Saltar al contenido →

Etiqueta: masones

29. José María Herrou Aragón habla sobre Juan Manuel de Rosas II

Juan Manuel de Rosas, el señor de la Pampa, el conquistador de la Desierto, el vengador de Dorrego, El restaurador de las leyes. Su lucha contra la masonería y la traición de los jesuitas. La masonería inglesa. La masonería francesa. La verdadera misión jesuítica. La divisa masónica. Los enemigos de la patria. Ritual masónico egipcio. Rastros masónicos.

4 Comments

Bolivar masón

Simón Bolívar ingresó a la Masonería a los 21 años, en Cádiz, en su segundo viaje a Europa, en enero de 1804, ya viudo de María Teresa Toro, después de ocho meses de su matrimonio.

Había partido el 23 de octubre de 1803 y permanece tres años y medio en el viejo continente, de donde regresa a mediados de 1807. En sus tres viajes a Europa, en 1799, 1803 y 1810, permaneció allí algo más de siete años.

Cádiz era un importante centro de actividades masónicas, en cuyas logias había ministros y oficiales de las Secretarías de Estado. Dada la influencia de la Masonería, que venía siendo persistentemente denunciada, el Rey de España, Fernando VI, la había proscrito en 1751. Menéndez y Pelayo cuenta que ya en 1748 había en Cádiz una logia con ochocientos afiliados (Historia de los Heterodoxos Españoles, 1880-1882). En Cádiz, Bolívar se encuentra con sus tíos Esteban y Pedro y se pone en contacto con los patriotas venezolanos y de las demás colonias americanas Cádiz era el puerto con los mayores nexos de España con sus dominios de ultramar y gente importante de todos los continentes se movía allí entre las agitadas actividades comerciales y las influencias de las nuevas ideas. Se trataba de terminar con el poder despótico y evitar que los esfuerzos libertarios siguieran siendo indefinidamente postergados. Una concepción que las logias masónicas alentaban con sostenida visión.

A partir de su ingreso a la Orden Masónica, Bolívar lleva una vida muy activa e intensa en Cádiz y, luego, en París, hasta buena parte de 1807. Lúcido y visionario como era, penetró y bebió rápida e intensamente la doctrina masónica, ya muy desarrollada en el Viejo Continente. En la primavera de 1804 llega a París y participa activamente en la Logia San Alejandro de Escocia, en su sede del boulevard Poissoniére, donde reitera sus juramentos de fidelidad al sistema republicano “como el más conveniente al Gobierno de las Américas”. Las reuniones ordinarias se celebraban el primer y tercer miércoles de cada mes.

Militares y médicos eran los profesionales más abundantes, si bien, también, se registraban, en buen número, científicos, abogados, propietarios y varios artistas. Incluso había miembros de la Legión de Honor como lo señala la escritora francesa Gilette Saurat en su biografía sobre Bolívar, de acuerdo con documentos que se conservan en la Biblioteca Nacional de París. El historiador Ramón Díaz Sánchez adquirió en París el documento manuscrito, en lengua francesa, relativo a la recepción masónica de Simón Bolívar en el Grado de Compañero, y que entregó en propiedad, el 1º de octubre de 1956, al Supremo Consejo del Grado 33 de Venezuela. La recepción de Bolívar tuvo lugar, según el Diploma, “el undécimo día del undécimo mes del año de la Gran Luz 5805″, es decir el 11 de noviembre de 1805.

El joven criollo dio entonces las gracias a los asistentes “en un francés fluido y elegante” mientras sus hermanos de la Logia, puestos de pie, lanzaron la triple aclamación tradicional de ¡huzé!, ¡huzé!, ¡huzé! (¡viva, viva, viva!) No era extraño, porque el general Guillermo Miller, que trató a Bolívar en el Perú en 1823-1825, recuerda que tenía una voz gruesa y áspera, que hablaba elocuentemente y, sobre todo, se distinguía en improvisar contestaciones “elegantes y adecuadas”.

Antes de terminar el año de 1806, en fecha que no ha sido posible precisar, Bolívar era promovido al último de los tres grados simbólicos de la Masonería, el de Maestro, tal como figura en un folleto publicado por esa logia. Entre su iniciación masónica en Cádiz y su asistencia a la Logia en París, Bolívar viaja por Europa. El día en que Francia aclamaba delirante a Napoleón, estaba en París, en un apartamento en la rue Saint Honoré, por donde pasó el cortejo; fue el día en que el Papa Pío VII coloca sobre la cabeza de Napoleón, en la Iglesia de Notre Dame, el 2 de diciembre de 1804, la corona de Emperador. “Grande fue –dijo– la aclamación personal y el interés que despertaba su persona.

