el dragón curvado, sin la cruz.
El miembro más famoso de esta orden fue Vlad lll, hijo de Vlad ll, quien también había pertenecido a la orden, adoptando el título de Dracul o dragón. De alli que su hijo, Vlad lll adoptase luego el título Dracula, hijo de Dracul, o hijo del dragón, conocido también como Vlad el empalador, debido a su forma terrible y temeraria de como enfrentaba a los invasores turcos.
A su vez Dracula pertenecía a la extraña familia Basarab, oriunda de las estepas de Eurasia, de un sitio conocido como Kipchak (término irani que deriva de Kip «cabello rojo o rubio», y Cha, escita. De modo que los integrantes de esta familia eran de cabello rubio o rojizo).
Los Basarab gobernaban Valaquia (hoy día parte de Rumania) y cierto límite con Transilvania, y se mantuvieron como una familia unida hasta la época de Vlad ll en que se dividen en dos ramas : La casa Danesti, y la casa Draculesti, asumiendo Vlad ll ,conocido para entonces como Drac, el rol del primer patriarca de la rama Draculesti.
Esta familia mantenía la costumbre de dormir durante el día, y llevar una vida activa nocturna. Algunos han supuesto que era debido a su piel y cabello extremadamente claros, que no iba en sintonía con el sol, debido a poca cantidad de melanina.
Pero más allá de su contextura biológica, guardaban un secreto alquímico de vitalidad y rejuvenecimiento, ya que era costumbre de sus miembros beber la sangre menstrual de una de las damas de su familia.
Considerando el carácter draconiano-ofídico de esta familia, podemos entender también que esta sangre portaba además inusuales propiedades alquímicas.
Y la prueba es la condición fuerte y saludable con que siempre se mantenían….
Por otro lado, cuando se despierta y desarrolla el poder ofídico, se obtienen poderes o facultades como la salida consciente en astral, el cambio de forma, o el traslado del propio cuerpo físico en forma espacial, lo que encuentra su reflejo en la leyenda de Dracula, que cambiaba de forma, y volaba como un murcielago.
Otra casa vinculada a menudo tanto con la casa Basarab como Lusignan, fue la casa Bathory, originada hacia el siglo X, con Vitus Bathory, de quien se decía había matado un dragón asestándole tres embestidas de su lanza. A raiz de este incidente legendario, el escudo de armas de los Bathory incluía como su pieza central tres dientes de dragón.
Se dice que Vitus Bathory asimiló el poder del dragón tras esta contienda, y que sus descendientes, tal como refiere Alexandre Bathory, poseían caracteres, o genes podríamos decir, draconianos.
Entre sus extraños rasgos, por ej, algunos de los miembros de esta dinastía poseían más dientes de lo común, e incluso más grupos de dientes….
También se dice muchos de ellos posesían habilidades psíquicas, el poder de sanar inmediatamente de cualquier herida, y matar enemigos a distancia.
Una famosa descendiente de la casa Bathory, es la famosa condesa sanguinaria, también asociada al ocultismo y prácticas oscuras, Erzebeth Bathory!

Deja un comentario