Mandil y collarin masónicos pertenecientes a Simón Bolivar.

4 Comments

La imagen del demiurgo y su defensa masónica

TAPA DE LA REVISTA “LEO PLAN” DEL 3 DE JUNIO DE 1964

RESPUESTA DE LA MASONERÍA EN LA REVISTA “SÍMBOLO” Nº 59 DEL MES DE JUNIO DE 1964

COMENTARIO DESDE LA GNOSIS PRIMORDIAL

Como es su costumbre, por medio de fábulas y ficciones descabelladas una vez mas la masonería ha querido defender lo indefendible. El demiurgo era el dios de los templarios, y ellos lo imaginaron y lo adoraron en esta imagen. Que el demiurgo es satanás no quedan dudas, eso no tiene defensa posible. Han armado unos argumentos que no convencerían ni a niños pequeños, aunque sí a los aprendices masones, con toda seguridad. Si han sido capaces de deformar la realidad y lo evidente con estas absurdas explicaciones, qué no serían capaces de inventar. Esto hacen también los medios de comunicación de la sinarquía. Sobre esto hay un refrán en boga en España en estos momentos: los gobernantes nos mean y los diarios dicen que llueve.

Comentarios cerrados

Los rosacruces están al servicio de Satanás

Mario Ignacio Garcia Vives

Función de las religiones en la historia

Los templarios y los rosacruces son los antecesores de la masonería. Vean eso en los libros serios de historia. Por eso están los grados templarios y rosacruz en los rituales masónicos.
Desde hace 2.600 años se procura hallar o inventar una religión para consumo de los no-judíos o goim. Una religión inferior que los unifique y los mantenga controlados y desinformados. Primero fueron los preceptos de Noé, o noaquitas (“Un judío necesita cumplir 613 preceptos para salvarse, y el no-judío necesita cumplir solo siete”). Esos siete preceptos noaquitas fueron útiles, pero no suficientes. Inventaron entonces el cristianismo, los evangelios, y al mesías judío hijo de Jehová. Esta religión parecía servir perfectamente bien a los planes del demiurgo y su elite sinárquica. El cristianismo podía mantener unificados y mansos (como corderos) a los goim, los hacía “portarse bien” y amar a sus enemigos (para que sus enemigos pudieran reinar sobre ellos).  Como lo único que pueden hacer el demiurgo y sus sirvientes es plagiar cosas, tomaron la figura de Kristos Lucifer, el Enviado del Incognoscible, para la invención del personaje Cristo jesús, el enviado de Jehová. Además de hacer plagios, el demiurgo y sus sirvientes gustan de confundir a sus esclavos, para mantenerlos dormidos y someterlos mejor. El cristianismo es la primera gran prueba de ello.
Con el cristianismo la humanidad goim aprendió todo sobre Jehová, sus preceptos y su pueblo elegido, y aprendió a admirar y a respetar todo eso. Pero la secta cristiana nació como una reacción contra la secta farisea, y ese fue su talón de Aquiles. Cuando los fariseos tomaron el poder total sobre el pueblo judío, tras la destrucción del Segundo Templo, el cristianismo podría ser un peligro para el nuevo judaísmo fariseo. Lo que era apropiado para la Torá, era ahora enemigo del Talmud. Por esa razón, varios siglos después comenzó a eliminarse el cristianismo y a procurarse una religión más acorde con el Talmud y que sirviera mejor para judaizar y dominar a los goim.
Entonces surgió un siguiente experimento: los templarios. Pero eran demasiado judaicos y fueron exterminados. El experimento que le siguió fue el de la religión rosacruz, mas cristianizado, con su Jehová, su Lucifer y su Cristo también. Ya hablaremos de ello. Tuvo cierto éxito y produjo cierta expectativa en toda Europa. Entonces, preparado el terreno por los rosacruces, unos años después apareció públicamente la religión masónica, destinada a tener un éxito enorme sobre la historia del mundo, desplazando paulatinamente al cristianismo.
La Masonería tiene su Dios, Jehová, y un secretario: El Gran Arquitecto del Universo. Jehová es el Dios Creador, y es el Dios de los judíos. El Gran Arquitecto no es creador, pues ningún arquitecto crea nada. Es un funcionario inferior, de inferior jerarquía. Solo ordena y construye cosas con elementos creados por Jehová. Ese funcionario inferior viene bien para ser el Dios de los Goim, quedando Jehová solo para los judíos, su pueblo elegido.
Si bien la masonería fracasó como religión destinada a ganar el corazón de los goim, a nivel político fue un éxito absoluto, derrocando al cristianismo como poder político y dando un paso más en la paulatina judaización de la humanidad, preparándola mejor para la llegada del Mashiaj y su Gobierno Mundial.
Una vez triunfante el sistema masónico en todos los países del mundo, la sinarquía dio otro paso: inventó la religión marxista. A esta nueva religión no le falta nada. Tiene su profeta (Karl Marx), su Libro (El Capital), su sistema político (la dictadura del “proletariado”), su moral, sus preceptos, su Tierra Prometida, su infierno, su paraíso, etc.
El marxismo reserva para los goim solo el ateísmo (“Los goim son como animales, si los dioses y mesías anteriores no fueron de su agrado, entonces impongámoles el ateísmo, los animales no necesitan religión para ser buenos esclavos”).
De la judaización por la Torá se alcanzó la judaización por el Talmud. El éxito fue total para el demiurgo y sus acólitos. En 2.600 años de trabajo lograron el poder casi total sobre la humanidad. Su éxito se ha obtenido por estas razones: 1) cuentan con la ayuda absoluta de Jehová, el demiurgo inferior. 2) El hombre está dormido y no lo sabe. Es un esclavo y no lo sabe. No sabe quién es él, ni por qué está aquí en este mundo, ni qué puede hacer para liberarse. 3) Durante las 24 horas del día el hombre es confundido ferozmente por los medios de comunicación y por su ambiente, lo cual lo vuelve cada vez más dormido y más loco. Con un hombre así ¿Cómo no iba a triunfar el demiurgo?

La religión rosacruz

Como todas las religiones del demiurgo, esta religión se basa en el plagio y busca confundir, para que nadie pueda hallar la Verdad.
Cuando a causa de supremos esfuerzos la Gnosis Verdadera comenzó a ingresar en el mundo del demiurgo, el demiurgo y sus sirvientes se apresuraron a intentar envenenarla y confundirla.
Así como el cristianismo plagió al Incognoscible y a su Enviado Lucifer, convirtiéndolos en Jehová-único-Dios y su enviado Jesús. Así como al Kristos Lucifer del Incognoscible lo transformaron en el Cristo Jesús del demiurgo Jehová, así lo intentaron posteriormente los rosacruces. Les resultó fácil, pues los inventores del cristianismo son los mismos que inventaron el resto de las religiones demiúrgicas, la religión rosacruz entre ellas.
La Gnosis verdadera sabe que el mundo verdadero es uno y nada más que uno. Aunque después de la aparición del demiurgo y su creación ya no hay un mundo sino dos: el Verdadero y falso. E igualmente dos dioses: el Verdadero y el falso. Todo lo Verdadero es eterno,  y todo lo falso es efímero. La razón por la que el Incognoscible permitió eso es un misterio, y a este misterio es inútil tratar de conocerlo, pues encarnado en el cuerpo y alma no le es posible a nadie conocerlo. Ese conocimiento le es conocido solo al Espíritu liberado de la cárcel del alma. Inútil pérdida de tiempo es meditar sobre esos misterios. Todo lo que le es dado conocer al hombre de barro está en el legado de Nimrod de Rosario. Nada más puede conocer el hombre de barro, ni antes de Nimrod ni después de Nimrod. Está todo allí. Inútil buscar en otro lugar. Una vez obtenida esa Gnosis solo queda la Acción.
Los rosacruces vieron que la Verdadera Gnosis era peligrosa, por lo que trataron de alterarla para sembrar confusión y extraviar a los incautos. Aceptaron la existencia de las dos entidades, el Incognoscible y el demiurgo, pero ambos como entes iguales: el Incognoscible no es superior al demiurgo, y el demiurgo no es un creador inferior e inepto. Ambos están al mismo nivel y deben mantenerse en equilibrio. ¿Y quién debe procurar ese equilibrio? No se rían ahora: Lucifer. Sí, Lucifer ya no pertenece al Plano Incognoscible, ahora está en el medio, entre el Incognoscible y el demiurgo. Lucifer no es más el guerrero de fuego enviado por el Incognoscible para despertar y liberar a los hombres y luchar contra Jehová Satanás. Ahora la figura de Lucifer ha sido rebajada por los rosacruces, transformándolo en idiota, en un sirviente esclavo que pasa sus días equilibrando contrarios.
Quienes hemos despertado sabemos descubrir al instante donde se hallan los plagios y las falacias del demiurgo satanás y sus siervos. Por eso las denunciamos, para entorpecer sus planes y para que no sigan arruinando a la humanidad. Aclaremos que estos siervos están desgraciadamente convencidos de que ocuparán un lugar de importancia cerca del demiurgo. Bonita sorpresa se van a llevar. Aprenderán demasiado tarde lo malo que es hacer pactos con el Diablo que creó al mundo y al hombre. No olviden esta instructiva frase: “Cuando logremos el Gobierno Mundial, deberán morir todos los masones que no sean judíos”. Eso que les ocurrirá será peor que lo que les sucedió en la Revolución Francesa y en las Revoluciones Marxistas. Pero como están ciegos, lo comprobarán demasiado tarde.

Detrás de los plagios siempre está el demiurgo

No podía ser de otra manera, el demiurgo es el Primer Plagiador. Plagiar es copiar sin citar. El demiurgo intentó copiar lo que atisbó de los Mundos Eternos, confiando solo en su memoria y en sus manos de escultor y modelador. Y por eso, porque es un demonio inferior, solo pudo lograr este mamotreto, esta creación deficiente, infernal e impura. Pero después de copiar, de copiar mal, no citó a la fuente. Le produjo celos y vergüenza decirlo. Nada dijo del Incognoscible ni del Mundo Eterno. Es más, afirmó ser el único “Dios” y único artífice de esta malograda obra suya. Hizo además al hombre, y lo hizo a su imagen y semejanza: mentiroso y plagiador. Si les cuesta creer esto lean la biblia, allí está todo sobre el demiurgo y el hombre. ¿Y los rosacruces son plagiadores también? Claro, no podría ser de otra manera, ya vimos algunos de sus plagios.
Y actualmente siguen haciéndolos. El rosacruz Rudolph Steiner, agente del demiurgo, siempre fue un plagiador y buscó confundir, por eso tuvo que huir cobardemente de Alemania como alma que lleva el diablo, salvando su vida por milagro, al no ser un enemigo importante.
Los actuales rosacruces continúan el Gran Fraude de plagios y confusión, pero también se ocupan de plagios menores:
En Internet he encontrado un sitio titulado “La tentación luciférica en la actualidad”. Lo usaremos de ejemplo.
El autor del artículo describe una síntesis de lo que es el rosacrucismo, algo de lo cual ya he considerado más arriba. Pero cuando decide realizar una síntesis de la Gnosis, no encuentra mejor manera de hacerlo que copiando trozos enteros de Nimrod de Rosario y de Herrou Aragón sin citarlos. Para los que conocemos en detalle esos libros nos resulta fácil saber de donde fue tomada cada cosa. Pero han sido puestas allí con intención de contraponerlas con las ideas rosacruces, creyendo que el desprevenido lector dirá “¡Oh, qué bueno es el rosacrucismo, es mejor que la Gnosis Primordial, que extraordinario que es”!
¡Qué ilusos estos rosacruces! Pero bueno, así son, incorregibles. No les demos mayor importancia, hay sinarcas más hábiles y peligrosos que ellos. Eso sí, el autor pone sus nombres y apellidos por todas partes, al principio y al final ¡No sea que a alguno se le ocurra hacerle un plagio!
Que un sinarca demiúrgico cometa plagios de distinto orden es normal en él, no podría esperarse otra cosa de ellos. No nos preocupa y no nos molesta. Solo advertimos a los incautos para que no se dejen timar. Y para que sepan discriminar siempre lo que pertenece al demiurgo y lo que pertenece al Incognoscible. Si la Gnosis Primordial produce horror en el demiurgo, entonces, ¡Cómo no iba a producir horror en sus sirvientes!

Tres errores graves y notorios

1) Que la finalidad de cada hombre sea sacrificarse para “constituirse en su día en una Jerarquía Divina y Espiritual, como Décima Jerarquía de Libertad y Compasión… si prospera el plan divino…”
La finalidad es ser algún día un miembro más de la Logia Blanca, si es que no se fusiona antes con el demiurgo, y seguir así hasta el próximo pralaya. ¡Qué bien, que admirable finalidad!

2) “Afirman (la Gnosis Primordial) que dicha práctica es la única manera de elevar a la Serpiente Kundalini hasta más allá de la coronilla y alcanzar así el nirvana luciférico…”
Está equivocado. Si kundalini llega a alcanzar la coronilla y sale a través de ella, el guerrero está perdido, se habrá fusionado con el demiurgo. En realidad se trata de elevar kundalini y hacerla salir por cada lado, a la altura de los hombros. También puede ser dirigida hacia afuera en forma de espiral, desde la altura de los hombros, rodeando al guerrero por fuera de su cuerpo. Siempre sin alcanzar el cráneo. De esta forma, el demiurgo es vencido. Con respecto al “nirvana luciférico”, es un contrasentido. El nirvana es para los siervos del demiurgo que desean fundirse con él y “ser uno con él” (suponen equivocadamente que al ser fusionados con el demiurgo conservarán un resto de su yo y de su conciencia). Para los guerreros del Incognoscible lo único deseable es el kayvalya: la separación definitiva con respecto al demiurgo y su creación.

3) A esta siguiente sarta de disparates con que el autor termina su artículo lo ponemos sin comentarios a continuación, para que cada lector pueda juzgarlo por sí mismo:

“Podemos decir por tanto que, por medio del Cristo, Lucifer se convierte en el definitivo portador de la Luz del Cristo, en el sentido de la frase oculta cristiana Christus verus Luciferus. Y en tal sentido Lucifer es el ser espiritual que nos permite percibir y comprender al Cristo, de la misma forma que anteriormente, mediante su sacrificio y el retraso evolutivo voluntariamente asumido por el mismo, pudo generar la luz física que permitió al hombre percibir la realidad de la creación. Podemos afirmar por consiguiente que Lucifer y sus huestes espirituales no cayeron por casualidad en este planeta y en la obra del Creador y su plan evolutivo, sino que su presencia y su colaboración forman parte consustancial del mismo, y que finalmente, ayudado por el ser humano, se iluminará por la luz espiritual de Cristo, lo cual nos permitirá contemplar y comprender al Creador, igual que antes nos ayudó a contemplar el resultado de su manifestación”.

Recomendación final

Termino este artículo recomendando calurosamente el rosacrucismo a todos los que carecen del Espíritu Viril y Eterno, a todos los afeminados que gustan de los términos medios y de la vida tibia, y a todos a quienes la Verdad los horroriza y optan por vivir engañados y perdiendo el tiempo, pensando que después de la muerte el satanás jehová les dará un premio.

11 Comments

Los rotarios son masones disfrazados

Los rotarios son masones disfrazados

ROTARY CLUB INTERNACIONAL: EL HERMANO MENOR DE LA MASONERÍA

Es un hecho que los rotarios florecen donde más abundan los masones, a tal punto que aquellos, generalmente, no son otra cosa que masones disfrazados.

Masón fue su fundador y sus principales colaboradores y masones son los actuales dirigentes internacionales. En Londres existe una logia masónica -la Rótary Lodge– reservada exclusivamente para rotarios masones y cuyo Gran Maestre es el Príncipe Consorte, Felipe de Edimburgo.

El Boletín de enero de 1928 del Gran Oriente Español decía que “los masones podían considerarse como los hermanos mayores de los rotarios, ya que entre una y otra institución hay grandes puntos de contacto”.

En los clubes rotarios —afirma la revista masónica “Alpina”— tienen su puesto muchos masones; y esto es fácilmente comprensible —añade- dados los principios porque se rige el rotarismo”.

No es, por lo tanto, una novedad que en la revista masónica “El Nivel”, editada en Buenos Aires, se informara al público masónico, en su entrega de febrero-marzo de 1944, sobre “los eficientes trabajos realizados por el Gran Maestre de la Gran Logia Argentina en conexión con el Rótary Club”.

El masón Pérez Torreblanca decía en la Asamblea de la Masonería Simbólica de España en 1929: “Por sus orígenes los clubes rotarios cumplen una función internacional muy parecida a la masónica, aunque la limitación de sus fines los coloque en la situación de hermanos menores de nuestra Orden. La masonería debe colaborar en este movimiento para que no se desnaturalicen sus fines primordiales”. Y luego, a raíz de las censuras eclesiásticas recaídas sobre los socios de la “rueda dentada”, añadía: “El movimiento rotario, condenado por la Iglesia y perseguido por los obispos, merece una simpática consideración, e incluso el apoyo de integrarlo allí donde las posibilidades masónicas lo permitan”. [5]

El Club de Leones: centro de captación de los rotarios

Entre los diversos centros que deben su iniciación al Rótary, debemos nombrar, por su gran importancia, al Club de Leones. Esta institución, llamada también Lions International, cuya casa matriz se halla en Chicago (de donde salieron los Chicago Boys de Martínez de Hoz), nació en la ciudad estadounidense de Dallas, Texas, en 1917, como hermano menor del Rótary.  Según se cree, es una organización internacional de origen masónico que responde a los intereses petroleros de los Estados Unidos (de allí su conexión con Joe y su banda de forajidos). El leonismo ha fundado ya 21.000 clubes en el mundo y cuenta con 1.500.000 asociados, llamados “leones”. La sigla LEONES puede significar, según los intérpretes del leonismo: Lealtad, Entendimiento, Orden, Nobleza de Ideales, Esfuerzo por el progreso y Servicio al individuo. Desde luego, todo ello, para la destrucción de las patrias.

La primera convención de clubes de leones del distrito correspondiente a la Argentina se reunió luego en el teatro El Círculo de la ciudad de Rosario, el 23 de mayo de 1957 (pleno reinado de la Revolución Libertadora), presidida por su delegado internacional, el doctor Humberto Valenzuela García (que ya había estado en Argentina en noviembre de 1954); y al establecerse en Buenos Aires la filial nacional de la institución, resultó elegido como presidente el gorila masón José Fernández Moreno. [6]

Rotarismo y catolicismo

En 1928 condenaron al Rótary, en sendas cartas pastorales, los obis­pos españoles de Palencia, Almería, Tuy, León y Orense; y luego el epis­copado español en pleno el 1º  de febrero de 1929.

El primado de Toledo, monseñor Segura y Sáenz, escribía en su pastoral del 23 de enero de 1929: “El Rótary hace profesión de un laicismo absoluto y de una indiferencia religiosa universal, intentando moralizar a los individuos y a las sociedades con total prescindencia de nuestra santa Madre la Iglesia Católica. Mientras predican una moral sin religión para llegar a la paz universal, ocultan -bajo un aspecto comercial, recreativo, filantrópico, pedagógico, neutral, pero siempre laico– la negación de la moral verdadera y de la verdadera religión, que tratan de sustituir con una religión que no es la de Jesucristo“.

El obispo de Palencia decía: “La institución rotariana, como tal, hace profesión de laicismo absoluto, de indiferencia religiosa universal, e intenta moralizar a los individuos y sociedades por medio de una doctrina radicalmente naturalista, racionalista y aún atea. Sepan, por tanto, nuestros amados fieles que, dentro de los titulados clubes rotarios, no pueden entrar los buenos católicos”.

Y el obispo de Orense señalaba que “tales clubes rotarios no son otra cosa que nuevos organismos satánicos de igual procedencia y espíritu que el masonismo; bien que procuren disfrazarse y aparecer con el marchamo de humanitarismo puro y hasta de caridad cristiana y de fraternidad universal (…). Según todas las señales y testimonios y documentos fidedignos; y aún a juicio y probanza de insignes y meritísimos católicos y prelados de la Iglesia, la organización rotaria resulta sospechosa y debe estimarse vitanda, execrable y maldita“.

El cardenal Andrieu, arzobispo de Burdeos, lo condenó en 1929; y, al mencionar estos documentos de los episcopados francés y español, la Revista Eclesiástica de Buenos Aires, en 1929 y 1945, recordaba a los católicos la resolución Nº 87 del Episcopado Argentino que ordena lo siguiente: “Deben nuestros fieles andar muy cautos en dar su nombre y apoyo a asociaciones de carácter internacional con principios doctrinarios opuestos a las enseñanzas de la Iglesia y con gobierno sustraído a toda dirección e influencia de la misma”. Y más adelante comentaba que “entre esas asociaciones se puede incluir con justicia al Rótary Club”; por lo que sólo con permiso del obispo, y comprometiéndose a seguir fielmente sus instrucciones, un católico podrá pertenecer por excepción al Rótary. [7]

Porque “el Rótary —escribió el jesuíta José M. Bower en la revista “Estudios” de Buenos Aires en su entrega de octubre de 1928— no es compatible con el catolicismo. Con su moral racionalista, naturalista y laica se alza como rival de la moral evangélica, y entre la moral del Rótary y la moral de Cristo la opción no puede ser dudosa para un católico. Mutilar la verdad divina es un sacrilegio, disimularla es una cobardía y sustituirla por otra es una apostasía”.

Todo sistema ético que no se base en los principios cristianos es inadmisible para un católico, y “las tentativas de acuerdo en este terreno —nos advierte Pío XI en su encíclica Mortálium ánimos del 6 de enero de 1928— no pueden, en ninguna manera, obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, igualmente buenas. Cuantos sustentan esa opinión poco a poco vienen a parar en el naturalismo y ateísmo”. [8]

El Boletín Eclesiástico de la arquidiócesis de Santa Fe del 15 de marzo de 1933 se hace eco de estos conceptos al transcribir un artículo de L’Osservatore Romano, órgano oficioso de la Santa Sede, subrayando el “carácter antirreligioso y anticatólico del rotarismo”. [9]

A las condenas de los obispos españoles y franceses siguieron las del episcopado holandés en su Conferencia de Utrecht de 1930, del episcopado peruano en 1938  y de monseñor Reyes, de Nicaragua, en 1941, los cuales en general dicen: “El Rótary sostiene una doctrina radicalmente naturalista y atea, totalmente indiferente en cuanto a la religión y al culto. Tales clubes son satánicos, de igual espíritu y procedencia que el masonismo (…) Y predican una moral sin religión (…) Por lo que declaramos categóricamente que a ningún católico le está permitido afiliarse al Rótary, y que al pertenecer a él ponen en peligro su salvación eterna”.

La Santa Sede -respondiendo a la consulta de los obispos- lo prohibió terminantemente para todos los clérigos en su “non éxpedit” (no conviene) del 4 de febrero de 1929, y luego Pío XII repitió tal prohibición el 11 de enero de 1951, añadiendo para los fieles en general una exhortación, en la cual les aconseja que se cuiden de pertenecer a sociedades condenadas por la Iglesia o simplemente sospechosas, a tenor del canon 684 del Código de derecho canónico.

La Santa Sede, aclarando la frase curial “non éxpedit”, indicó que “prohibitiónem importat”, o sea, constituye una prohibición[10] . Y L’Osservatore Romano, diario oficioso del Vaticano, daba tres razones principales de tal prohibición, a saber: “Por su origen masónico, por sus probadas hostilidades hacia la Iglesia Católica y por su código moral, tan parecido, en casi su totalidad al de la masonería”.

Los rotarios argentinos, al conocer tal decisión de la Santa Sede, hablaron de las “injustas apreciaciones del Vaticano”, de “reviviscencias de la intolerancia medieval”, de que “la Iglesia ha cometido un error muy serio”; y que tal actitud manifiesta en Ella “una autoridad espiritual llena de soberbia”. Con tales apreciaciones sobre el supremo magisterio del Vicario de Cristo en la tierra ¿cómo puede llamarse católico un rotario?

En setiembre de 1945 la revista eclesiástica de Buenos Aires se expresaba así: “El Ordinario no puede permitir que los sacerdotes se afilien o den su nombre a los Rótary clubes, ni tampoco que asistan a las reuniones que aquéllos verifiquen”. [11]

Leemos en L’Osservatore Romano de 1933: “Los rotarios, al pretender ser la auténtica organización práctica de la ética y los maestros y ejecutores de la ley moral que ellos señalan, argumentan en forma parecida a los doctrinarios de la masonería. Por esto la concepción rotariana, así como la masónica, no pueden conciliarse con la doctrina católica”.

El rotarismo, prescindiendo de veinte siglos de vida cristiana, ha dado un salto gigantesco hacia atrás y se ha colocado en plena filosofía pagana y naturalista. Sus rasgos propios e imborrables son: un naturalismo radiccal, un absoluto indiferentismo religioso y un ateísmo práctico completo.

El célebre pensador inglés Chesterton lo define como “una organi­zación sin alma, desprovista de toda dignidad espiritual. El compañerismo rotariano —dice— no tiene nada de cristiano y su teoría de la propia suficiencia es la más negra de las modernas herejías”. Y concluye así el erudito escritor: “El hombre no se basta a sí mismo, debe apoyarse en Dios; y el rotarismo prescinde de toda idea divina en las relaciones humanas. La hermandad de los hombres necesita de Ja paternidad de Dios. Cuando se suprime o evita la creencia en lo sobrenatural (como hace el Rótary) todo queda reducido a una mezquina colección de presuntuosos. [12]

REFERENCIAS

[5] TONELLI, Armando, La verdad sobre el Rótary Club, ibídem.

[6] Diario La Nación del 31 de mayo de 1957.

[7] Revista Eclesiástica de Bs. As., pág. 554 del año 1929 y 532 del año 1945. 47 Calece.

[8] Colección Completa de Encíclicas  Pontificias, Tomo I, pp. 1114 a 1120 (Encíclica Mortalium ánimos de Pío XI del 6 de enero de 1928).

[9] Boletín Eclesiástico de la Arquidiócesis de Santa Fe, pág. 153, del 15 de marzo de 1933.

[10] Acta Apostolicae Sedis, volumen 21, Nro.  42.

[11] Revista Eclesiástica de Bs. As., pág. 532, año 1945. Publicación del Rotary Club de Bs. As.  (folleto), año 1951.

[12] TONELLI, Armando, op. cit.

4 Comments

Los mormones están gobernados por la masonería

Ritos Mormones y Ritos Masones
Fragmento del artículo de Roberto Federigo
Lea el artículo completo haciendo click aquí

La iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días o mormones, son quizá una de las sectas más polémicas y pintorescas de las surgidas del “revival” norteamericano protestante de los siglos XVIII y XIX. A su sincretismo religioso (cristianismo herético, paganismo, hechicería) debemos sumarle la importante influencia de parte del ritualismo masón. Antes de hacer esta interesante comparación, daré un repaso de su historia y sus creencias. 

Comparación entre mormones y masones

Mormones
Masones

Sus ritos de iniciación son en el templo.
Sus ritos de iniciación son en las logias.

Intentaron imponer y hablan en idioma adámico.
Intentaron imponer el idioma esperanto.

El templo es de color blanco.
La logia es generalmente de color blanca.

Visten totalmente de blanco, con vestiduras sagradas que incluyen la ropa interior.
En el primer grado son vestidos con camisa y pantalón blancos.

Utilizan apretones de manos secretos para identificarse.
Utilizan apretones de manos secretos para identificarse.

Opinan que los únicos templos aquí en la tierra que le interesan al Señor, son los cuerpos físicos de los creyentes.
Opinan que el cuerpo es un templo y propiedad del señor.

Para ingresar en un templo se debe tener una recomendación firmada por el obispo de su distrito y el presidente del barrio.
Para ingresar en una logia se debe tener la recomendación de un hermano masón y la aceptación del V. Maestro.

Las preguntas al solicitante son:
1) Su limpieza moral.
2) Si apoya las autoridades generales.
3) Si paga su diezmo completo.
4) Si observa la palabra de sabiduría.
5) Si lleva la ropa interior de reglamento.
6) Si procura asistir a los servicios con regularidad, obedecer las reglas, leyes y mandamientos del evangelio.
7) Si le fue negada una recomendación en alguna ocasión.
8) Si nunca fue divorciado.

Las preguntas al solicitante son:
A) Haber tomado conocimiento de los principios y fines de la institución, así como de los requisitos para ser admitido, de los derechos y los deberes de los afiliados y de su declaración de principios, los que figuran al dorso de la presente solicitud, la que suscribo por mi libre y espontánea voluntad.
B) Que no he presentado nunca antes solicitud alguna para mi ingreso a esa institución.
C) Que no he sido jamás condenado por delito alguno.
D) Que no he pertenecido ni pertenezco a entidad alguna atentatoria del Orden Público ni contraria a las leyes o normas éticas o morales.
E) Que me comprometo a respetar las obligaciones inherentes a los miembros de esa institución, y a sufragar los gastos arancelarios que se estipulen.

Luego de la admisión el iniciado se lava y se unge y comienza la ceremonia de “dotación”.
Luego de la admisión el iniciado se despoja de todos sus objetos metálicos.

Se colocan un “escudo” o fondo (tela blanca doblada, con una apertura para pasar la cabeza). Éste esta abierto por sus costados (para hombre y mujer). Un asistente lava sus cuerpos con agua corriente de la cabeza a los pies, tocando cada uno de los miembros del cuerpo, incluido los sexuales y ano. Luego en una casilla apartada las mismas partes son ungidas con aceite. Sigue la confirmación del ungimiento y la entrega y colocación de ropa interior sagrada que deberán llevar por siempre, día y noche.
Se colocan una camisa abierta del lado izquierdo de su pecho y un pantalón recogido en su pierna izquierda, todo hecho de una tela rústica y blanca.

Llaman gentil a quien no es mormón.
Llaman profano a quien no es masón.

En la ceremonia al individuo se le da un nuevo nombre, luego se viste con traje y se le entrega un delantal de color verde al que llaman “hoja de higuera”, una túnica y un velo o gorro (mujer-hombre).
En la iniciación al individuo se le da un nuevo nombre, y se le entrega un mandil (delantal) que varía de acuerdo al grado.

6 Comments